Construyendo

Cuando aun rompiendo récords, resulta insuficiente

El gasto total en tecnología limpia creció 17 por ciento para alcanzar los 1.8 trillones de dólares. El esfuerzo, aunque bueno, no ha sido suficiente.

La inversión global en transición a energía limpia alcanzó nuevo récord en 2023 gracias a que el planeta entero ha generado una mayor consciencia y se está moviendo en el sentido correcto para frenar la amenaza del cambio climático. Sin embargo, la ruta para alcanzar la neutralidad de emisiones de gases de efecto invernadero, aún está fuera del alcance. Es decir, el esfuerzo, aunque bueno, no ha sido suficiente para re encauzarnos hacia el net zero.

De acuerdo con un reciente reporte de BloombergNEF, el gasto total en tecnología limpia creció un 17 por ciento para alcanzar los 1.8 trillones de dólares, lo que incluye instalaciones de energía renovable, la compra de vehículos eléctricos, la construcción de sistemas de producción de hidrógeno y otras tecnologías verdes.

La inversión históricamente alta es un reflejo claro de la urgencia internacional por combatir el cambio climático y detenerlo, sin embargo habría que estar invirtiendo más del doble si queremos que las emisiones y las capturas de carbono reflejen un balance neto cero en 2050.

Este fenómeno de generar la preocupación, emprender las acciones y obtener magníficos resultados, pero que no son suficientes, implica el riesgo de producir angustia y desánimo.

Y es que el mundo actual aún está lleno de incertidumbre y además es frágil, sus estructuras son muy vulnerables, tanto las sociales, como las políticas, económicas y ambientales. Al mismo tiempo, es un mundo que se ahoga en una gran cantidad de información, pero que es difícil de discernir entre lo que es verdadero y lo que es falso. Se está rompiendo el paradigma de la linealidad de las soluciones, ya no es garantía para lograr un objetivo el seguir una serie de acciones y cumplir ciertas reglas. Hoy, es necesario ajustar la dirección, la velocidad y el sentido mientras se está buscando el camino, y aún así no se tiene la certeza del resultado.

Al Gore dice que la pregunta más pertinente e importante que tenemos que hacernos en estos tiempos es ¿cómo podemos acelerar la solución para el cambio climático?

Tenemos las soluciones a la mano, sabemos cómo hacerlo, y estamos seguros de que esta crisis va a ser resuelta, pero, ¿lo haremos a tiempo?

Uno de los mejores aceleradores está relacionado con los incentivos, especialmente los económicos, y muchos dirán con razón que no deberían ser necesarios y que la mejor motivación debería ser el simple hecho de resolver un asunto que amenaza nuestra propia existencia, pero es tarde ya para re educar al mundo.

Mientras tanto, los combustibles fósiles continúan recibiendo varias veces más subsidios e incentivos que las energías limpias y renovables, esto tiene que cambiar radicalmente y tiene que hacerse pronto, muy pronto.

México tiene que encaminarse decididamente hacia la descarbonización de sus sistemas energéticos y de toda su economía, es un magnífico inicio de ese cambio de estrategia el que se haya determinado la inconstitucionalidad de la absurda reforma energética que pretendió implementarse, pero aún falta mucho por convencer y por hacer, es tarea de todos no rendirse, no angustiarse, y mantener alta la motivación, ¡seguro valdrá la pena!

Raúl Asís Monforte González.

E-mail: raul@mienergiamx.com

Facebook: Raúl Asís Monforte González

X-Twitter: @raulmonforteg

COLUMNAS ANTERIORES

El candidato o candidata que la industria de la construcción necesita
Accidentes en obras de infraestructura, asunto que requiere atención

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.