La Feria

Monterrey > Guadalajara y yo así :(

El paisanaje traicionó a Salvador Camarena. Creía que Guadalajara pesaba más que Monterrey, pero el Índice de Competitividad Urbana publicado del Imco lo aterrizó en la realidad.

La semana pasada publiqué que, salvo el Valle de México, la zona metropolitana de Guadalajara era la más importante de la República. Un acucioso lector cuestionome al respecto. Prometí revisar los datos. Él tenía razón: Monterrey le gana a la Perla Tapatía. Sufro.

En el Índice de Competitividad Urbana 2022 publicado por el Imco, la capital de Nuevo León le pone una barrida a la de Jalisco. El Instituto Mexicano para la Competitividad incluye en la medición de Monterrey a San Pedro Garza García y a Zapopan en la de Guadalajara… entre otros municipios.

Monterrey es líder en economía, pero también en innovación (hubiera creído que en esto último mi estado, donde se ha apostado a ese renglón de tiempo atrás, hubiera tenido el número uno).

Sobre Monterrey el Imco en su reporte dice: “La ciudad presenta altas tasas de crédito a empresas y tamaño del mercado hipotecario, lo que habla de la solidez de su sector financiero. Además, es la zona metropolitana con el mayor número de empresas grandes. Sin embargo, en temas de planeación urbana, el sector inmobiliario se ha quedado rezagado en su planeación a futuro, ya que presenta un bajo porcentaje de viviendas nuevas intraurbanas y verticales”.

El índice analiza 69 indicadores agrupados en 10 subíndices y evalúa a 66 ciudades. Estas son divididas por volumen poblacional (en el rubro “más de un millón de habitantes”, donde hay 17 urbes, Monterrey es la campeona y mi tierra es tercer lugar. Caray).

Va desglose de los respectivos subíndices:

En Derecho: Mérida es la número 1, Monterrey está en el séptimo sitio y cerca de “baja competitividad” Guadalajara aparece en el lugar 12.

En Medio ambiente: Aguascalientes es la 1, Guadalajara es la 4 y Monterrey la 6.

En Sociedad incluyente, preparada y sana: Mérida 1, Guadalajara 6 y Monterrey 9.

Sistema político estable y funcional: Querétaro es la 1, Guadalajara la 9 y Monterrey la 13.

Gobiernos eficientes y eficaces: Saltillo la 1, Guadalajara 2 y Monterrey ¡15!

Mercado de factores eficientes (mide desde informalidad hasta conflictos laborales): primero Ciudad Juárez, tercero Monterrey y ¡noveno! Guadalajara.

Economía: gana Monterrey en primero y Guadalajara renquea en sexto.

Sectores precursores de clase mundial (transporte, internet, servicios financieros, etcétera): 1-2-3: Valle de México, luego Guadalajara y luego Monterrey.

Aprovechamiento de relaciones internacionales: primero Ciudad Juárez, quinto Monterrey y noveno Guadalajara.

Innovación y sofisticación en los sectores económicos: Monterrey, luego Guadalajara y en tercer lugar Valle de México.

Monterrey es número uno en salario mensual de trabajadores de tiempo completo, en empresas con más de 50 empleados, en uso de servicios financieros (número de tarjetas de débito y crédito por cada adulto) y empresas socialmente responsables (número de empresas certificadas por cada 10 mil).

Guadalajara tiene la mayor tasa en patentes solicitadas por cada 100 mil personas.

La lista sirve para ver que Saltillo viene pujando fuerte, que Querétaro no se quiere dejar atrás y confirma que algo está pasando de tiempo atrás en Mérida. Y sirve para preguntar ¿y la CDMX?

Mi paisanaje me traicionó. Consideré que Guadalajara tiene y pesa más que la urbe del cerro de la Silla. Puedo alegar que la FIL es incomparable, el restaurante Alcalde uno de los mejores del mundo, o presumir a Guillermo del Toro. Pero no me lo van a tomar en cuenta. ¿O sí?

Y dada la obtusa decisión del Presidente de dejar a la CDMX sin aeropuerto digno de ese nombre, ¿Guadalajara se pondrá las pilas y rebasará a Monterrey? Sabe. Hoy por hoy, arriba la tierra del cabrito. ¡Ay dolor!

COLUMNAS ANTERIORES

Claudia, pensiones y la emoción mitinera
Violencia: la disputa por el poder

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.