Rosario Guerra

Golpe de Estado

AMLO busca acabar con las instituciones democráticas para apuntalarse en el poder.

AMLO no necesariamente busca entregar el gobierno al ejército; busca acabar con las instituciones democráticas para apuntalarse en el poder. Las elecciones son la vía para crear gobierno e instituciones que atiendan a la población; desnaturalizarlas es perpetrarse al frente del país, no por decisión popular, es tomar por asalto el poder al invalidar la certeza, imparcialidad y legalidad en la conformación del Estado.

Por eso su engañosa propuesta de Reforma Electoral bajo el pretexto de austeridad no se justifica. Centralizar las elecciones en un único órgano federal resultará mucho más caro que los actuales Oples y los tribunales estatales. Simplemente, al organizar elecciones municipales con funcionarios, los respectivos viáticos por meses, actuando por consigna y no por interés nacional porque se reducen cabildos plurales. Lo que busca es el control. La democracia es mucho más barata y útil que sus elefantes blancos.

La democracia construye instituciones y gobierno, por eso, pese a sus fallas, los partidos políticos son entidades de interés público y su financiamiento debe transparentarse. Son el canal de expresión de la ciudadanía y deben estar a la altura de una defensa total contra pretensiones caudillistas.

Sociedad civil y partidos opositores tienen el reto de impedir que haya un retroceso. El INE y el TEPJF son bien calificados, porque organizan elecciones donde los actores son los ciudadanos, por eso gozan de aprobación y gran reconocimiento internacional.

La propuesta busca acabar con la pluralidad; asegurar mayorías legislativas por dos vías, reducir el número de legisladores y votar por listas que elaboren los partidos, sin cuestionamiento de candidatos indeseables pero fieles. Disminuir el financiamiento a autoridades electorales y partidos para reducir su competitividad y responsabilidades. Minimizar procesos y mantener consejeros y magistrados electorales, en menor número, con mayores cargas de trabajo que minen su desempeño.

Elegir autoridades electorales por voto popular, en detrimento de experiencia y conocimientos. Acabar con la profesionalización de estas instituciones. Permitir propaganda oficial en procesos electorales y disminuir el acceso de partidos a medios de comunicación. Actores que trabajarán por consigna, no conforme a derecho. Se desmantela el padrón electoral que pasa al control de Estado, a ver quién puede votar, ya sin intervención del INE. Se rompe vínculo entre legislador y ciudadano, todo lo deciden las cúpulas partidistas.

Aun cuando Morena y aliados no tienen votos para reforma constitucional, pueden optar por cambios a la legislación electoral, como fiscalización, multas, delitos electorales, alianzas, tiempos en medios, propaganda gubernamental, lo que les daría ventajas en financiamiento ilegal y participación de gobierno en los procesos.

¡Hay alerta nacional! Es un golpe a la creación de gobiernos e instituciones. Muchos no lo dimensionan, pero es urgente alzar la voz, protestar, tomar las calles, es nuestro destino común, la convivencia de lo diverso que caracteriza igualdad y libertades. Ese es el reto.

Hasta el episcopado mexicano ha convocado a resistir. Hacen una defensa del INE y del TEPJF que abrieron camino para la democracia real en México e hicieron posible la alternancia. Aseguran que la iniciativa de AMLO es altamente regresiva y agravia la representación de mayorías y minorías, elimina autonomía e imparcialidad en el soporte del Estado Mexicano. Piden no poner en riesgo la estabilidad y gobernabilidad del país.

Este 13 de noviembre, el Frente Cívico Nacional y otras organizaciones de la sociedad civil, constituidas como Unid@s, convocamos a una marcha en defensa del INE y el TEPJF. No podemos callar; hay que alzar la voz, participar en la movilización es un rechazo rotundo a un autoritarismo creciente.

Puedes participar asistiendo, comparte en redes toda la información, acompañen en los estados la marcha, coloquen mantas en sus ventanas, en sus casas, con la frase #El INE no se toca, socializa el tema con familia, amigos y vecinos.

¡Estamos en emergencia nacional! Todos debemos unirnos, sociedad civil, organizaciones feministas, discapacitados, grupos vulnerables, comunidad LGBTT+, sindicatos, partidos políticos, agrupaciones políticas nacionales, grupos liberales, académicos, periodistas, estudiantes, maestros, líderes vecinales. Debemos alzar la voz contra la tiranía. Después no habrá espacio para expresarnos. Es hoy que tenemos que frenar la destrucción de nuestra democracia, nuestras libertades y derechos. No faltes el 13 de noviembre, 10:30 en Ángel de la Independencia.

COLUMNAS ANTERIORES

Debates y proyecto
¿Qué cambia?

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.