Sabemos lo que hicieron el mes pasado
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Sabemos lo que hicieron el mes pasado

COMPARTIR

···
menu-trigger

Sabemos lo que hicieron el mes pasado

24/03/2020
Actualización 24/03/2020 - 9:50

En estos días, la vida se ha convertido en trazar un mapa de dónde estuvimos y a quiénes vimos en los últimas dos semanas, tiempo promedio de incubación del coronavirus que está asolando el planeta.

¿Tuvimos contacto con alguien que venía de Italia o España? ¿Convivimos con alguien que en ese periodo, a su vez, había visto a personas que estuvieron en algún sitio con muchos casos de coronavirus? ¿Viajamos a ciudades que han comenzado a ponerse rojas en el mapa mexicano de Covid-19? ¿Qué de lo que hice los últimos quince días pudo haberme expuesto al virus, a quién pude haber arriesgado yo mismo?

Cada quién debe responderse interrogantes como esas y, de ser el caso, ponerse en aislamiento preventivo con más rigor del que deberíamos todos. O eso se espera de cada uno de nosotros. Porque en la contingencia, y en tanto no entren en vigor en México órdenes de aislamiento, toca a cada quien actuar de acuerdo con su conciencia. Y eso, que aplica para la conducta personal, podría decirse también para los actores públicos, como los empresarios.

Hace 40 días, en un bello edificio del Centro Histórico, a unos pasos del templo de San Hipólito/San Judas, algunos de los más importantes líderes de la iniciativa privada de nuestro país se reunieron para anunciar que se comprometían a adoptar un decálogo para dar una nueva “dimensión social a las empresas”. Algo de lo que ahí ocurrió esa mañana de febrero ya se los había contado aquí, pero creo pertinente recordar otras cosas que se dijeron en ese acto.

Los empresarios reunidos manifestaron una preocupación. En México, dijeron, aquellas personas que tienen compañías o fábricas son vistos con suspicacia por la población. Aparecen, de hecho, junto a los políticos en las encuestas que miden desprestigio social.

Carlos Salazar, líder del Consejo Coordinador Empresarial y un hombre consciente del complejo momento que vive México, expresó esa mañana que no hay nada más lejano a la realidad “que esas caricaturas en donde se dibuja al empresario mexicano como un señor gordo vestido de frac, con un gran sombrero y anillos en sus dedos. Esto ha hecho mucho daño a nuestra imagen”.

Cuando lo oí, pensé por igual en Abel Quezada o en Naranjo. Pero no creo que a ellos se refiriera Salazar al decir que se le había hecho daño al empresario. Es decir, no creo que el regiomontano se estuviera quejando del trazo e ingenio de dos de los mayores ilustradores de la prensa mexicana de todos los tiempos.

Lo que yo entendí, a riesgo de estar equivocado, es que fueron precisamente algunos comportamientos alejados de la ley, la ética y la empatía social los que llevaron a que a los empresarios se les viera, en caricaturas y en la opinión pública, como han sido algunos de ellos: gente que, para parafrasear al presidente López Obrador, han hecho un arte de privatizar las ganancias mientras que hacen públicas las pérdidas cuando la rueda de la fortuna les da la espalda.

Eso fue en febrero. El coronavirus ya hacía por entonces estragos en China y otros países. Escasas siete semanas después, es hora de que los compromisos adquiridos por los empresarios en esa mañana se traduzcan fehacientemente en acciones que, antes que nada, protejan al máximo posible el empleo de millones de trabajadores mexicanos.

Porque apenas se sentían los primeros rigores de la crisis mundial por el Covid-19 cuando Alsea, que se ha cansado de ganar dinero en exitosas cadenas de comida (es un decir) rápida anunciaba que para capear la crisis despedía trabajadores y mandaría a su casa a otros de sus 80 mil empleados sin goce de sueldo. Además canceló inversiones y gastos en publicidad.

Alsea forma parte del CCE, signatario y promotor del decálogo que pretende dotar de “dimensión social” a las empresas. Las críticas en las redes sociales no se hicieron esperar. Ellos, los de Alsea, desoyen cuestionamientos: son una empresa, les importa su dinero, y fin de la discusión. Pásenme el frac y mi sombrero que ya me voy a donde no haya coronavirus, bola de mugrosos.

Los mexicanos sabemos qué firmaron los empresarios hace 40 días: un propósito de ser vistos como actores comprometidos con México. Dos meses después llega una dura prueba de fuego para esa promesa.

Como en aquella saga de malas pero exitosas películas gringas de dizque suspense, los mexicanos sabemos lo que prometieron el mes pasado. Y cuando pase esta crisis, que eventualmente tendrá que pasar, recordaremos a aquellos que se esforzaron al máximo para cuidar a sus empleados, y también a aquellos que habiéndose comprometido a dejar atrás la imagen de indolencia y vampirismo volvieron a esos comportamientos del pasado que les ganaron a pulso caricaturas como buitres.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.