La Feria

El tiro es por la educación

El choque entre la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación y José Antonio Meade le da al candidato una oportunidad contra AMLO.

El choque de priistas y miembros de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación, ocurrido el sábado en Puerto Escondido, está en ruta de convertirse en un hito de la campaña presidencial.

En un país que vive uno de sus peores momentos de violencia, puede decirse que, afortunadamente, la zacapela no pasó a mayores.

Pero el incidente ha servido para que el PRI acuse directamente a López Obrador de instigar a la violencia. Y, todo parece indicar, para dar el banderazo de salida de una estrategia que pretende hacer que el candidato de Morena sea visto como un enemigo de la educación.

En los últimos días el tema del aeropuerto capturó la atención mediática. Luego de semanas de desencuentros entre AMLO y la iniciativa privada por ese tema, el tabasqueño redobló su apuesta al rechazo al publicar una historieta contra esa obra del peñismo, y horas después se dio la conferencia en defensa de ese proyecto por parte de Carlos Slim.

Slim dio sus argumentos, López Obrador los descalificó. El choque frontal entre el empresario non de México y el de Macuspana marca un momento inédito en las tres campañas a la presidencia que ha protagonizado el tabasqueño.

Con ese prólogo, el sector privado parece dispuesto a dar el siguiente paso. Como reseñó en EL FINANCIERO el día de ayer Georgina Morett en su columna titulada '¿Será el principio?', el Consejo Coordinador Empresarial lanzó antier en Twitter un spot que formará parte de unos mensajes denominados 'México Mejor Futuro', mismos que, reseñó Morett, están "dirigidos a empleados de las empresas y población en general, y señalan que las cosas no pueden desaparecer o aparecer como si un mejor futuro dependiera de una varita mágica, y piden dejar la magia para los cuentos ya que un país no se construye de esa manera, sino con el trabajo de todos. Cierra con la frase 'defendamos juntos lo que hemos construido'".

El mensaje se puede ver en @MexMejorFuturo, cuenta creada el mes pasado.

¿De qué más hablarán en las próximas semanas los empresarios en campañas como esta? De defender las reformas estructurales, y según he podido saber, en particular la reforma educativa.

Y ahí es donde el incidente, fortuito o inducido, del sábado en Oaxaca se vuelve providencial para el oficialismo. No sólo le da oportunidad al PRI-gobierno de machacar el tema de AMLO-el-violento, sino de juntarlo con AMLO-el-enemigo-de-los-niños que cancelará la reforma educativa.

Por más que se haya avanzado en las obras, el nuevo aeropuerto no existe aún, es intangible para el gran público y el debate al respecto de ese proyecto puede ser de una complejidad endemoniada, una que ahuyente a las masas, o que las haga manipulables por unos y otros por igual. Con la educación básica, sin embargo, sucede todo lo contrario.

Este martes Aurelio Nuño esperó hasta la ronda final, la de las despedidas, para darle un descontón a Mario Delgado, representante de Morena en el debate de ayer con Loret, con dos reproducciones de portadas de diarios –Milenio y Reforma– que consignaban cómo AMLO cancelará la reforma educativa de la mano de la CNTE.

Por ahí se irán los de la campaña de Meade. Con un problema extra para López Obrador. Nombró como futuro secretario de Educación a Esteban Moctezuma, ausente en estos debates: en todo marzo y abril, salvo un encuentro en la UNAM, no tiene en su cuenta de Twitter nada relativo a la cartera que le encargó el líder de Morena.

El PRI y algunos empresarios creen haber encontrado un filón para dañar a AMLO. La duda es si a los segundos no les ganarán las ansias de comprar espacios publicitarios, de tratar de revivir el 2006 con la excusa de que es por un noble fin, por defender a la educación. El tiro va por ahí.

COLUMNAS ANTERIORES

Sheinbaum, Altagracia y el CCE
El súper ministro del gabinete

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.