Morena va a la guerra… y México también
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Morena va a la guerra… y México también

COMPARTIR

···

Morena va a la guerra… y México también

17/01/2019
Actualización 17/01/2019 - 9:18

El presidente Andrés Manuel López Obrador ha decidido emular a su antecesor Felipe Calderón Hinojosa.

Cosas de la vida, el nuevo mandatario ha reivindicado a su acérrimo adversario panista al decretar que a México no le queda más recurso, a la hora de buscar la paz, que el de la guerra interna.

López Obrador, quien como candidato denostara al Estado Mayor Presidencial y propugnara por eliminar los fueros especiales, ha consumado este miércoles el paso definitivo para la creación de una cuarta columna militar en México, que es eso lo que implica la llamada Guardia Nacional, mayúsculo cuerpo castrense que nacerá inmune a la jurisdicción civil.

La Guardia Nacional surge desde el doble despropósito de la soberbia y la simulación. En medio de la borrachera de poder que les embriaga desde el 1 de julio, los legisladores de Morena presumen de apertura, pero en realidad no escuchan razones: más priista que el PRI a la hora de los discursos huecos, el actual partido en el poder alienta foros sólo para guardar las apariencias.

Que vengan los expertos, dijeron los morenistas; que hablen los diputados que disienten, aceptaron; qué más da que los que saben y los que tienen dudas razonables ganen el debate –quizá pensaron– si la votación fue decidida de tiempo atrás en Palacio Nacional y no hay argumentos que puedan más que el veleidoso dedito presidencial que nos guía.

Si la aprobación, ayer en la Cámara de Diputados, de la Guardia Nacional no fuera por sí misma noticia ominosa, a ello hay que sumar la renuncia del nuevo gobierno a tratar de entender la complejidad del fenómeno delictivo en México en la última década y media.

Los recién llegados entregan más poder y más impunidad a las Fuerzas Armadas, desdeñando cualquier modelo de seguridad que incorporara los aprendizajes de lo que no ha funcionado desde el sexenio de Fox y en contra de las evidencias de que el Ejército y la Marina, sin contrapesos, tienden siempre a proteger a sus integrantes y nunca a someterse a jueces y autoridades imparciales.

Morena ha pasado por encima del conocimiento y la sensatez de quienes desde el activismo o la academia han aportado ideas y reflexión en busca de una salida a la matachina y a la falta de Estado de derecho que socava el futuro de México.

Los legisladores y el gabinete de Morena han decidido que vale más la intuición no elaborada del comandante del pueblo uniformado, que la experiencia de una nación que ha pagado con decenas de miles de muertes ya otras improvisaciones gubernamentales.

Esta tragedia institucional, sin embargo, no habría sido posible sin los priistas, revestidos de colaboracionistas de las peores causas. Los votos que Morena necesitaba se los ha ofrendado el PRI, el partido que sólo aspira ya a convertirse en el PVEM de López Obrador. Ni a la hora de la muerte pudieron mostrar dignidad los de Insurgentes Norte.

Para la crónica histórica de esta decisión quedarán diputados como Porfirio Muñoz Ledo, quien al conducir la sesión de ayer peluseó a un diputado panista, al decir que no había atropellado el derecho de éste a manifestar sus ideas porque carecía de las mismas. Así estaba el ambiente ayer en San Lázaro: el presidente de la Cámara de Diputados se pone a hacer juegos verbales sobre las ideas, cuando si algo se cuidó en el debate que antecedió la creación de la Guardia Nacional es que Morena no estaba dispuesta a abrir espacio para las razones, sólo para la genuflexión ante el tabasqueño.

Ahora toca esperar un milagro. Que un órgano preparado para la guerra nos traiga la seguridad. Y si acaso los milagros existieran, habría que preguntar éste a qué precio se daría.

Ayuno de imaginación, prudencia, talante de diálogo y visión histórica, el nuevo presidente de México ha decidido apoyarse en las Fuerzas Armadas. Vaya nuevo impulso a la guerra.

Ave Felipe, desde la Presidencia de la República te saluda Andrés, un nuevo presidente militarizador.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.