La Feria

Dos preguntas para Rosario Robles, sólo dos

Salvador Camarena comenta los resultados de tres auditorías realizadas a la Sedesol y a la Sedatu por recursos ejercidos en tiempos de Rosario Robles.

La Auditoría Superior de la Federación (ASF) publicó este martes resultados de tres auditorías especiales realizadas a la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol) y a Sedatu por recursos ejercidos en tiempos de Rosario Robles.

El diario Reforma reveló en su portada de ayer algunos detalles sobre las presuntas irregularidades, que ascienden a mil 311 millones de pesos. Robles, hoy titular de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano, desestimó vía Twitter la información.

Tomo sólo una de esas auditorías de la ASF (la 16-E-13001-12-12002), y de ella reproduzco parte de lo que la Auditoría expone sobre cómo se habrían simulado contratos con Radio y Televisión de Hidalgo (RTH) para realizar pagos por 601 millones de pesos a 25 empresas y dos personas físicas a las que la Sedesol quería depositar.

Cabe recordar que el artículo uno de la Ley de Adquisiciones, Arrendamiento y Servicios del Sector Público permite a las dependencias realizar convenios con entidades de gobierno de cualquier nivel sin licitación de por medio, con la salvedad de que esos organismos deben demostrar ser capaces de realizar el servicio por el que están siendo contratados y, en ningún caso, subcontratar más de 49 por ciento del mismo (remember 'La estafa maestra').

Al revisar cómo se ejercieron los convenios que amparaban esos 601 millones de pesos, la ASF encontró lo siguiente:

–Que personal de RTH reconoce que ellos contrataron a los 27 proveedores que la Dirección General de Recursos Materiales y Servicios Generales adscrita a la Sedesol les instruyó.

–Que al momento de la firma de los contratos, Sedesol ordenó a RTH que recibiera "dos cajas que contenían los entregables ya elaborados, que supuestamente debía generar RTH, a través de las personas morales y físicas contratadas. Aclara el subdirector de Contenidos de RTH que las dos cajas que le fueron entregadas son las mismas que proporcionaron al personal comisionado de la ASF en la ejecución de la auditoría, y que el contenido de las mismas no fue validado por él y, en consecuencia, desconoce su contenido".

–"De lo anterior se desprende que la Secretaría ya contaba con los trabajos a que aludían los convenios; por tanto, no requería de la contratación de RTH, a la cual le pagó sin haber realizado actividad alguna un total de 601 millones 658.8 mil pesos, con lo que se acredita que la contratación se basó en una simulación para la prestación de los servicios".

–"El subdirector de Contenidos en ese entonces de RTH manifestó que, al momento de acudir a la Ciudad de México, le proporcionaron las órdenes de trabajo y le solicitaron que llevara el sello que se utilizaba de recibido, mismo que a la fecha en que se levantó el acta administrativa circunstanciada de auditoría no le había sido devuelto, y que tampoco recibió las órdenes de trabajo, por lo que desconoce su contenido. También menciona que la letra que aparece en las órdenes de trabajo donde se señala la fecha y la hora de recibido por parte de la Subdirección de Contenidos de RTH no es suya, y que desconoce a quién pertenece".

Las preguntas para Rosario Robles: ¿defiende como legítimo, legal y propio de una buena práctica los hallazgos de la ASF aquí citados correspondientes a los convenios entre Sedesol y Radio y Televisión de Hidalgo? ¿Defiende que su dependencia haya utilizado a una entidad pública de un estado, a la que legalmente correspondía realizar los trabajos y elegir a eventuales proveedores, para dispersar 601 millones de pesos, y donde en el mismo acto de la firma de los contratos se presentan los entregables del supuesto servicio a realizar?

Si sí, vivimos en países distintos.

COLUMNAS ANTERIORES

El súper ministro del gabinete
Altagracia, Marcelo y la política

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.