Economista en Jefe de INVEX

La incógnita sobre la tasa terminal

La diferencia entre la tasa de referencia mínima y máxima que se espera para el cierre de 2023 es de 200 puntos base. Es decir, los estimados van de 10 a 12 por ciento.

Ahora sí. Una vez que el ciclo de política monetaria restrictiva está por concluir en nuestro país, los analistas locales, e incluso algunos externos, enfrentamos una importante incógnita: el objetivo para la Tasa de Interés Interbancaria a un día del Banco de México (la tasa de referencia del Banxico) al cierre de 2023.

Por supuesto que el nivel de la tasa de referencia al término del año dependerá del comportamiento de la inflación y de lo que en algún momento Banxico denominó “las circunstancias prevalecientes” en la economía. Por ahora nadie lo tiene claro. Probablemente ni los miembros de la Junta de Gobierno del Banco Central.

El nivel actual de la tasa de referencia es de 11.25 por ciento. Después de su reunión de finales de marzo, Banxico no dio una guía explícita sobre la decisión de política monetaria que podría ejercer en mayo, especificando únicamente que su próxima decisión se tomará “en función del panorama inflacionario, considerando la postura monetaria ya alcanzada”.

Nuestro estimado para el nivel de la tasa de referencia, que en junio de 2021 se encontraba en 4.00 por ciento, es de 11.50 por ciento para el cierre de 2023. Esto es, anticipamos un incremento de 25 puntos base (pb) adicionales en mayo y no anticipamos más aumentos en el segundo semestre si la inflación (principalmente la subyacente) confirma la trayectoria de descenso en la que se ubica actualmente.

De un total de 35 instituciones encuestadas por Citibanamex el pasado 3 de abril, 16 de éstas (47 por ciento) estimamos que la tasa de referencia al cierre de 2023 será de 11.50 por ciento. El 17 por ciento (seis participantes) estima que no se registrarán más movimientos (esto es, la tasa de referencia cerrará el año en su nivel actual de 11.25 por ciento). El 33 por ciento de los encuestados (11 participantes) estima que la tasa se recortará al menos en una ocasión antes de concluir el año. Sólo un participante (3.0 por ciento) estima al menos otro incremento más después de mayo.

De hecho, la diferencia entre la tasa de referencia mínima y máxima que se estima para el cierre de 2023 es de 200 puntos base. Efectivamente, los estimados puntuales van de 10.00 a 12.00 por ciento. Al menos desde el inicio de la pandemia no se había visto tal discrepancia entre las estimaciones de los analistas. Incluso las probabilidades implícitas en los futuros de tasas de interés arrojan señales divergentes.

Desde un personal punto de vista, una tasa de referencia mayor a 11.50 por ciento después de mayo sugeriría un problema de inflación hacia delante. Asimismo, más incrementos en dicha tasa podrían interpretarse como un intento más del Banco Central para evitar un deterioro de las expectativas inflacionarias, que de hecho se han estabilizado. Ya no se registra una situación similar a la de 2021 y 2022 donde la inflación sorprendía consistentemente al alza y los estimados para el cierre de año no paraban de aumentar. Incluso los publicados por el mismo Banco Central en sus comunicados de política monetaria o informes trimestrales.

De manera análoga, una tasa menor a 11.50 por ciento, sobre todo cercana a 10.00 por ciento, ocurría sólo en un escenario de fuerte desaceleración (o incluso contracción) en el crecimiento económico que permitiera un descenso relevante de la inflación. Por ahora, los estimados de crecimiento para nuestro país se han ajustado al alza por mejores perspectivas para la demanda interna. No en balde aumentamos nuestro estimado de crecimiento para el PIB de México en 2023 de 1.2 a 1.5 por ciento y la Secretaría de Hacienda confirmó una proyección de 3.0 por ciento para este año en los Pre-Criterios Generales de Política Económica 2024.

Una vez que se resuelva la incógnita sobre la tasa de referencia en diciembre próximo, ya habrán pasado varios meses desde que los analistas intentaremos anticipar el nivel de dicha tasa para el cierre de 2024. Por ahora, y no sorpresivamente, la diferencia entre la tasa de referencia mínima y máxima en la encuesta de Citibanamex es de ¡400 puntos base! Esto es, 6.00 y 10.00 por ciento, respectivamente. Nuestro estimado se ubica en 9.00 por ciento.

Lo más relevante será la pauta que marcará el Banco Central. No cabe duda de que una reversión prematura de la política monetaria (sobre todo después de una inflación no vista en 20 años) podría ser muy perjudicial para la economía. Habrá que estar muy atentos a los mensajes que envíe el Banco Central durante los siguientes meses.

El autor es economista en jefe de Invex.

COLUMNAS ANTERIORES

Riesgos económicos para México por la elección… en Estados Unidos
Las incógnitas para la política monetaria en 2024

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.