El PRI chiquito
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

El PRI chiquito

COMPARTIR

···
menu-trigger

El PRI chiquito

17/12/2019
Actualización 17/12/2019 - 12:52

La noticia del PRI más sonada en las últimas horas es que un diputado que poco ha pesado en el Congreso de la Ciudad de México renunció a su militancia priista.

Cómo estará el tricolor que la salida de un legislador local como Guillermo Lerdo de Tejada se convierte en noticia.

Será que algo es algo con tal de dar algo de información sobre un partido que decidió desaparecer este año, y del cual no sabemos si su hibernación será para siempre.

Ya se sabe que al PRI lo han (hemos) matado muchas veces y siempre se las ingenia para volver. Pero, en todo caso, hablemos de Lerdo de Tejada.

Estamos ante la renuncia de un personaje marginal de nuestra política. Y quizá ahí está una parte, no la totalidad, de la explicación de la crisis que están viviendo los priistas.

Lerdo de Tejada llegó a la diputación como premio por haber sido asesor del secretario de Gobernación Miguel Ángel Osorio Chong.

Es decir, un premio a no sabemos qué labores. Porque tampoco vamos ahora a pensar que Osorio destacó por algo bueno en la Segob, ¿o sí?

Entonces, el PRI sacrificó una posición de sus plurinominales para dársela a Lerdo de Tejada.

Cierto que en 2009 sí caminó la calle cuando fue candidato a otra diputación local, pero desde entonces no se le conoce trabajo en campaña, con la base. A pesar de eso, le dieron una diputación. ¿Así cómo?

En su carta, Lerdo de Tejada expone que para dedicarse a la vida pública, debe prepararse adecuadamente, ser honesto y conocer el papel que el país demanda.

Dejemos de lado que así se expresa quien estuvo en el gabinete de Peña Nieto, ese donde campearon escándalos de corrupción y amiguismo en los nombramientos.

Pasemos a lo que dice de forma importante Lerdo de Tejada en su carta: “nuestra democracia está genuinamente en riesgo”. Ante ello, señala el legislador, desde Donceles se ha opuesto “con argumentos, a acciones impulsadas por el oficialismo que considero van en detrimento del bien común”.

Y ahí es donde su carta se pone buena. O casi. “Estas batallas y estas agendas, debo decirlo, muchas veces he tenido que defenderlas en soledad, porque no siempre han coincidido con la idea de oposición que tiene el partido”, señala en la misiva dirigida a Alejandro Moreno, presidente del PRI, y que tiene fecha de recibida el 13 de diciembre.

O sea que, si uno sigue las líneas de Lerdo de Tejada, el Partido Revolucionario Institucional o no quiere hacer oposición o de plano no ve, como el diputado advierte, que está “en riesgo” nuestra democracia.

La carta es de sólo una cuartilla. Sería bueno que don Guillermo le agregara algunos párrafos más para que nos dijera, a la ciudadanía que votamos el 1 de julio de 2018, en qué temas no le dejaron votar como quería sus compañeros de partido, de qué cosas específicas quisiera alertarnos sobre lo que está haciendo “el oficialismo”.

De otra forma, la renuncia se verá más bien como una estrategia total para intentar tener futuro, pues, hoy por hoy, ni modo que por lo que ha hecho en el Congreso (¿?) los del PRI le vayan a dar preferencia para una pluri federal en 2021.

Démosle a Lerdo de Tejada el beneficio de la duda. Tiene año y medio para demostrar que puede ser un diputado de agenda ciudadana. Si tal cosa se convierte en realidad, en una de esas se vuelve atractivo para algún partido. Cosa que hasta hoy no ocurre. Ni en este, el PRI chiquito.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.