Guía de viajes para Pacchiano
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Guía de viajes para Pacchiano

COMPARTIR

···
menu-trigger

Guía de viajes para Pacchiano

21/03/2018
Actualización 21/03/2018 - 11:34

Rafael Pacchiano irá a la historia (es un decir) como el secretario de Medio Ambiente mexicano que salía a jugar golf en Avándaro escoltado por elementos del Estado Mayor Presidencial. ¿De qué lo estarían protegiendo en el green?

Será recordado como el ministro que salía cotidianamente, a las nueve de la mañana, quitado de la pena, pero eso sí sudando, luego de una sesión colectiva de ejercicio en Polanco.

Y, por supuesto, como el funcionario del peñismo que en un puente por el nacimiento de Benito Juárez (no por la primavera, no se confunda, señor secretario) se fue a Aspen, y que no contento con ello, y en algo que podría considerarse indebido –los burócratas no deben recibir regalos– aceptó viajar de gorra de regreso a su país.

Visto de una manera frívola, quizá sea mejor que se acuerden de uno por esas anécdotas y no por estar ligado a realidades ambientales (desastres, habría que decir) como las presentadas ayer por la UNAM.

Este martes el Seminario Universitario de Sociedad, Medio Ambiente e Instituciones dio a conocer la 'Agenda Ambiental 2018, Diagnósticos y Propuestas'. En la presentación, la coordinadora de ese proyecto, Leticia Merino, estableció claramente que: “Los problemas ambientales del país han llegado a un nivel tal que ponen en riesgo, a corto y mediano plazos, la calidad de vida de grandes grupos sociales, así como muchos de los procesos productivos de los que depende la economía y el acceso a servicios ecosistémicos básicos (…) no son problemas secundarios, cosméticos y postergables”.

Por si hiciera falta ejemplificar lo dicho por Merino, cito tres de los aspectos mencionados en la Agenda Ambiental:

“Al menos 70% de la madera que se consume en México (14 millones de m3) tiene origen ilegal, y se beneficia de un contexto de amplia impunidad.

“La mayoría de las pesquerías, en el Pacífico y el Atlántico en México, se encuentran en su límite de aprovechamiento máximo sostenible (51 y 67%, respectivamente) y un número importante de ellas se encuentra en deterioro (19 y 27%).

“Los aportes de la minería al desarrollo local son inexistentes. Según Fundar, en el 76% de los municipios con producción de oro y en el 87% con producción de plata, el nivel de pobreza de la población es mayor al promedio nacional. Por cada mil dólares obtenidos por las corporaciones mineras, las comunidades recibieron, por medio de sus gobiernos, 15 centavos (subrayado mío)”. Aquí pueden leer todo el informe: http://agendaambiental2018.susmai.unam.mx/

Pero bueno. Digamos que si era puente y el señor Pacchiano estaba aferrado a viajar, lo pudo haber hecho en México. Elegir destino nacional no por prurito nacionalista, sino porque a uno se le figura que si eres ministro de medio ambiente, te faltarán días y fines de semana para descubrir los retos ecológicos de tu país.

En estas fechas pudo haber ido a Jalisco o Campeche, a enterarse de la temporada de incendios forestales, que ha iniciado con todo. (https://www.informador.mx/jalisco/Afecta-incendio-zona-boscosa-en-Tapalpa-20180318-0077.html y http://noticieros.televisa.com/ultimas-noticias/estados/2018-03-13/se-registra-incendio-forestal-mil-200-hectareas-campeche/)

O hablando de minas y su impacto en las comunidades, qué tal una vuelta por Durango, donde la minera canadiense San Dimas vertió 200 litros de solución cianurada en el río Piaxtla. (http://www.sinembargo.mx/19-03-2018/3398768). O por Puebla, donde la gente de Ixtacamaxtitlán demanda quitar permisos a la minera canadiense Almaden Minerals, la cual planea abrir un tajo del tamaño de 140 estadios de futbol para sacar oro y plata de sus tierras. (http://www.sinembargo.mx/19-03-2018/3398945)

Digo, son apenas un par de alternativas frente a Colorado. Si esas no le gustan hay más (podría revisar el estado de las playas previo a la temporada vacacional, o los retos del agua en el Valle de México, o informar de los impactos que tendrá el fracking ahora que ya entró en la reforma energética).

En vez de ello se fue a Aspen. Lo cacharon en su escapada y lo balconearon. Todo un resumen de este sexenio.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.