2019: Débil inicio para el dólar
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

2019: Débil inicio para el dólar

COMPARTIR

···
menu-trigger

2019: Débil inicio para el dólar

18/01/2019

Contrario al típico desempeño en mercados al final del año, la transición entre 2018 y 2019 no dio muestras de pausa. La reducción de la profundidad de operación fue imperceptible, con algunas sesiones observando balances francamente violentos. Este desempeño fue resultado de la última alza en tasas de la Reserva Federal y la preocupación de que su ciclo alcista impactará negativamente a la economía norteamericana, la cual ya se encuentra en una fase madura. Además, se conocieron algunas cifras económicas y guías corporativas deslucidas, mientras el caos político en Estados Unidos imperó y hoy recorre el shutdown más largo de la historia.

Irónicamente, el descalabro en bolsas y otros activos de riesgo en diciembre es el impulso de este fuerte inicio de 2019. La mayor secuela del periodo de volatilidad de diciembre es la significativa revaluación de las expectativas sobre la trayectoria de la tasa de la Reserva Federal (Fed) para este año, incluso con un descuento que en los primeros días de operación llegó a reflejar recortes a la tasa de los Fed Funds, tras operar apenas a inicios de diciembre con el equivalente a dos alzas de 25 puntos base. ¿Qué significa esto? Que en menos de un mes, el mercado pasó de esperar que la Fed continuaría con su ciclo de alza en tasas a uno en donde incluso había apuestas a que las bajara.

Ante la magnitud de este movimiento, el dólar ha experimentado un notorio debilitamiento y es el principal factor para explicar el reciente desempeño positivo en otras monedas, donde cruces emergentes como el peso mexicano han sido las más beneficiadas. Más aún, la comunicación reciente de los miembros del Fed, incluido su presidente Jerome Powell, han girado formalmente hacia un tono mucho menos sesgado por subir tasas de interés (i.e. dovish) optando por la utilización de dos nuevos conceptos clave: paciencia y flexibilidad.

Sin embargo, paciencia y flexibilidad no necesariamente equivalen a pausa. Por esto, la especulación sobre una Fed totalmente inmóvil es, bajo las condiciones actuales, excesiva ante lo cual el mercado podría volver a descontar maniobras restrictivas, soportando de nuevo al dólar y posiblemente moderando la demanda por activos de riesgo.

El forcejeo entre el Fed y los mercados definirá la dirección de la operación este año, junto a una agenda geopolítica sumamente activa y una escena de mayor fragilidad en el crecimiento económico global.

*Las opiniones que se expresan en esta columna no necesariamente coinciden con las del Grupo Financiero Banorte, por lo que son responsabilidad exclusiva del autor.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.