menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Apoyo mal expresado

COMPARTIR

···
menu-trigger

Apoyo mal expresado

27/10/2020

El autor es asesor de imagen corporativa, profesor universitario y conferecista

En inglés el término “grief”, significa: aflicción, pena, pesar y dolor. Especialmente como resultado de la muerte de una persona.

El despiadado coronavirus nos hace compartir la desgracia con el resto de la humanidad. Desafortunadamente a todos nos preocupa la experiencia de perder, por la pandemia, a un ser querido o uno mismo.

Vivimos, desde hace nueve meses con la amenaza cercana y mortal del coronavirus. La pandemia agresiva nos puede obligar a compartir, con el resto de la humanidad, la experiencia penosa de perder a un ser querido. El sentimiento doloroso del presente es que ignoramos en cuanto tiempo más se prolongará nuestra incapacidad para dominar una enfermedad complicada y además nos lo han dicho los epidemiólogos de reconocida capacidad a nivel internacional, que aun ahora no tenemos, los seres humanos, ninguna vacuna o medicamento que nos protejan.

Los factores de riesgo seguirán presentes probable y lamentablemente hasta el primero o segundo trimestres del próximo año de 2021.

¿Qué debemos hacer? Racionalizar y aprender cómo ayudar y qué callar cuando nos comunican que un familiar o un amigo han fallecido y estamos frente a sus abatidos parientes.

Existen, como para cualquier situación social de un ser humano que sufre la ausencia imprevista de un ser querido, expresiones que son deseables que manifestemos ante su dolor. Por otro lado, existen palabras que es conveniente, a pesar de nuestro deseo de reconfortar, no usarlas nunca, evitándolas.

1. Expresiones desafortunadas:

Pedir información innecesaria de cómo se gestó la pérdida.

Decir: “No sabes cómo me siento. Era una persona extraordinaria”.

Minimizar la pérdida. “A muchos les está sucediendo lo mismo”.

“Cuando menos tuvo una larga y feliz existencia”.

“Ahora está en un sitio mejor”.

En poco tiempo (en el futuro), te vas a recuperado de tu pérdida.

“Cuando menos tuvo una vida larga y feliz.”

2. Palabras para ayudar:

Escuchar con atención, sin interrumpir las expresiones de dolor y los sentimientos y recuerdos tristes y alegres.

Evitar opinar o aconsejar lo que ahora se tiene o se debe hacer.

No pedir ni exigir que el adolorido familiar o amigo cambien o modifiquen sus sentimientos.

Reconocer la pérdida. Aceptarla,

Lamentar la pérdida con expresiones breves.

No prolongar la reunión y esfumarse…

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.