Apuntes Globales

Caballo que alcanza gana: Trump

Los objetivos de la campaña de reelección son ir tras los electores indecisos y por los estados columpio, que pueden votar republicano o demócrata.

A los demócratas y a muchos otros que sienten antipatía por el presidente Donald Trump no les gustó la Convención Nacional Republicana. ¿De cuándo acá Trump es un hombre compasivo?

Los estrategas republicanos diseñaron un mensaje central: el presidente es muy humano. Le preocupa la gente, incluso los migrantes y los afroamericanos.

La táctica fue clara y contundente: darle amabilidad a la imagen de Trump, quien ha sido rudo y divisivo, un bully con esteroides.

Los objetivos de la campaña de reelección son ir tras los electores indecisos y por los estados columpio, que pueden votar republicano o demócrata.

Según las encuestas, la Convención Republicana fue un éxito. A nivel nacional en el promedio, Trump se está acercando a Joe Biden, el candidato demócrata, y lo que aún es más importante, en los estados columpio la elección se ha cerrado aún más. Según el promedio de todas las encuestas, realizado por Real Clear Politics, Trump descontó casi tres puntos en la última semana, de un promedio de 10 puntos a favor de Biden a cerca de 7 puntos.

Como ejemplo de estos estados decisivos, están Florida y Ohio, donde Biden está perdiendo la pequeña ventaja que lleva sobre Trump por menos de tres puntos.

¿Qué tiene a favor Trump para reelegirse?

1. El poder de ya ser el presidente, algo que en inglés se denomina incumbent (titular). Es decir, ocupar la Oficina Oval le da enormes ventajas, como poder dirigirse a toda la nación, volar en el Air Force One y contar, en el caso de Trump, con todo el apoyo del gabinete. Por ejemplo, el secretario de Estado, Mike Pompeo, tuvo su aparición en la Convención desde Israel, a donde había ido en viaje de trabajo, pero qué mejor ocasión para dirigirse a la nación desde uno de los más emblemáticos países para el electorado estadounidense. Por lo general, un secretario de Estado no se presta para un tema electoral. Pero en los tiempos de Trump, las reglas del decoro son cosas anticuadas.

2. Las manifestaciones y marchas por el movimiento Black Lives Matter o La vida de los negros importa. Trump los está utilizando. No tiene empacho en llamarlos vándalos y azuzarlos para que hagan más desmanes. Él y el vicepresidente Mike Pence se presentan como la fórmula de la ley y el orden. Nosotros sí respetamos la ley e impediremos que esos forajidos le quiten el sueño a las familias estadounidenses. Esta semana, ante la petición de no ir del gobernador y del alcalde, viajó a Kenosha, Wisconsin, para dividir más a la ciudad y enviar su mensaje electoral –yo estoy con los policías.

3. Es el candidato proempresario, el que logró la quita de impuestos en su primer año de gobierno y que en sus primeros tres logró una tasa de desempleo históricamente baja, de 3.5 por ciento al arrancar este año electoral.

4. Ha trabajado desde el día uno para su base electoral, los muy ricos y los enojados de las clases trabajadoras, los electores rurales, en especial los hombres blancos que no tienen grados universitarios. Sus promesas de campaña las cumplió cabalmente. Realineó las cortes hacia el conservadurismo, impidió la inmigración de mexicanos, centroamericanos y musulmanes, y como ya se señaló, realizó una quita impositiva.

5. La última, pero quizá la más importante, es que su contrincante, el demócrata Biden, no levanta pasiones. Se sacó el boleto de su partido por centrista y conocido, pero es alguien que aparentemente ya se le vino la edad encima. El fuerte de Biden es la antipatía que despierta Trump entre los demócratas y los republicanos globales y con ética hacia la democracia.

Faltan dos meses exactamente para la elección. Aún pueden pasar muchas cosas, pero al arrancar esta recta final, mi predicción es que, si Trump alcanza, gana.

COLUMNAS ANTERIORES

AMLO y Biden: camino a la negligencia
La particular crisis en la frontera

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.