La singular 'congruencia' de la Sedena
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

La singular 'congruencia' de la Sedena

COMPARTIR

···
menu-trigger

La singular 'congruencia' de la Sedena

06/08/2020
Actualización 06/08/2020 - 13:11

La primera información de este caso ocurrido el 3 de julio pasado es exasperantemente repetitiva. Un portal noticioso reportaba ese día una nota que informaba: “Ejército abate a 12 presuntos miembros del Cártel del Noreste en Tamaulipas”. Ejército + Tamaulipas + “presuntos” delincuentes “abatidos”. Cuántas veces no hemos leído eso en quince años. Demasiadas. Sin embargo, ese violento suceso podría ser más que un “enfrentamiento”, y podría incluir la muerte, por balas de soldados, de civiles no armados. Cosa que, también, sería algo nada novedoso. Caso que la Sedena no quiere investigar. Puras no novedades.

Sobre lo ocurrido en esa madrugada volvió días después Íñigo Arredondo, del diario El Universal. El día 14 de julio el reportero publicó: “El 3 de julio militares en Nuevo Laredo tuvieron un enfrentamiento con presuntos delincuentes donde se encontraban también tres civiles que estaban secuestrados por elementos del crimen organizado. Eran tres jóvenes, uno migrante de Chiapas, otro un estudiante universitario, del tercero no se tiene información. Estas tres personas fueron incluidas entre los 12 presuntos delincuentes que elementos de la Secretaría de la Defensa Nacional aseguran haber abatido ese día en Boulevard Aeropuerto en la Colonia Los Fresnos en Nuevo Laredo, Tamaulipas, sin presentar ninguna baja.

“Una investigación de El Universal revela que al menos tres de esas doce personas que resultaron muertas en el enfrentamiento se encontraban secuestrados, con las manos y pies amarrados. Dos de ellos recibieron un impacto de bala en el tórax, de arriba hacia abajo, y el tercero murió de uno en el cráneo, disparado de uno a tres metros de distancia”.

El Universal abunda que hay fotos de las marcas en muñecas y pies de los civiles maniatados, y que a diferencia de los presuntos delincuentes muertos no portaban falsos uniformes de las fuerzas armadas. Y revela que la “Fiscalía General de la República ya abrió una carpeta de investigación por homicidio y abuso de autoridad desde el 11 de julio por la muerte de Damián Genovez, desaparecido desde el 24 de junio”.

Damián tenía 18 años de edad y desapareció, junto con su hermano Alejandro de 16 años, el 24 de junio. El segundo no ha aparecido. Pero el primero murió en condiciones que el Ejército debería investigar. Salvo que se niega a ello.

El periodista Íñigo Arredondo consigna en su investigación que luego de hablar con voceros de la Secretaría de la Defensa Nacional éstos aclararon que “para la Sedena es prácticamente imposible que el personal militar que está recibiendo impactos de esos vehículos sepa quién no es un delincuente. Al ser preguntados por El Universal, contestaron que no sabían sobre hombres secuestrados en el enfrentamiento y que ellos avisaron a la Fiscalía Estatal y a la Federal. ‘En el momento en el que termina el evento, la agresión, si no hay personas que puedan recibir atención médica. Se informa a la FGR’.

-¿Tenían conocimiento sobre tres hombres amarrados de pies y manos en la camioneta?

-Eso que me dices, lo desconozco.

-¿Van a investigar?

-Nosotros no investigamos.

Muy claridosa la Sedena. Por sus respuestas, ni les interesa saber, e investigar menos, las muertes de civiles desarmados a manos de soldados. Esa postura guarda singular congruencia con la demanda que esta misma semana, por su parte, hizo el titular de la Defensa Nacional, quien reclamó a jueces federales y estatales cumplir con su “responsabilidad” luego de la detención del Marro en Guanajuato.

“Yo quisiera aprovechar también para mencionar que las autoridades de procuración de justicia, a los jueces, tanto de nivel estatal como federal, pues que cumplan con la responsabilidad que les toca en estos momentos”, dijo el general Luis Cresencio Sandoval, en la conferencia matutina en Tepic, Nayarit. Y continuó: “El personal militar en este trabajo de gran esfuerzo, de gran riesgo, de dedicación, de un tiempo muy grande invertido, del esfuerzo institucional que realiza todo el personal de las fuerzas de seguridad del estado, pues que vean reflejado en el esfuerzo que van a hacer las autoridades judiciales y jueces el resultado de su esfuerzo, de su empeño y del riesgo que pusieron en realizar esta operación”.

En otras palabras, el titular de la Sedena pide al Poder Judicial que no vaya a fijarse en el debido proceso ni nada por el estilo de la vistosa detención de un capo en Guanajuato. c

En la página de la Sedena no se publicó ningún boletín con respecto al enfrentamiento del 3 de julio en Tamaulipas. Para qué.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.