menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

El escaso triunfo de Biden

COMPARTIR

···
menu-trigger

El escaso triunfo de Biden

06/11/2020
Actualización 06/11/2020 - 12:53

Si las tendencias de votación se confirman, el próximo 20 de enero Joe Biden tomará protesta como el presidente número 46 de Estados Unidos. Sin embargo, el escenario político está completamente polarizado y tendrá la tarea titánica de unificar al país.

Días antes de la elección se especulaba que Biden ganaría holgadamente. Incluso, en los medios de comunicación se hablaba de una 'ola azul' que también se llevaría el Senado. No fue así. ¿Por qué? ¿Qué fue lo que falló?

Durante las dos últimas semanas previas a la elección, Trump se fortaleció mucho, visitó más de doce estados entre los cuales destacan los famosos 'columpio', es decir, aquellos que tienden a fluctuar entre demócratas y republicanos: Georgia, Pensilvania, Michigan, Carolina del Norte, Wisconsin y Florida.

Ignoró la pandemia y volvió con sus mítines políticos. Acusó a Biden de refugiarse durante toda la campaña en su sótano y, fiel a su estilo, esparció teorías de conspiración sobre el hijo y la familia del candidato demócrata.

Los medios, las encuestas y los propios demócratas lo daban por muerto. Trump siguió luchando contra todo pronóstico.

En La Florida, Trump fue perseverante y estratégico, su mensaje fue claro para los cubanos y venezolanos: de ganar Biden, Estados Unidos se acercará al socialismo. Además, abrió la cartera para pagar todo tipo de anuncios en español.

Resultó. Obtuvo los 29 votos electorales del estado. Más aún, la victoria se la dieron los latinos. De acuerdo a las encuestas de salida de CNN, se llevó el voto de 55 por ciento del electorado cubano y 30 por ciento del puertorriqueño.

A nivel nacional, un mayor número de hombres afroamericanos salieron a votar por Trump, 12 de cada 100. (Edison Research). De acuerdo con las encuestas de salida de CNN, el presidente mantuvo el copioso apoyo de los cristianos evangélicos, 76 por ciento. También se volvió a llevar el voto masculino, 52 por ciento a 46 por ciento. Este porcentaje crece entre los varones blancos, 56 por ciento a 42 por ciento. Y conservó la ventaja de 2 por ciento en los adultos mayores.

A Biden lo impulsaron los que votaron por primera vez y los jóvenes entre 18 y 29 años. La cargada hacia Biden estuvo en el voto de los independientes y moderados. También atrajo 55 por ciento del voto de las mujeres en los suburbios contra 44 por ciento de su rival (CNN).

El posible triunfo de Biden se basa en que logró voltear, al menos, dos estados que el propio Trump volteó en 2016: Michigan y Wisconsin. Y sorprendió llevándose Arizona, estado que lleva votando consistentemente republicano desde 1996.

Trump no se hundió como la mayoría de las encuestas y los medios de comunicación aseguraban. Más aún, lo que un primer análisis de la votación revela es que Estados Unidos está partido por la mitad. Los demócratas no convencen a los seguidores de Trump y el presidente, lejos de aceptar su derrota, insiste en que la elección fue fraudulenta, se arma con un ejército de abogados y lo más riesgoso es que está instando a sus seguidores a salir y defenderlo.

Un triunfo cerrado de Biden era justo el escenario de pesadilla que muchos temían. Mi pronóstico es que Biden ganará la batalla electoral. La guerra por el alma del país continúa.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.