Falsedades para tomar pésimas decisiones
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Falsedades para tomar pésimas decisiones

COMPARTIR

···
menu-trigger

Falsedades para tomar pésimas decisiones

02/11/2019

El gobierno federal, no sabemos a ciencia cierta si con toda mala intención, o simplemente por una evidente y profunda ignorancia de los titulares de algunas entidades y secretarías, está socavando el cimiento mismo de uno de los pilares más importantes con que podría contar nuestro país para elevar su competitividad y garantizar el desarrollo sostenible de todos los mexicanos: La industria de las energías renovables y limpias.

El lunes pasado, la Secretaría de Energía emitió un acuerdo para modificar los lineamientos que establecen los criterios para otorgar Certificados de Energías Limpias (CEL’s), un instrumento mercantil establecido en la Ley de la Industria Eléctrica, en su Título Cuarto, Capítulo III, Artículos del 121 al 129, con el objeto de fomentar e incentivar inversiones en nuevas centrales de generación de energía eléctrica desde fuentes limpias. Básicamente, el acuerdo permite que se otorguen CEL’s por la energía limpia generada en centrales generadoras propiedad de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), hidroeléctricas, geotérmicas y la nuclear de Laguna Verde, existentes desde antes de la entrada en vigor de la Ley el 11 de agosto de 2014, sin necesidad de que esa energía provenga de un incremento real en la capacidad de generación de dichas centrales, como se condicionaba antes.

El referido acuerdo, además de una deficiente redacción y de haber evadido la responsabilidad de realizar una manifestación de impacto regulatorio, fundamenta esta modificación en evidentes falsedades y conjeturas.

Manifiesta la Secretaría de Energía en los considerandos del acuerdo, que al ser los Certificados de Energías Limpias actos mercantiles, entonces “son susceptibles de generar especulación comercial en el mercado”, e inmediatamente en el siguiente párrafo, afirma: “que derivado de la especulación comercial de los Certificados de Energías Limpias, se han generado incrementos en el precio de la energía eléctrica producida por energías limpias, y como consecuencia se ha generado un aumento en las tarifas eléctricas que afecta la economía de los usuarios finales, principalmente aquellos de tipo doméstico, lo que impacta de manera directa en el poder adquisitivo del salario de las familias mexicanas, principalmente aquellas de escasos recursos.”

Nada más falso, en primer lugar, no ha habido lugar a la especulación con los Certificados de Energías Limpias, precisamente los tenedores de esos títulos se quejaban de que el gobierno mexicano no estaba haciendo exigible a los sujetos a quienes la Ley les establece la obligación de adquirirlos, que lo hicieran, por lo cual no había demanda y en consecuencia el precio de los certificados se encontraba artificialmente por debajo de su valor real, debido a la inacción del propio gobierno. Igualmente es falso que esa supuesta especulación (si la hubiera) genere incrementos en el precio de la energía eléctrica producida por energías limpias, simplemente no hay modo que eso ocurra, la mayoría de las grandes centrales de generación de energía renovable limpia, ofertaron precios por kilowatt hora en subastas públicas, precio que no pueden modificar, además de ser los precios más bajos jamás obtenidos de electricidad comparados con cualquier otra tecnología de generación. CFE estaría comprando a dichos generadores, a precios muy por debajo inclusive de su propio costo de producción en plantas propias. Muchos de esos generadores ofertaron precios bajos, no solo porque es muy competitiva ya la tecnología de las renovables, sino porque esperaban complementar sus ingresos con la venta de productos asociados, entre ellos, los Certificados de Energías Limpias. Es decir, contrariamente a lo afirmado, un mercado sano y robusto de CEL’s, ayudaría a obtener precios mas bajos por la electricidad generada desde fuentes renovables.

Por lo anterior, tampoco es verdad que las energías renovables hayan ocasionado aumentos en alguna de las tarifas eléctricas, y mucho menos en las de tipo doméstico que se aplica a las familias mexicanas de escasos recursos. Antes al revés, si en lugar de imponer frenos, se fomenta e incentiva el crecimiento de las renovables en la mezcla energética nacional, mediante instrumentos como los CEL’s, con lineamientos justos para el mercado como los que aplicaban antes del triste acuerdo modificatorio publicado el lunes pasado, sería la única manera de reducir en términos reales las tarifas de energía eléctrica, no solamente las que ayudarían a tener una industria más competitiva, sino también aquellas que pagan en sus hogares las familias de más bajos ingresos, que hoy se mantienen bajas gracias a subsidios que le cuestan muchos miles de millones de pesos al país anualmente.

Precios más bajos gracias a un mayor porcentaje de renovables en la mezcla, ayudarían a reducir el alto costo de los subsidios, lo que dejaría una gran bolsa de recursos disponibles para atender las necesidades de esas familias, en lugar de seguir utilizando a los pobres como bandera política y débil argumento para fundamentar sus malas decisiones.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.