Números para el desconcierto
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Números para el desconcierto

COMPARTIR

···

Números para el desconcierto

21/05/2019

Roberto González Amador, experimentado reportero de La Jornada, entrevistó a Raquel Buenrostro, oficial mayor de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público.

Con buen instinto reporteril, González Amador quiso saber en cuánto calcula el gobierno federal los ahorros por las compras centralizadas, la política de austeridad y la promesa de cero corrupción.

Reportero: “Las compras son de un billón de pesos, y de esa cantidad las empresas de energía son 400 mil millones. ¿Cuál es el porcentaje de ahorro que se espera alcanzar, en qué periodo y sobre qué universo de compras, sobre todo el billón o las que realiza el sector central?”

Buenrostro: “La meta es para todo, entre o no en la compra consolidada. Estimamos un ahorro de 20 a 30 por ciento para todas las compras desde el primer año. Y ese 20 a 30 por ciento no se va a ver de manera inmediata, entre otras cosas porque tenemos que cubrir todos los pasivos que nos dejó la administración anterior”.

Por si hiciera falta recordarlo, la oficial mayor de Hacienda tiene el oído presidencial.

Qué tal que un día su jefe, o sea el Presidente de la República, llega y le pregunta: Raquel, “¿cuánto vamos a ahorrar?” “De 20 a 30 por ciento en las compras”. Esos diez puntos porcentuales no son cosa menor. Estamos hablando de un cálculo que tiene una diferencia de 100 mil millones de pesos.

Dicho de otra manera, si Buenrostro acierta en que el ahorro será de 30 por ciento, entonces se ahorrarán 300 mil millones de pesos en vez de 200 mil millones de pesos. Si se logra sólo la meta mínima, entonces el ahorro habrá fallado en un monto que habría alcanzado para pagar, sobradamente, dos veces los recursos que se usarán para uno de los programas estrella de AMLO, el de Jóvenes Construyendo el Futuro (44 mil millones de pesos).

Con lo aprendido en estos casi seis meses de gobierno de Morena, uno debe dar por descontado que el actual mandatario puede decir cosas en las mañaneras que, por decirlo de manera suave, son más propaganda y arenga antes que datos técnicos consolidados.

Pero que la oficial mayor suelte un cálculo que parece de mal cubero, intranquiliza. Volvamos a la entrevista de González Amador.

-Plantea que este año se va a ahorrar en torno a 20 y 30 por ciento en las compras consolidadas. ¿Ese es el límite o en los siguientes años habrá ahorros adicionales, aunque ya no sean de esa magnitud?

-Esa es la meta. Pero podemos superar la meta.

-¿Este año cuánto van a ahorrar?

-Como 20 por ciento. Ahorita con el sector central, con la coordinación que tenemos de administración, con la estandarización de los procesos de licitación, las solicitudes y la apertura a la competencia y demás, ya llevamos un avance en el sector central de 40 por ciento. A finales de abril llevábamos el 40 por ciento de la meta.

-¿O sea, si la meta para todo el año son 200 mil millones de pesos de ahorros hoy ya se han ahorrado 80 mil millones de pesos?

-La meta de 200 mil millones de pesos es para toda la Administración Pública Federal. El ahorro de 40 por ciento es en el sector central, en donde los ahorros que llevamos son de más o menos 30 mil millones de pesos. Por otra parte, Pemex y la CFE están haciendo ahorita unos procesos de licitación que son importantes, que son los que van a contribuir más.

Leyeron ustedes bien. En unos cuantos minutos la meta de ahorros fijada por la oficial mayor para este año pasó de entre 20 y 30% a una sola cifra: 20%. Bien. Pero luego, le dice al reportero que ya llevan 40 por ciento de la meta de este año (200 mil millones), pero que eso, en vez de equivaler a 80 mil millones, como bien calculó el periodista, hoy sólo equivale a 30 mil millones porque falta lo que liciten Pemex y CFE (¿?), “que van a contribuir más” al ahorro.

Uno quisiera creer que será posible tanta belleza. Que los ahorros en las compras llegarán en esa magnitud (aunque sea la de 20%), y que al ahorrar no se descarrilarán ni los libros de texto, ni las vacunas y medicinas, ni la marcha del gobierno.

Pero soltadas así, con esa falta de cuidado, tales cifras sólo contribuyen al desconcierto. Aquí la entrevista entera. Vale la pena.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.