Apuntes Globales

El enorme paquete de rescate de Biden

El paquete de rescate económico y sanitario no sólo es bueno para los mexicanos en Estados Unidos, sino para todos los mexicanos.

Ayer jueves 11 de marzo Joe Biden estampó su firma a uno de los paquetes de rescate económico y, en este caso sanitario, más importantes en la historia de Estados Unidos: 1.9 billones de dólares, casi el 10 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB). Se calcula que el PIB incremente este año entre 2 y 4 por ciento y el próximo año entre 1 y 2 por ciento (en inglés son trillions, en español son billones; es decir, son 1.9 millones de millones.)

Es de observar que el nuevo inquilino de la Casa Blanca arrancó su negociación con el Congreso hace apenas cinco semanas precisando un monto de 1.9 billones de dólares y justo eso fue lo que le aprobó el Congreso el pasado miércoles. Es decir, impidió que los republicanos le mermaran su monto de ayuda. Le habían ofrecido una tercera parte, luego la mitad y, finalmente, conservó el monto inicial.

Considero que, desde Lyndon B. Johnson (1963-1969), no había un Ejecutivo tan bien preparado para lidiar con el Legislativo. Durante 36 años, Biden fue senador y presidió varios comités, entre los que destacan el judicial y de relaciones exteriores.

A diferencia de los dos últimos presidentes demócratas, Bill Clinton (1993-2001) y Barack Obama (2009-2017), quienes perdieron sus primeros dos años de gobierno negociando una reforma de salud con el Legislativo, Biden en menos de dos meses en la Oficina Oval logró que le aprobaran lo que será su mayor estímulo para salir de la crisis provocada por el Covid-19.

Según el Pew Research Center, 70 por ciento de los estadounidenses aprueba el paquete de rescate. Prácticamente todos los demócratas y dos de cada cinco republicanos están contentos con la medida. Ahora bien, ningún representante ni senador republicano le dio su voto a la medida propuesta por el Ejecutivo. En decir, la polarización política es mucho más grave ahora que en los años 60. LBJ sí lograba arrancar algunos votos republicanos.

El paquete tiene cuatro grandes pilares. El primero es para contener el Covid-19 y expandir la vacunación y dar una serie de estímulos a los gobiernos estatales, locales y las escuelas para que se puedan adecuar y abrir sus puertas a clases presenciales. La segunda medida es para las familias, en especial las que ganan menos de 75 mil dólares al año. Una tercera parte va para las familias vulnerables. Y finalmente ayuda para los negocios.

El paquete tendrá un impacto especial entre los niños en pobreza y las familias de minorías étnicas, negros y latinos. Según el Centro de Estudios sobre Pobreza y Política Social de la Universidad de Columbia, el paquete disminuirá la pobreza en un tercio y la pobreza infantil hasta en 50 por ciento. En este sentido, es maravillosa noticia para la comunidad migrante mexicana que ha sufrido de manera desproporcionada el impacto de la pandemia.

Para México

Ahora bien, el paquete de rescate no sólo es bueno para los mexicanos en Estados Unidos, sino para todos los mexicanos. Según la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE), "un fuerte apoyo fiscal debería fortalecer sustancialmente la demanda y permitir una recuperación más sólida de la pandemia, con efectos secundarios beneficiosos para otras economías, particularmente Canadá y México". Esta organización estima que empujará a la economía mexicana este año entre medio punto y un punto del PIB.

Sin cortapisas. El ajuste hacia el alza en el producto interno que acaba de hacer la Secretaría de Hacienda y Crédito Público es exógena y se basa en la victoria legislativa de Biden.

AMLO le dijo a Biden en su reunión de hace unos días: "Bendito México por estar cerca de Dios y no tan lejos de Estados Unidos". Tenía razón. Qué diera cualquier país de América del Sur por tener la localización geográfica de nosotros.

Mi conclusión es que, a pesar de la parálisis económica para contener las causas del estado de emergencia provocado por el coronavirus, la vecindad con Estados Unidos le regala a México un buen pronóstico para el 2021 y 2022.

COLUMNAS ANTERIORES

AMLO y Biden: camino a la negligencia
La particular crisis en la frontera

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.