Construyendo

Descarbonizar o no descarbonizar, esa es la política pública

Las principales economías del mundo están fallando en implementar políticas efectivas que promuevan una transición rápida hacia un futuro libre de carbono.

La crisis climática es el desafío más apremiante de nuestro tiempo. A medida que los efectos del cambio climático se vuelven más evidentes y devastadores, la necesidad de una acción decisiva para descarbonizar el planeta se ha vuelto imperativa. Sin embargo, a pesar de la retórica y los compromisos internacionales, las principales economías del mundo están fallando en implementar políticas efectivas que promuevan una transición rápida hacia un futuro libre de carbono.

Los líderes mundiales, presionados por intereses económicos y electorales a corto plazo, a menudo vacilan en tomar las medidas drásticas necesarias para reducir las emisiones de carbono. Esta falta de acción subestima la magnitud del problema y las soluciones requeridas. La dependencia continua de combustibles fósiles, subsidiada y apoyada por políticas obsoletas, sigue siendo un gran impedimento para el progreso.

Las economías más grandes del mundo, aunque han hecho algunos avances, todavía no han logrado un cambio sistémico hacia energías renovables. En lugar de apostar de manera contundente por tecnologías limpias y sostenibles, a menudo optan por soluciones intermedias que no resuelven el problema de fondo. La falta de coordinación global exacerba la situación. Mientras que algunos países avanzan en sus políticas internas, la ausencia de un marco global coherente y vinculante dificulta la implementación de estrategias efectivas a nivel internacional. Esto crea un panorama desigual donde algunos países progresan, pero otros quedan rezagados, lo que en última instancia diluye los esfuerzos colectivos y perpetúa la inercia.

La justicia climática es otro aspecto crucial que a menudo se pasa por alto en las políticas de descarbonización. Las naciones más ricas, responsables de la mayor parte de las emisiones históricas, tienen una deuda ecológica con las naciones en desarrollo, que son las más afectadas por los impactos del cambio climático. Sin embargo, la transferencia de tecnología y el financiamiento para la adaptación y mitigación del cambio climático siguen siendo insuficientes. Esta falta de apoyo no solo es moralmente cuestionable, sino que también impide que las naciones más vulnerables desarrollen sus economías de manera sostenible.

Es esencial que las economías más importantes del mundo tomen la delantera en la lucha contra el cambio climático, no solo por su capacidad económica y tecnológica, sino también por su responsabilidad histórica. Esto requiere una transformación radical en la forma en que se diseñan y ejecutan las políticas públicas. La inversión en investigación y desarrollo de tecnologías limpias, la eliminación gradual de los subsidios a los combustibles fósiles, la implementación de impuestos al carbono y la promoción de la eficiencia energética son pasos cruciales.

La participación ciudadana y la presión de la sociedad civil son elementos indispensables para catalizar el cambio. Los movimientos sociales y la demanda creciente de una acción climática más ambiciosa pueden influir significativamente en las políticas gubernamentales. La transparencia y la rendición de cuentas deben ser pilares fundamentales en esta transición, asegurando que los compromisos climáticos no se queden en promesas vacías sino que se traduzcan en acciones concretas y sostenibles.

La descarbonización es una tarea monumental que requiere un esfuerzo coordinado y decidido. La inacción o los progresos mínimos ya no son aceptables frente a la magnitud de la crisis climática. Es imperativo que los gobiernos, las empresas y la sociedad civil trabajen juntos para lograr una transición justa y sostenible hacia un futuro libre de carbono. Solo así podremos garantizar un planeta habitable para las generaciones presentes y futuras.

Raúl Asís Monforte González.

E-mail: raul@mienergiamx.com

Facebook: Raúl Asís Monforte González

Twitter-X: @raulmonforteg

COLUMNAS ANTERIORES

Almacenamiento de energía, puente entre generación y uso efectivo
La industria automotriz, en supercarretera hacia la electrificación

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.