¿A cuál de los dos López-Gatell le hacemos caso?
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

¿A cuál de los dos López-Gatell le hacemos caso?

COMPARTIR

···
menu-trigger

¿A cuál de los dos López-Gatell le hacemos caso?

13/03/2020

Siendo la misma persona, hay al menos dos Hugo López-Gatell. Uno afirma en un documento que la manera en que se manejó la crisis por la influenza H1N1 en 2009 fue “oportuna” y diligente. El otro Hugo López-Gatell afirma que no, que fue un asunto donde privaron la confusión y decisiones alejadas de la ciencia. ¿A cuál de los dos hacer caso? Ni idea.

Hay gente que da fe de la calidad moral como persona y la sólida preparación de López-Gatell como epidemiólogo. Fain.

El problema es que él publicó una cosa sobre lo ocurrido en tiempos en los que él fue funcionario de Felipe Calderón, pero hoy como funcionario pejista dice otra muy distinta sobre aquella misma crisis. Y entre ambos sucesos, un reporte científico que él firma y su declaración de ayer, no han pasado ni cinco años.

Porque López-Gatell no sólo es afamado en la teoría epidemiológica, sino que la vida le regaló el ser parte del equipo que lidió con la influenza H1N1 y, ahora, ser el vocero y líder gubernamental en medio de la pandemia por Covid-19.

Y tan tuvo experiencia en 2009, que formó parte de un grupo de médicos encabezado por José Ángel Villalobos, exsecretario de Salud, que en diciembre de 2015 sometió para su publicación el documento “La pandemia de 2009 en México: experiencias y lecciones sobre las políticas de prevención y de manejo de la influenza de temporada y en pandemia”.

En ese documento de su coautoría, López-Gatell afirma que “una vez que se reconoció la pandemia, la respuesta de México fue oportuna y transparente, lo que permitió una advertencia internacional temprana y la posibilidad de desarrollar medidas de preparación en países distantes. Rápidamente se implementaron acciones, como los procedimientos de distanciamiento social (cierre de escuelas y algunas actividades económicas en el área metropolitana de la Ciudad de México y sus alrededores), lo cual dio un periodo para delinear acciones y reunir recursos”. (Subrayados míos)

En las nueve páginas del documento no hay una sola autocrítica. Es decir, López-Gatell y sus colegas destacaron todas las buenas lecciones de lo que hizo el gobierno panista en el que colaboraban para lidiar con la influenza H1N1.

Sin embargo, este jueves, al descartar que se tiene que dar ya la suspensión de actos que congregan multitudes, como la Feria de San Marcos (ejemplo que él utilizó), López-Gatell señaló que “en 2009 con la pandemia de influenza hubo confusiones y se pasó directamente de la instrucción de cerrar la movilidad en la Ciudad de México y zona metropolitana, a cerrar espacios públicos en todo el país, sin que fuera necesariamente lo más adecuado. Y aquí viene lo que dijo el Presidente también, porque muchos de los criterios ya en la operación estuvieron gobernados por el miedo y por la política, no por la técnica. Si nos mantenemos disciplinados, podemos hacer un esquema muy ordenado de cancelación o restricciones de espacios públicos de acuerdo al riesgo”.

Ayer, en efecto, el presidente López Obrador dijo en la mañanera que todas las decisiones sobre la crisis por el coronavirus, que tiene en la lona a la economía mundial, se tomarán basados en la ciencia y la salud, no en la política.

López-Gatell retomó eso del Presidente para contradecirlo. Ni venía al caso el rayón que le puso este jueves a Felipe Calderón, y a su exjefe directo, José Ángel Villalobos, al acusarlos de haber actuado por “miedo” y alejados de la “técnica”. Quizá tampoco lo advirtió, pero de paso el hoy subsecretario de Salud también le dio un raspón a Marcelo Ebrard, el jefe de Gobierno del Distrito Federal, que por entonces no se hablaba con el presidente Calderón, pero supo coordinarse con el gabinete panista para atajar al H1N1.

En su paper de 2015, López-Gatell dice otras cosas interesantes. Por ejemplo, que una medida indispensable al enfrentar preventivamente una crisis por brote de influenza es el adquirir camas y respiradores para aumentar la capacidad de respuesta en caso de que se saturen los hospitales. ¿Ya habrá releído sus papeles el hoy subsecretario para hacerse caso y pedir que el gobierno compre camas y respiradores?

Y otra cosa que propone es que se designen voceros con credibilidad para que la población no ponga en duda lo que el gobierno informa. En ese terreno, sólo una pregunta, bueno, dos: ¿el vocero López-Gatell cree que la crisis de influenza de 2009 se manejó oportunamente, como se sostiene en el artículo científico que en 2015 él firmó, o cree que hubo confusiones, miedo y decisiones políticas, como dijo ayer? Señor vocero, ¿díganos, a cuál de ustedes dos, que son el mismo, hemos de creer? Plis.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.