Apuntes Globales

Vacunas por migrantes

Es manifiesta la sed tanto de Canadá como de México por las vacunas. Y en ese sentido, es de celebrarse el adelanto que hace el gobierno de Biden.

Medios estadounidenses y mexicanos han especulado que se está dando un quid pro quo: Estados Unidos nos adelantará vacunas y México se compromete a filtrar a los migrantes en tránsito llegando a la frontera México-Estados Unidos.

Es manifiesta la sed tanto de Canadá como de México por las vacunas. Y en ese sentido, es de celebrarse el adelanto que hace el gobierno de Biden. El nuevo inquilino de la Casa Blanca entiende que el bienestar de su país está ligado al de sus vecinos y buscó y encontró la oportunidad de adelantarnos un número importante de vacunas.

¿Por qué no es manifiesta la sed de AMLO por evitar una crisis migratoria en la frontera con Estados Unidos?

La crisis en la frontera que se deseaba evitar en el arranque del gobierno de Biden ya está aquí –están llegando masivamente migrantes a la frontera sur de Estados Unidos–. Y los republicanos y los antimigrantes en Estados Unidos se han unido nuevamente para señalar que la frontera está fuera de control.

The New York Times, por ejemplo, durante lunes, martes y miércoles de esta semana tuvo una nota de primera plana sobre esta llegada masiva de niños y familias centroamericanas y otros nacionales como venezolanos y cubanos que, aprovechando el agua revuelta, intentan alcanzar el sueño americano.

En lo que va del año fiscal (1 de octubre), el Departamento de Seguridad Interna de Estados Unidos reporta que se han registrado 396 mil migrantes, en comparación con 201 mil 600 durante el mismo periodo del año pasado. En febrero de 2021, la Patrulla Fronteriza aprehendió a cerca de 100 mil personas, más de cinco veces que en febrero del año anterior.

Mientras la crisis migratoria se ha ido gestando, AMLO simple y sencillamente ha estado en otra cosa –reforma eléctrica y su pleito con el Poder Judicial–. Esta aparente despreocupación de AMLO, me parece, es el motivo de la especulación de los diarios: vacunas por migrantes.

Los críticos de AMLO han señalado que para que reaccione hay que amenazarlo. Trump lo hizo en mayo de 2019 –o frenan a las familias de migrantes centroamericanos o les imponemos aranceles de 5 por ciento mensual hasta llegar a 25 por ciento–. Y México se aplicó y filtró a los migrantes en tránsito.

Me parece que ahora el tema es más complejo. En junio de 2019, el gobierno de AMLO pudo, de manera relativamente eficiente, filtrar y contener el flujo de familias centroamericanas. Cambió en 180 grados su política migratoria y su narrativa. De "bienvenido hermano centroamericano" a "no vas a transitar por territorio nacional". Pero los filtros mexicanos estaban respaldados por la retórica abusiva y los muros de Trump.

Ahora fue Biden el que cambió el discurso migratorio de Estados Unidos en 180 grados. Los migrantes son bienvenidos. Ya abrió las cortes migratorias y los peticionarios de asilo centroamericanos esperando en nuestro país a través del programa Quédate en México están pasando a Estados Unidos y será en ese país donde esperen el término de su proceso de asilo.

En los tiempos de Biden, la narrativa que han creado los polleros y traficantes de personas, pero también muchas organizaciones sociales de buena voluntad, señala que llegó el momento de correr a la frontera de Estados Unidos, pues el nuevo gobierno les dará cabida a todos.

El capital político que le está metiendo Biden personalmente a la reforma migratoria y a procesos migratorios más humanos simplemente no tiene precedente. La enjundia de Biden por la reforma migratoria ha sorprendido, incluso, a sus propios seguidores.

El país más beneficiado de una reforma migratoria después de Estados Unidos sería México. Si se habla de los DACA, casi 80 por ciento son connacionales; si se habla de irregulares, más de 50 por ciento. Nuestra gente en Estados Unidos tiene todo que ganar. Sobra decir que las aspiraciones migratorias de Biden son un bálsamo para nuestra gente en Estados Unidos y, por ende, para sus familiares y redes en México.

AMLO tiene que dar la cara por los migrantes. Por los mexicanos y los centroamericanos. Su gobierno aún puede evitar que se profundice la crisis migratoria en la frontera.

Hay que tener claro que quienes van a ganar si la crisis se profundiza y la frontera se sale de control son Donald Trump y los grupos supremacistas blancos que lo adoran. Los conservadores en Estados Unidos no sólo le negarán a Biden sus legítimas aspiraciones migratorias, sino que tendrán un trampolín político enorme para arrebatarle a los demócratas la mayoría de las cámaras legislativas en noviembre de 2022 y perfilarse para la Casa Blanca en 2024.

COLUMNAS ANTERIORES

AMLO y Biden: camino a la negligencia
La particular crisis en la frontera

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.