'Que dios bendiga a México…'
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

'Que dios bendiga a México…'

COMPARTIR

···

'Que dios bendiga a México…'

24/06/2019
Actualización 24/06/2019 - 8:31

A principios de año, autoridades mexicanas y guatemaltecas se reunieron en la frontera sur.

Los chapines querían saber más de la política de brazos abiertos que el naciente gobierno de Andrés Manuel López Obrador prometía a los migrantes centroamericanos.

Vengan y serán recibidos. Vengan y tendrán permisos. Vengan y hasta un brazalete les pondremos. En pocas palabras, vengan y serán cuidados. Así fueron los mensajes del presidente y de su secretaria de Gobernación hacia los migrantes; todos los oímos, todos incluyendo nuestros vecinos del sur.

“Si esto es verdad”, dijeron en la reunión los guatemaltecos, “y es que tenemos que ver si es verdad porque el gobierno de México ha mentido mucho desde antes. Pero si esto es verdad, deben estar preparados”.

Los guatemaltecos prosiguieron su advertencia a sus colegas mexicanos: “Ustedes no tienen idea de cómo están las cosas en nuestros países”.

La advertencia siguió: si esto es verdad –repitieron la frase hasta cuatro veces–, no va a tardar nada en que los primeros migrantes en portar permisos o tener brazalete llamen desde México por teléfono, o envíen un mensaje por WhatsApp o incluso por Facebook, para invitar a sus parientes y amigos a que los sigan. Y la cantidad de gente los va a desbordar.

“Porque si esto es verdad, no les van a llegar medio millón de migrantes. No va a ser un millón o dos. Ni cinco millones. Van a ser más. Es más, hasta nosotros nos vamos, ¿cierto, compañeros?”, bromeó la delegación guatemalteca, que concluyó con esta frase: “Que dios bendiga a México, porque la van a pasar muy mal”.

Eso fue enero. Seis meses después no han llegado millones de migrantes, pero hoy México enfrenta el reto de la migración convirtiendo a su Ejército en policía fronteriza de Trump: hay que ver las imágenes que circularon este fin de semana de mujeres y niñas detenidas en Ciudad Juárez por soldados mexicanos que les impiden llegar a Estados Unidos.

Pero en días en que ha levantado ámpula el anuncio de que comprometeremos ayuda a El Salvador hasta por 100 millones de dólares (aproximadamente dos mil millones de pesos) hace falta hacer otras cuentas.

Porque si a algunos les indigna que ese volumen de recursos se destine a tratar de paliar los orígenes de la migración, qué opinarán de lo que el gobierno de México gastará en los peticionarios de asilo que esperarán en suelo nacional una resolución de las autoridades migratorias estadounidenses.

Hagamos un cálculo a partir de unos cuantos datos. El viernes, el canciller Marcelo Ebrard calculó que en México hoy hay 14 mil personas en esa condición, gente que a través de Juárez, Mexicali y Tijuana ha sido enviada a suelo mexicano a esperar lo que determina un juez estadounidense.

Cada una de ellas cuesta a México, según estimaciones extraoficiales de un funcionario, alrededor de 600 pesos por día.

Entonces, cada día esas 14 mil personas le cuestan al erario 8 millones 400 mil pesos. Por el momento dejemos fuera que en este mes el ritmo de envío de migrantes desde Estados Unidos a México se ha triplicado. Quedémonos en los 14 mil y tendremos que si esperaran seis meses para su audiencia costarán mil 512 millones de pesos en ese periodo. Pero si la cifra aumenta a 40 mil, entonces cada semestre costarán 4 mil 320 millones de pesos. Todo esto suponiendo que no haya problemas añadidos en los campamentos de estos refugiados.

Una cosa es invertir 2 mil millones de pesos en El Salvador tratando de ver si en el futuro menos salvadoreños tienen la necesidad de migrar. Pero ¿por qué México aceptó la innoble tarea de patrullar el lado mexicano de la frontera norte? ¿Cómo defenderá el presidente López Obrador las imágenes de familias separadas por militares nacionales? Ello al mismo tiempo que el canciller Ebrard aceptó quitarle al gobierno estadounidense el costo económico de los peticionarios de asilo.

Hoy los guatemaltecos asistentes a aquella reunión de principios de año saben que no decíamos la verdad. Y que en vez de trato digno a los migrantes, nuestro país dio a Trump una nueva patrulla fronteriza militarizada y miles de millones de pesos para que hiciera en nuestra frontera norte cárceles particulares para centroamericanos.

Sin duda, el dios de Morena bendice a Estados Unidos, pero no a México.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.