El peso de las palabras
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

El peso de las palabras

COMPARTIR

···
menu-trigger

El peso de las palabras

27/12/2018

La tragedia llegó este 24 de diciembre con el fallecimiento de Martha Erika Alonso, Gobernadora Constitucional de Puebla, y de Rafael Moreno Valle, senador y líder de la fracción parlamentaria del PAN en el Senado. Las condolencias a su familia y a los poblanos ha sido expresada por prácticamente toda la sociedad, clase política y empresarios. Ambos opositores al gobierno actual con una presencia muy importante en su partido, primera minoría en el Congreso.

No cesan las especulaciones en torno al accidente que les costó la vida y se exige una investigación imparcial de lo ocurrido. La causa no es el accidente en sí, es la confrontación y la descalificación que tanto el candidato perdedor Miguel Barbosa, como el Presidente AMLO y la líder de Morena, Yeidckol Polevnsky, han realizado en contra de los resultados electorales donde resultó ganadora Martha Erika Alonso. Hoy los tres enfrentan el peso de sus palabras.

AMLO expresó su inconformidad ante la resolución del TRIFE, la tachó de equivocada y antidemocrática. No visitó Puebla. Como Presidente electo se pronunció por la anulación de la elección y rechazó reunirse con la ganadora. No asistió ni mando representante a su toma de protesta. Anunció invitaría a Barbosa a su gabinete. En el PEF 2019 se redujo el monto destinado a la entidad, mas que Jalisco y Campeche. Tras accidente Olga Sánchez Cordero aseguró que estaban ya conciliando posiciones entre el Presidente y la Gobernadora.

Miguel Barbosa trató de anular la elección. Atacó a Martha Erika Alonso con todo tipo de descalificaciones. Sus señalamientos contra Rafael Moreno Valle fueron duros y amenazantes. Se declaró Gobernador Legítimo y con el apoyo de Yeidckol Polevnsky conformó un movimiento de resistencia contra la Gobernadora, al cual se incorporaron Diputados, Presidentes y autoridades Municipales, organizaciones morenistas, a quienes se prohibió tener cualquier tipo de encuentro con el gobierno estatal, pues según la dirigente de Morena era indigno tratar con Alonso. Calificó a Moreno Valle de barbaján y corrupto.

Las palabras pesan. La palabra dicha no puede volver atrás decía Horacio. Es mitad de quien la dice y mitad de quien la escucha y despierta pasiones. Por eso, porque la palabra tiene un significado, es que hoy lo dicho sobre Martha Erika Alonso y Rafael Moreno Valle adquiere relevancia. Si bien los tres actores citados expresaron su pésame ante los sucesos, el Presidente no pudo presentarse ante los poblanos en el funeral.

Las palabras dejan huella. Los abucheos, gritos de justicia y asesinos, fueron terribles ante la presencia de Olga Sánchez, representante de AMLO. En su conferencia matutina se comprometió a una investigación imparcial para aclarar y descalificó críticas que aseguró son solo de opositores al triunfo de su movimiento, los llamó neofascistas. No reconoció su responsabilidad en crear desconfianza.

Debemos reflexionar todos. La confrontación no es el camino. El Presidente de la República debe ser referente de unidad nacional. AMLO busca honrar su palabra empeñada para transformar a México. Es loable ese empeño. Si realmente quiere encabezar un movimiento de profunda transformación debe procurar sumar a todos. Dividirlos entre buenos y malos es maniqueo. Excluir en nada ayuda.

El discurso de división y confrontación ya dio origen a ataques de líderes morenistas contra el Poder Judicial, acto que el propio AMLO condenó. La palabra pesa, puede incitar a la violencia. Por eso es momento de reconciliar para poder construir. La política supera la violencia, permite la negociación de intereses contrapuestos para identificar lo que nos une y actuar en consecuencia. Es importante que AMLO reflexione sobre sus palabras. Ya ganó. Es nuestro Presidente y debe asumirse como tal.

Ahora vendrá la decisión del Congreso Local en Puebla para nombrar Gobernador Interino que deberá convocar a nuevas elecciones. Si bien es de mayoría de Morena, sería un atropello dejar de reconocer que el PAN ganó la Gubernatura si se quiere conducir un proceso civilizado. Por eso lo correcto sería que el Congreso designe a un panista como Gobernador Interino y evite usar su mayoría para avasallar en un momento que debe ser de reconciliación. Ojalá AMLO no se equivoque. Parece se requiere de mayoría calificada para elegirlo, lo que obligaría a negociar.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.