Economista en Jefe de INVEX

Panorama para la economía en 2024

Cuando hace apenas unos meses los datos observados para EU eran mejores a los previstos por el mercado, ahora éstos sorprenden consistentemente de forma negativa.

Los índices de sorpresa económica para Estados Unidos, ya sea el que calcula Bloomberg o el que elabora Citigroup, van a la baja después de haber repuntado significativamente en meses previos. En otras palabras, cuando hace apenas unos meses los datos observados eran mejores a los previstos por el mercado, ahora éstos sorprenden consistentemente de forma negativa.

Justo cuando el empleo parecía sostener al consumo privado (70 por ciento del PIB de la economía más grande del mundo), indicadores recientes del sector bancario, así como algunos relacionados con el mercado laboral, sugieren un freno importante a nivel generalizado.

¿Qué ocurrió? Que la economía norteamericana finalmente resintió el impacto de tasas de interés elevadas. Tasas de interés que aumentaron desde marzo de 2022 ante la implementación de una política monetaria que buscó controlar la mayor inflación de los últimos 40 años. Tasas que podrían mantenerse altas por más meses antes de brindar un respiro a los mercados.

En INVEX, nuestro pronóstico para el crecimiento del PIB de Estados Unidos en 2024 se ubica en 1.1 por ciento (1.2 por ciento consenso de Bloomberg). Los correspondientes a la inflación general y subyacente se sitúan en 3.1 y 3.0 por ciento, respectivamente (alrededor de 2.5 por ciento estimado por el consenso para ambas categorías). Al igual que el mercado, no anticipamos una recesión en Estados Unidos en 2024 debido a la resistencia que podría mostrar el mercado laboral. Somos más pesimistas en las expectativas de inflación en comparación con el consenso debido a que la relativa fortaleza del empleo sostendría impulsos adicionales en los precios a pesar de una desaceleración. Principalmente si el empleo no se contrae en algún momento del próximo año.

La posibilidad de que la inflación (sobre todo la subyacente) no confirme una trayectoria hacia el objetivo de 2.0 por ciento de la Reserva Federal (FED), hace pensar que el banco central no disminuirá su tasa de referencia pronto. Los estimados del inicio del ciclo de baja de tasas por parte de la FED van de marzo a diciembre de 2024. En INVEX anticipamos el primer recorte de 25 puntos base en el mes de junio.

El hecho que el ciclo de baja de tasas empiece el próximo año –independientemente del mes en que éste ocurra– ha debilitado al dólar frente a una canasta amplia de divisas. Esperamos que esta situación persista en la medida en que se aproxime la fecha del primer recorte en la tasa de interés de la FED.

En cuanto a la economía local, aún interpretamos con cautela el más reciente ajuste al alza en el estimado de crecimiento del PIB de 2024 que presentó Banco de México (Banxico) en su más reciente informe trimestral (de 2.1 a 3.0 por ciento). Por nuestra parte, mantenemos la previsión en 2.2 por ciento hasta no contar con información suficiente que apunte hacia un crecimiento en Estados Unidos mayor al que actualmente prevemos, flujos de nuevas inversiones impulsados por proyectos concretos de nearshoring y no únicamente anuncios, así como el destino final y real del gasto que excederá a los ingresos en cinco puntos porcentuales del PIB en 2024 de acuerdo con información de la Secretaría de Hacienda.

Con relación a la inflación, y a pesar del ajuste al alza que presentó Banxico en su más reciente informe trimestral, el instituto central aún es relativamente optimista. De acuerdo con nuestras previsiones, estimamos un avance de 4.4 y 4.2 por ciento a tasa anual en los índices de precios al consumidor general y subyacente al cierre de 2024 (contra 3.4 y 3.3 por ciento de acuerdo con el banco central).

Con relación a las decisiones de política monetaria, anticipamos el primer recorte en la tasa de interés de referencia de Banxico en marzo de 2024. No se prevé otro recorte a partir de ese mes hasta que la FED inicie el ciclo de baja de tasas, probablemente en junio. El nivel que estimamos para la tasa de referencia al cierre de 2024 es 9.50 por ciento, nivel que generaría una tasa real ex-ante aún restrictiva (cerca de 5.50 por ciento de acuerdo con nuestros cálculos).

Respecto al tipo de cambio, la posibilidad de que el crecimiento en México se mantenga firme a pesar de una desaceleración en la actividad de su principal socio comercial, la entrada de capitales por las estrategias de relocalización, así como una economía estructuralmente sana, generan perspectivas positivas para la paridad cambiaria peso-dólar. Después de colocarse alrededor de 17.50 pesos al cierre de 2023 (estimado de INVEX), el tipo de cambio podría depreciarse por una relativa disminución del diferencial contra las tasas en dólares para cerrar 2024 en 18.00 pesos por dólar.

Este año fue turbulento no solo para los mercados de renta fija y renta variable. También lo fue para los distintos indicadores económicos que analistas alrededor del mundo seguimos día con día como parte de nuestro trabajo. A ver qué tal pinta 2024.

El autor es economista en jefe de INVEX

COLUMNAS ANTERIORES

Riesgos económicos para México por la elección… en Estados Unidos
Las incógnitas para la política monetaria en 2024

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.