La forma de la tragedia
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

La forma de la tragedia

COMPARTIR

···
menu-trigger

La forma de la tragedia

26/03/2018
Actualización 26/03/2018 - 11:10

“Aquí hay un montón de gente que está estudiando en la escuela. Lo importante no es lo que aprendan con los maestros, es los compas. Los compas y el pinche coraje que tienen con el mundo, decir chingue a su madre el mundo, yo voy a hacer lo que quiero hacer”. Guillermo Del Toro, clase magistral, Guadalajara, marzo de 2018.

Entre ese montón de gente que señalaba el galardonado creador de La forma del agua, estaban, en el auditorio o fuera de él, Javier Salomón Aceves, Daniel Díaz y Marco García, compas que estudian cine en la Universidad de Medios Audiovisuales (CAAV), de la capital jalisciense.

Estos estudiantes fueron raptados hace una semana en Tonalá (zona metropolitana de Guadalajara), por hombres uniformados como agentes de la fiscalía de Jalisco. Las autoridades del estado no dan pie con bola. Las federales ni se han interesado en el caso.

Más de la clase magistral de Guillermo Del Toro, quien impartió tres en su ciudad natal:

“La rabia es bien importante. Esa cosa que hablamos siempre, ‘uy, no hay que tener rabia’, a huevo hay que tener rabia. ¡A huevo hay que tener rabia! Y que vienes y me dices a mí, y yo te digo ‘no’, ‘pinche gordo wey, yo voy, ¡yo voy!’; la rabia es un instrumento potentísimo para la juventud y para hacer”.

Imposible no imaginar la emoción que experimentaría un joven, y más uno que estudia cine con chingos de sueños de romperla, al recibir ese aliento por parte de un wey como Del Toro, que se acaba de coger al mundo.

Días después de esas charlas, Javier, Daniel y Marco recibieron en la CAAV el encargo escolar de hacer un corto de terror. Necesitaban para ello una casa. El lunes 19, día feriado por el puente, fueron a ver una locación y de regreso su vehículo se averió. Ahí se les perdió el rastro.

México 2018 tu vida depende de un tornillo, o de un cable que ni siquiera sabes su función en el auto.

México 2018 el azar no existe. La tragedia no es un capricho del destino. No es una lotería sino una realidad que nadie se atreve a nombrar: el Estado es un chiste, el verdadero gobierno, el real monopolio de la fuerza –en Jalisco y en muchas partes de México– lo detentan los criminales, y si eres joven corres más riesgos que nadie, que nadie.

El periodista Darwin Franco ha registrado por años las pistas rotas de los levantados en Jalisco. “El 40 por ciento de todos los desaparecidos del país son jóvenes entre 14 y 28 años. En México, oficialmente, se reconoce la existencia de 33 mil 868 personas desaparecidas; de éstas, 13 mil 797 son jóvenes a los que les negó el derecho humano a 'ser y estar'; sin embargo, quienes potencialmente tienen mayor riesgo de ser desaparecidas son las mujeres, pues de las ocho mil 798 mujeres desaparecidas, 55 por ciento (cuatro mil 904 mujeres) son jóvenes; el destino de muchas de ellas tras ser desaparecidas es la trata de personas”, publicó Darwin ayer en internet.

“Desde que arrancó la guerra contra el narcotráfico en el país, en el año 2006, el delito de la desaparición creció a borbotones. Toda una generación nacida entre 1990 y 2014 se han convertido en sus principales víctimas y estados como Tamaulipas (mil 989 jóvenes desaparecidos); Estado de México (mil 696); Jalisco (mil 155); Sinaloa (mil 128); Nuevo León (mil 100); Puebla (927) y Chihuahua (858) conjuntan 64 (por ciento) de todas estas desapariciones”. https://steller.co/s/83xGhxpEq2s

El jueves y el sábado los tapatíos salieron a las calles de Guadalajara a protestar por la desaparición de Javier, Daniel y Marco. También demandaron, al grito de #NoSonTresSomosTodxs, que se resuelvan cientos de casos parecidos.

Del Toro, sólo una vez más: La solución son huevos y permanencia. Llevo veinte años en una industria yendo y viniendo, filmo en Europa, filmo en Estados Unidos, filmo en Canadá, yendo y viniendo; en esos veinte años las gentes en el más alto nivel de poder han ido cambiando, caen, caen, caen, y ahí sigo. Entonces, tú, tienes que tener fe en tus huevos, ovarios, y en tu permanencia. Si tú tienes fe en tu permanencia, no te vas a rajar y le vas a echar todos los putos kilos del mundo. Es lo único que tienes, porque nadie te va a dar más. ¡A huevo tienes que hacerlo!

Las palabras de Del Toro a los jóvenes versaban sobre el arte, sobre la vocación y los sueños. Así arrancaba marzo para Javier, Daniel y Marco. Con fe en la permanencia. Pero hoy nadie sabe qué les pasó. Y menos que nadie, los mal llamados gobiernos.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.