Las fabulosas T1 y T2 del AICM
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Las fabulosas T1 y T2 del AICM

COMPARTIR

···
menu-trigger

Las fabulosas T1 y T2 del AICM

04/02/2020
Actualización 04/02/2020 - 12:41

Huevitos rancheros (sin jamón, porque estamos en detox), té de limón y mandarinas. Un desayuno en toda forma. En la megapantalla el Mainz va perdiendo en la liga alemana. El sillón es confortable, hay enchufe eléctrico al alcance de la mano, así que celular y kindle están conectados para que en el vuelo no vaya a faltar distracción. Y nada de preocuparse porque te deje el avión: Luisa, la mesera, avisará apenas nos asignen puerta de embarque y te dará tiempo de pasar a un baño limpio donde un señor da toallitas para que te seques. ¿Quién dijo que el aeropuerto de Ciudad de México se está cayendo? Quienes así lo hayan asegurado están malitos de su forma de ver.

No será Schipol, pero ese viejito llamado AICM funciona más que bien… si tienes dinero para navegar en esa instalación.

Es como todo en México, si pagas, o si te agencias una manera de parecer que pagas, tu experiencia en el AICM resultará llevadera.

Llegas y tienes una fila especial para documentar gracias a tu tarjeta tornasolada. Así que sufrir sufrir, lo que se dice sufrir a la hora de arribar al Benito Juárez, pues no.

Para entrar a la zona de revisión también puedes, al menos en la Terminal 2, usar la fila viaypi. Otra democrática línea que te ahorras.

Pasando el escáner de seguridad están las tiendas. Chingos y de todo tipo. Al aeropuerto que supuestamente no le caben más vuelos, sí le entran tiendas en pasillos y recovecos. No habrá baños con agua corriente, pero abundan comercios, restaurantes y bares. ¿Cómo puede ser eso? Fácil: la autoridad aeroportuaria (es un decir) vive para recibir dinero de los permisos, no para gestionar servicios dignos a los pasajeros. Y en vez de protestar, estos buscan la manera de escapar al nivel privilegiado.

Así llegas a la sala prayoriti. Orgulloso sacas de la cartera una de esas membresías que quién sabe quién inventó, pero tú pagas anualmente sin disgusto. Al cruzar la puerta no disfrutas tanto del humeante café Punta del Cielo como del hecho, inconfesado, de saber que otros no pueden estar ahí: en versión viajera, lograste que tu césped siempre luzca más verde que el del prójimo.

Porque en el AICM funciona, y nada mal, lo que es negocio para unos; qué más da si la terminal aérea no tiene un servicio decente de llegadas y salidas de vuelos.

Los dutifri están luminosos y retacados de cosmopolitas mercancías. El servicio y los productos de restaurantes y cafeterías no desmerecen en calidad a sus sucursales de Coyoacán o Polanco. ¿Por qué entonces los espacios que no están concesionados a un giro comercial están del nabo?

La pregunta es la respuesta.

Administraciones anteriores y la presente saben que para un mexicano es preferible pagar derecho de piso por el privilegio, a exigir servicios dignos para todos.

Por eso en el mes quince del nuevo gobierno la parte pública del AICM es la misma porquería que desde hace años. O peor.

Y desde las salas de espera privadas somos como ratas del Titanic creyendo que en el exclusivo salón de banquetes no habrá naufragio que valga.

Pero el AICM se hunde, aunque el boyante negocio de unos cuantos, y la ilusión de muchos más que se creen a salvo del desastre, apoltronados en las salas exclusivas, haga pensar lo contrario.

Ah, pero estaríamos mejor si Andrés no hubiera cancelado el NAIM. Sí, cómo no.

Y es que no es el aeropuerto, somos nosotros, que siempre pagamos por desentendernos de los problemas comunes.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.