Números
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Números

COMPARTIR

···

Números

05/09/2019

Lo positivo del 1er Informe de Gobierno rendido ante el Congreso, es que AMLO se muestra con gran honestidad personal. Pese a su estilo, tiene un gran capacidad para comunicar, aunque no ha disminuido el costo de gasolinas, diesel o electricidad, mantiene el equilibrio de las finanzas públicas, sea por subejercicios y a pesar de la caída de la recaudación, aunque dice no haber aumentado impuestos si subió el ISR a los ahorradores del sistema bancario, pero se mantiene el optimismo entre los más pobres. Logró sortear la crisis de aranceles y el TMEC con Trump gracias a los buenos oficios de Marcelo Ebrard. Destaca su activismo por todo el país con giras e inauguración de obras, aunque no se inicien.

Lo malo del Informe de AMLO es que no reconoció su error de cancelar el NAICM, cortar inversiones en petróleo y electricidad y generar un clima de incertidumbre sobre el cumplimiento de los compromisos del Estado Mexicano. Insistir en llevar adelante inversiones poco rentables con recursos públicos, mismas que no contaban con proyectos y que día a día se encarecen y enfrentan dificultades medioambientales, técnicas, legales y sociales como el Tren Maya y Dos Bocas. La falta de un plan de seguridad aeronáutica de Santa Lucía que permita la llegada de vuelos internacionales y el aumento de la capacidad aeroportuaria. Los recortes a rajatabla del gasto público, que además de castigar a servidores públicos honestos y esforzados, dejó sin abasto de medicamentos al sector salud, comprometió la entrega de libros de texto y dejó sin inversión en infraestructura al resto del país cancelando proyectos como el metro bus de la Laguna.

De los números no tiene caso hacer una análisis porque no hay manera de comprobar cifras con datos oficiales, pese a consultas a través del INAI, que no confirma lo informado. Es ocioso. No tiene sentido alegar sobre la base de otros datos, siempre desconocidos. La numeralia es inexistente.En el sector salud se detectan los casos más graves, que ponen en riesgo vidas humanas sin que exista una respuesta aceptable. pedir a Médicos y enfermeras compren medicamentos fue un desatino. decir que no es una urgencia la falta de medicinas contra el cáncer fue otro desacierto.

El Presidente de la República ha sido referente de unidad nacional, es su liderazgo el que permite dirimir diferencias y conjuntar esfuerzos por la buena marcha del país. En el Informe esperábamos una convocatoria para superar los enconos.

Sin embargo; AMLO se ha formado, con éxito, en la confrontación. No parece que su investidura cambie su estilo. Por desconocimiento, no incluye a los expertos en sus análisis, ni se toma el tiempo para leer y reflexionar, lo que provoca decisiones poco informadas. Su desconocimiento de los avances en la administración pública y la tutelación de los DDHH, lo confronta con los organismos autónomos. Han sido descalificaciones sin sustancia, someterlos es parte de sus afanes, al no valorar su trabajo y los equilibrios.

Otro aspecto negativo del Informe es la falta de respeto a medios de comunicación y periodistas y columnistas críticos. Desde la famosa frase de si la prensa no le aplaude en su mañanera ante noticias que considera valiosas, confundiendo público con prensa.

La crítica no implica necesariamente confrontación, es una práctica democrática, no hay gobierno que no la enfrente, y muchas veces aporta a evaluar que las diferencias no son irreconciliables, que la democracia implica pluralidad. Y la pluralidad valora la diversidad, porque a partir de distintos puntos de vista, de practicar el debate, se logra el triunfo de los mejores argumentos y por tanto de una mejor conducción.

La descalificación grosera, sátira, de encono a los críticos genera violencia verbal, peligrosa porque los seguidores y fanáticos pueden pasar de los dichos a los hechos y atacar o agredir a críticos, con lamentables consecuencias. ya de por sí enfrentamos asesinatos a periodistas con gran impunidad, por difundir información incómoda a cárteles o autoridades menores.

El gran tema es el de la seguridad pública, AMLO admitió no hay buenos resultados. No se ha resuelto y que crecen índices delictivos. Si bien asegura hay un cambio de paradigma, en realidad solo se estableció un marco legal para la actuación de las fuerzas armadas. Esto da pié a que afirme que hay menos violaciones a DDHH. Pero este pendiente sigue siendo una sombra sobre su gobierno.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.