Banxico inclinado a recortes de tasa este año
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Banxico inclinado a recortes de tasa este año

COMPARTIR

···

Banxico inclinado a recortes de tasa este año

03/04/2019

Las condiciones para Banco de México (Banxico) han cambiado desde su último incremento en la tasa de referencia el 20 de diciembre de 2018. En lo que va de 2019, ha dado a conocer dos decisiones y un informe trimestral, en los cuales ha construido el caso para posibles recortes a partir de la segunda mitad del año. Con ello, la discusión entre los participantes del mercado se ha tornado hacia el momento en el que iniciará a relajar condiciones monetarias, el ritmo y la magnitud total.

El comunicado de la semana pasada ofreció información importante sobre los temas de mayor relevancia para la Junta de Gobierno. Estos podrían dividirse en: (1) Panorama global, (2) coyuntura local, y (3) cuestiones estructurales.

En relación al entorno internacional, Banxico probablemente se verá forzado a unirse a la inercia dovish de los principales bancos centrales. Hoy en día es evidente la preocupación sobre la desaceleración global, a tal grado que el Reserva Federal (Fed) ha enviado la señal de haber finalizado el ciclo de alza de tasas, teniendo en mente la necesidad de mitigar el efecto de una posible recesión en Estados Unidos dentro de dos años. En general los bancos centrales tendrán el incentivo de compensar los efectos de la actual desaceleración.

En términos coyunturales, Banxico reconoció una combinación de una economía mexicana desacelerándose e inflación que continúa un proceso de convergencia hacia su objetivo de 3.0 por ciento. No obstante, no dejó de enfatizar algunos factores que pudieran poner en riesgo el desempeño inflacionario, entre ellos los precios de los commodities, el tipo de cambio (que actualmente mantiene un ancla importante por el nivel de tasa actual) y la lenta disminución del componente subyacente. Esta aseveración sugiere un tono de cautela.

Estructuralmente, Banxico continúa enfatizando, desde hace mucho tiempo, la necesidad de mantener cuentas fiscales sanas y un marco macroeconómico sólido en pro de la inversión y productividad. En este sentido, la Junta de Gobierno será prudente en la conducción de la política monetaria y observará con atención el cumplimiento de los objetivos fiscales y la situación de Pemex, los cuales se verán reflejados en la dinámica del peso y otros activos mexicanos hacia delante.

En general, esto nos muestra que el panorama actual y el nivel de tasa real en México en comparación con otros mercados emergentes pudieran darle flexibilidad a Banxico para ir normalizando su tasa hacia niveles de equilibrio, pero probablemente mantendrá el sentido de cautela y ortodoxia, que tanto lo han caracterizado a lo largo de los años.

Twitter: @alexpadillasan

*Las opiniones que se expresan en esta columna no necesariamente coinciden con las del Grupo Financiero Banorte, por lo que son responsabilidad exclusiva del autor.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.