La estampida hacia la nada
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

La estampida hacia la nada

COMPARTIR

···
menu-trigger

La estampida hacia la nada

29/01/2019
Actualización 29/01/2019 - 11:06

Opinar no implica boicotear; disentir en algo no significa descalificar al todo. Esa es la trampa en que hemos caído

Poco se le puede reprochar a Andrés Manuel López Obrador, si de encontrar incongruencias entre lo que dijo como candidato, y lo que ha hecho como presidente, se trata.

Cierto: el dar reversa a su promesa de mandar al Ejército a los cuarteles constituye la gran excepción a la regla lopezobradorista. Pero salvo eso, quien se diga sorprendido con lo que hemos visto estos sesenta días, es porque no quiso oír gran cosa todos estos años. Para bien y para mal.

Dicho de otra manera, a Andrés Manuel López Obrador no se le puede culpar de, cada día, empujar con envidiable ímpetu para instalar el modelo de país que él predicó como promesa.

La pregunta es dónde están hoy en el debate público aquellos empresarios y políticos que durante largos años –y una energía hoy extinta– sostuvieron que la posibilidad de que López Obrador se hiciera con la presidencia significaría un enorme retroceso para el país.

Andrés Manuel, como presidente, se parece al de sus mítines –lo mismo en los de pobre asistencia, como cuando reinició sus andanzas por el país luego de levantar el plantón de la protesta de 2006, que aquellos donde la esperanza volvía a prender multitudes–; se asemeja –igualmente– al de sus libros, al de sus entrevistas. Avisados estábamos.

Él no ha cambiado. Los que cambiaron están en otra parte. Están con ganas de que les permitan besar la mano del cambio que abominaban. O en ninguna, que es la peor de las partes en la que uno puede decidir estar.

Hay un abismo entre hacer cosas para que le vaya mal al gobierno (cosa que a México no le conviene), y decidir que lo mejor para “no estorbar” a la nueva administración es abandonar el debate. De hecho, es más sencillo argumentar que al país le irá peor por la desaparición misma de la escena pública de aquellos que defendían una ortodoxia (que muchas veces era socavada en la realidad por ellos mismos, pero esa es otra cosa).

Esto no es binario: opinar no implica boicotear; disentir en algo no significa descalificar al todo. Esa es la trampa en que hemos caído, quizá caímos ahí en parte por la virulencia de las redes sociales. Pero el debate existía antes de éstas, era mucho más amplio que lo que vemos hoy en éstas, era útil para todos, tanto que incluso durante los tiempos del partidazo se acuñó una frase clásica al respecto: lo que resiste, apoya.

Hoy en cambio vivimos una estampida donde la bufalada empresarial y política hace un silencio estruendoso al huir de su responsabilidad de abrir y nutrir el debate.

Hay excepciones, claro está, y no es menester nombrarlas, son tan pocas que en una de esas sobran dedos de las manos al enumerarlas.

¿Los demás dónde se habrán metido? ¿Ni modo que crean que caben todos en una servilleta efímera que, como bien se sabe de las cosas solitarias, no hace verano?

Hay unos de esos que van por los pasillos argumentando que no han llegado los tiempos de salir, que es muy pronto, que Andrés está muy fuerte... Ya les tumbó el aeropuerto, ya borró la reforma educativa, ya suspendió en los hechos la energética… pero ellos creen que es muy pronto para debatir. ¿No será que en realidad no saben, no pueden estar mal con el de arriba, sea quien sea?

La señora presidenta de Morena ha declarado hace unos días que debemos acostumbrarnos a que Primor suena mejor que Prian.

Gustos estéticos aparte, tal maridaje (que al parecer oficiará en Puebla su confirmación, con el verde de chaperón ón-ón) supone una más de las opciones silenciadas. Adiós al PRI hasta en el debate. Para lo que quedaba, pero en fin. ¿Y esos son los que llegaron a decir que los íbamos a extrañar?

Tiempos interesantes vivimos. Morena gana todo en el día a día en un panorama donde en un país de 120 millones apenas se oyen unas cuantas voces que dicen en público “así no, presidente, negociemos, pactemos”.

¿A dónde se habrán ido todos y qué les hará creer que hay retorno digno desde la nada que hoy son?

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.