Hay prioridades
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Hay prioridades

COMPARTIR

···
menu-trigger

Hay prioridades

04/03/2020
Actualización 05/03/2020 - 13:29

AMLO tiene sus prioridades, que no devienen de estudios o proyectos cuya viablidad esté comprobada, como el Tren Maya, Dos Bocas, un interoceánico que no despega, tres aeropuertos poco compatibles, y un Pemex que pronto perderá su calificación. Ahora está muy ocupado con la venta del sorteo de la lotería de un avión que no se rifa, pero que lo saca adelante del dispendio que significa tener la aeronave parada. El movimiento feminista le enoja, no lo entiende y por tanto su diagnóstico es pésimo, de cacerolistas y golpistas no lo baja. Su esposa tuvo que echar marcha atrás a su apoyo.

Las mujeres, hartas de la impunidad, de los abusos, lo mismo en el trabajo que en el transporte público o en sus casa, en la calle, en la escuela, han alzado la voz #NiUnaMenos refleja la demanda de seguridad que el Estado debe atender. Pero resulta que a AMLO se le olvidó. ¡Ya no se acuerda del movimiento que aún no empieza! Decidió vender los cachitos de la rifa de un avión, que no será entregado, el mismo #NueveNadieSeMueve. Los abucheos sonaron fuerte en redes y en artículos, por su insensibilidad de querer distraer la opinión pública con otra nota, como es su costumbre. Pero no aguantó. Y finalmente decidió que será el martes cuando circulen masivamente los boletos de Lotenal. Porque la perversidad de algunos señala que lo hace de mala fe, cuando en realidad, se le olvidó.

Ahora nos resultó olvidadizo, un poquito distraído, porque ese movimiento de las mujeres no es relevante. Piden que no las maten. Y como informó él trabaja diario en la seguridad. Y no le gusta que le pinten puertas o monumentos, cuando la furia de las jóvenes arrasa con todo. Ante la indiferencia, a la que hoy se suma de nuevo la invisibilizació, crece la ofensa. Hay desánimo entre algunas organizaciones por el combate constante, que trata de ser sutil, contra las feministas, que luchan por la igualdad. Por una sociedad donde el sexo no defina las relaciones de poder.

Pero yo le digo que las mujeres hemos logrado personalidad jurídica, patria potestad, acceso a un patrimonio, a la educación, al trabajo, a los derechos políticos, con marchas, prisión, ridiculización, burlas, confrontaciones, para salir de la invisibilidad, del anonimato, de las sombras, alzar la voz y pedir los mismos derechos, para construir una sociedad más justa.

Hoy nos toca alzar la voz por quienes ya no no pueden hablar, por las violadas, por las asesinadas, por las abusadas, hostigadas, borradas, porque no podemos ni debemos callar. Es mucha la violencia, la indiferencia, la justificación, de un tema que se ha agudizado. Hay quien dice que siempre ha sucedido lo mismo pero hoy los medios lo difunden. Es una verdad a medias. Cierto, las mujeres hemos sido históricamente abusadas, explotadas, sobajadas, anuladas, golpeadas.

Pero a raíz del cambio que permitió a las mujeres acceder a trabajos remunerados, cuando las mujeres empiezan a tener independencia económica, cuando se convierten en cabeza de familia, con familias ampliadas, sin padres, o surgen familias homoparentales, la educación patriarcal se ve amenazada y reacciona con violencia para volver a someter a las mujeres. No se ha impulsado una cultura de nuevas masculinidades, aunque ya parte de las nuevas generaciones han cambiado.

El decálogo de AMLO fue de vergüenza, no dice nada, no propone nada. No quiere diálogo con feministas, ni con mujeres, y ha puesto a Olga Sánchez Cordero, Segob, a encabezar diálogos que permitan diseñar políticas públicas para proteger a las mujeres de la violencia. Habrá que ver si se vuelven a abrir los refugios, o las guarderías, o la atención a reportes de violencia de género en hogares, o la capacitación de paridad de género en las escuelas, en los libros de texto, en materias universitarias como parte del plan de estudios, el prevenir acoso y hostigamiento en centros de trabajo impulsando instancias autónomas que atiendan las denuncias. En promociones laborales, en igualdad en el acceso a cargos de toma de decisiones. En fin, en tanto que hay por hacer se requiere de voluntad política. La duda es si AMLO atenderá las conclusiones o tendrá de otros datos.

Nos toca manifestarnos y la huelga del 9. No comprar nada, no salir a la calle, invisibilizarnos para que se visualice la ausencia de quienes ya no están. Es nuestro el compromiso. Alzar la voz es el primer paso, denunciar, obligar a que se mire lo que pasa, a que se tienda por el Estado. No más muertas, no más huérfanos. No más feminicidios que son crímenes de odio, que se toleran y que quieren reclasificarse como homicidios agravados, cuando son delitos autónomos. Por que muertos hay muchos, es de terror, tumbas escondidas en todo el país, el narcotráfico es cruel, y su motor es la ganancia. El feminicidio es otro tema, porque te matan por ser mujer irredenta e insumisa. El machismo responde a temas culturales, a roles de género que hoy se cuestionan, al romperse estereotipos.

Las prioridades de AMLO no se corresponden a las de las mujeres, porque en su agenda este tema no ha tenido importancia, ya que él mismo es parte de una generación formada en cultura patriarcal. Reflexionar no parece ser una de sus cualidades. Aunque el único contrapeso es la realidad. Y ahí están los resultados. No avanzamos en seguridad, en empleo, en inversiones, en mejor administración, en agendas de género o en otros aspectos. Y ahora resulta que los apoyos sociales, a los que destina miles de millones de pesos, no llegan a los beneficiarios. No hay padrones, no hay transparencia, no hay supervisión y así el dinero se queda por ahí, pero no llega a las personas objetivo. Así sucede en Tabasco donde sus adeptos abuchearon el desempeño de autoridades.

Las prioridades de AMLO tampoco se alinean con inversionistas. La construcción está parada. Pese a demanda de viviendas y de edificaciones nuevas, para modernizar ciudades, no se expiden reglas claras y no se invierte. En energía estamos peor, se cuestionan contratos vigentes, se pararon las rondas para asociarse con inversionistas privados, nacionales y extranjeras. Se inmovilizan energías limpias.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.