Razón de Movimiento
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Razón de Movimiento

COMPARTIR

···

Razón de Movimiento

24/10/2019
Actualización 24/10/2019 - 10:52

Debajo de la realidad nacional, unos creían, hay unos cimientos. El trazo de esos basamentos no es uniforme ni ocurrió, históricamente, sin traumas. Edificar nuevos proyectos sin respetar ese plano, o sobrecargar muros de ese croquis con una nueva estructura, no sólo puede cambiar la forma en que luce la casa, sino someter a estrés columnas y vigas de toda la construcción.

La nueva administración cree que la casa aguanta un piano. Y que esos históricos cimientos resistirán cualquier modificación, reacomodo o desgaste. Están convencidos de que la legitimidad de su triunfo del año pasado les da también gobierno sobre las leyes de la ingeniería de la política. De esa forma, todo escándalo, todo despiste, todo fiasco es minimizado: nuestro proyecto da para echarle eso, y más, encima a la casa nacional.

Hay de cargas a cargas. Si el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador cree de veras que ya libró la crisis de la semana pasada en Culiacán, donde su administración exhibió un recital de malas decisiones, puede llevarse aún muchas malas sorpresas.

Las lecciones de un error garrafal no surgen todas en cuestión de días. Hay males que tardan mucho más en incubar su real dimensión. ¿De qué tamaño es el malestar de las Fuerzas Armadas luego de ser exhibidas la semana pasada? ¿Cuánto de la relación con Estados Unidos quedará tocada? ¿Qué tan profundo es el descrédito del todavía secretario de Seguridad Ciudadana y Protección Pública? ¿Qué tan envalentonados quedaron los otros grupos delictivos?

El Presidente de la República parece no reparar en la gravedad de lo ocurrido en Sinaloa. Rápido el fiscal general sale a decir que este caso no será el Ayotzinapa de este gobierno. Cómo sabe eso el fiscal, si aún ni da los primeros pasos de la investigación de ocho muertes. Qué sabe él de cómo logrará, o no, la administración procesar el deslinde de las responsabilidades.

Porque por lo visto hasta hoy, para el Presidente de la República no hay más bujía que la razón de Movimiento. No la razón de Estado, que es más comprensible. No, la razón de su movimiento por encima de la razón que lleva a anteponer, sobre todas la cosas, la salud del Estado, es decir, de algo más parecido a México que lo que es el partido de AMLO.

El Presidente minimiza Culiacán, sin reparar en que el episodio puede lastrar la autoridad de su gobierno para imponer el Estado de derecho.

López Obrador se equivocará históricamente si traduce la respuesta en las encuestas, que le dicen que la población cree mayoritariamente que hizo bien en elegir el mal menor de dejar ir a un detenido ante la probabilidad de una carnicería, con un respaldo al pésimo manejo de la situación, que comienza con su desconocimiento –en varios momentos del jueves pasado– del operativo, hasta su aislamiento en una hora crítica del mismo.

Que al final el resultado haya sido menos terrible de lo anticipable –ello sin minimizar que hubo muertos y daños al por mayor– no convierte para nada en un éxito la torpe maniobra en Culiacán, cuyas réplicas mayores están por verse en otros operativos donde los delincuentes pongan a prueba al gobierno.

Por si eso fuera poco, Culiacán es sólo una muestra de lo refractario de esta administración a la hora de ver cosas que son contrarias a los cimientos de México. Para no ir más lejos ahí están las salvajes declaraciones de Francisco Garduño, comisionado del Instituto Nacional de Migración, que en un acto oficial presumió que ha muerto la tradición de nuestro país como país de asilo y amigo del migrante. A los foráneos que lleguen a nuestro país buscando mejor destino, dijo, palabras más palabras menos, hay que mandarlos a Marte si es necesario.

Pero el presidente López Obrador ni se inmuta. Nada vale si menoscaba su movimiento. Nada. Ni lo ominoso de echar gas a funcionarios municipales. Todo para sus leales, nada para los que él decide que son adversarios. Y si la casa había sido construida para que cupiéramos todos, los de una y otra ideología, eso no importa: hoy sólo la razón de su Movimiento prima. A los demás, ni abrazos.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.