¿Y dónde está el arquitecto de Santa Lucía?
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

¿Y dónde está el arquitecto de Santa Lucía?

COMPARTIR

···
menu-trigger

¿Y dónde está el arquitecto de Santa Lucía?

09/05/2019
Actualización 09/05/2019 - 13:26

Los aeropuertos internacionales son un gran escaparate al mundo. Para muchísimas personas, esa entrada cincela la primera impresión que tendrán de un país. Representan una carta de presentación de lo que es ese lugar, y un atisbo de lo que ocurre en una sociedad en un momento dado.

El de la Ciudad de México huele a porquería y ahí se experimenta –no importa cuando leas esto– caos, saturación, suciedad, decadencia e improvisación. Así lo quisieron los peñaboys, que salvo el afán que mostraron por incrementar los espacios comerciales, con lo cual dificultaron la movilidad dentro de la terminal aérea, literalmente dejaron al garete el Aeropuerto Internacional de Ciudad de México.

Llegó el nuevo sexenio y, como ya es sabido, hoy Texcoco acumula polvo que no proviene de la construcción de una terminal aérea. En contraste, suenan las trompetas de júbilo oficial porque la base militar de Santa Lucía será convertida en aeropuerto internacional.

Imaginen qué gran oportunidad para México. En unos cuantos años podríamos inscribir al aeropuerto de Santa Lucía en los World Airport Awards, premios del portal especializado en transporte aéreo Skytrax a las mejores terminales aéreas.

A través de ese portal, apenas en marzo, y por séptimo año consecutivo, el aeropuerto de Changi, en Singapur, ganó el primer lugar como mejor del mundo. Este aeropuerto fue diseñado por el arquitecto canadiense-israelí Moshe Safdie. Los premios se otorgan según la opinión de más de 13 millones de viajeros de 160 países.

Cabe mencionar que Moshe Safdie Arquitectos también fue responsable de la construcción del Aeropuerto Ben Gurion de Tel Aviv, Israel, y la terminal 1 del Aeropuerto Internacional Pearson de Toronto, Canadá.

Menciono a Safdie porque los grandes aeropuertos llevan consigo la firma de su arquitecto. El italiano Renzo Piano, por ejemplo, construyó el aeropuerto internacional de Kansai (Japón), hoy considerado una hazaña de la ingeniería.

Hablando de arquitectos clásicos en términos de aeropuertos, tenemos a Paul Andreu. Fallecido el 11 de octubre de 2018, el francés hizo los aeropuertos Charles-de-Gaulle de París-Roissy, Abu Dabi y El Cairo, entre otros.

Y, por supuesto, está Norman Foster, quien tiene un total de siete aeropuertos construidos, entre ellos el de Beijing (China), Stansted (Reino Unido), Queen Alia (Amman, Jordania), Hong Kong y Kuwait.

Para cerrar esta galería de arquitectos y aeropuertos, podemos mencionar a Hans Busso von Base y asociados Heinz Blies, Roland Büch y Niels Kampmanss, que diseñaron el Aeropuerto de Múnich, Alemania.

Y a Richard Rogers y Lamela Arquitectos, del Aeropuerto Barajas de Madrid. El británico Rogers fue premiado con el Premio Pritzker de Arquitectura 2007 .

Volvamos a Foster. Como se sabe, diseñó también el proyecto del malogrado NAIM. En tándem con el mexicano Fernando Romero, el despacho del británico fue seleccionado en 2014 para llevar a cabo la obra magna del peñismo en el exlago de Texcoco.

Según resumió la revista Obras, Foster explicaba en 2017, por aquellos años, que el NAIM sería “revolucionario porque a diferencia de los aeropuertos tradicionales con paredes y techos totalmente rectos, esta obra no los tendrá, con el objetivo de hacer fluir de forma natural la luz y el aire; además será como un enorme barco debido a la cantidad de agua que hay en el área y será capaz de moverse ante cualquier movimiento del terreno”.

Y luego llegó el cambio y adiós a Foster y su barco en forma de X.

Dicho lo cual, sólo por hoy dejemos de cuestionar si Santa Lucía es o no una buena idea (no lo es) y sólo formulemos una cuestión muy concreta: ¿quién es el arquitecto de Santa Lucía? ¿Quién va a firmar esa obra? ¿Qué experiencia tiene, nacional o internacional en aeropuertos? ¿Qué tal diseña?

No me van a salir con que el arquitecto de Santa Lucía es el ingeniero Riobóo, ¿o sí?

Se entiende que la nueva administración cree que más allá del Bravo y del Golfo de México todo es Cuautitlán, y que no necesitamos a nadie de afuera para que nos diga cómo hacer las cosas. Pero cuando ya rugen los trascabos, y se airean las protestas de los pueblos vecinos a la base aérea que no han sido consultados, de plano ¿no nos van a presentar al arquitecto de Santa Lucía? Qué misterio.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.