Apuntes Globales

Título 42: obstáculo o facilitador

El Título 42 consiste en deportar en caliente a todos los migrantes que cruzan sin documentos. No se les procesa; es decir, no les toman huellas dactilares ni biométricas.

Las políticas de contención migratoria suelen tener impactos no esperados. Cuando el gobierno de Bill Clinton, a mediados de los años 90, decidió fortificar la frontera con México para obstaculizar la migración indocumentada, sobrevinieron dos impactos no esperados. El primero, volvió los cruces más peligrosos y costosos. Y al multiplicarse las muertes y el costo de los polleros, sobrevino la segunda consecuencia, la migración se volvió permanente, perdiendo en buena medida su carácter circular.

El pasado lunes 23 de mayo no se abolió el Título 42 como había anunciado la administración del presidente Biden. Un juez de Alabama lo prohibió y le cayó de perlas al Ejecutivo, pues había serias dudas de la conveniencia de quitarlo. Se especulaba que, si se quitaba, podría provocar una llegada masiva de migrantes a la frontera México-Estados Unidos.

El Título 42 ha estado vigente desde el 20 de marzo de 2020. Al arrancar la pandemia provocada por el COVID-19, Donald Trump, a través de su secretario de Salud, impuso la medida supuestamente por motivos sanitarios. Se trataba de una ley sanitaria utilizada durante la Segunda Guerra Mundial para evitar que se propagara la polio en Estados Unidos.

La ley consiste en deportar en caliente a todos los migrantes que cruzan sin documentos. No se les procesa; es decir, no les toman huellas dactilares ni biométricas. De manera que, al no ser procesados, no son deportados oficialmente, por lo que están sujetos al castigo de 10 años de prohibición de entrar a Estados Unidos.

El Título 42 es un gran obstáculo para quienes intentan pedir asilo y se entregan a la autoridad migratoria de Estados Unidos. No son procesados y los regresan inmediatamente a México. Evidentemente, se está violando el derecho de asilo, pero Washington se escuda en proteger a sus funcionarios de contraer la enfermedad.

Pero la ley es también un incentivo para quienes intentan ingresar a Estados Unidos de manera irregular, pues ahora lo pueden intentar varias veces sin que tenga consecuencias penales. El Migration Policy Institute calcula que aproximadamente 40 por ciento del total de detenidos por la Patrulla Fronteriza lo ha intentado antes.

Hace un par de semanas conocí en una garita conocida como El Chaparral, a un joven poblano que acababa de ser deportado a Tijuana. Le pregunté: -¿Cuánto te cobró el pollero? -13 mil dólares, pero tengo derecho a cuatro intentos –me respondió.

Personal del Instituto Nacional de Migración me comenta que no es difícil que un connacional lo intente tres veces en un mismo día o en un mes hasta una docena de veces.

Los números de repatriados por Título 42 en la demarcación de Baja California validan la hipótesis de que la medida está incentivando a jóvenes varones mexicanos a cruzar al otro lado sin documentos. En 2020 repatriaron a 65 mil 225; en 2021 a 138 mil 823; y en lo que va de 2022 se han repatriado cerca de 60 mil connacionales. Es decir, este año el promedio de repatriados diarios es de 403, cifra que supera al promedio diario de 2021 que fue de 380.

La prevalencia del Título 42 es secundada por ambos partidos. Los republicanos, básicamente antimigrantes, la apoyan, pues inhibe el asilo y da la apariencia de que rápidamente rechazan a los migrantes. Los demócratas, por su parte, porque consideran que quitarla podría ocasionar una llegada aún más masiva de migrantes y peticionarios de asilo que ya tenemos en la frontera común.

Tanto la administración Biden como la oposición republicana están perdiendo de vista el cuantioso incremento de la emigración mexicana, parecida a los flujos tradicionales de finales del siglo pasado, una gran mayoría de varones jóvenes. La red consular mexicana en Estados Unidos ya ha detectado esta llegada de nuevos connacionales, pues inmediatamente se incrementa la demanda de servicios.

En conclusión, mantener la medida vigente es una política miope por parte de Washington. El flujo de mexicanos indocumentados llegando a Estados Unidos está creciendo desde 2021 y seguramente se abultará en los próximos dos años. De manera que, para la elección de 2024, Donald Trump, quien todo indica volverá a postularse como candidato, acusará: urge que regrese a la Casa Blanca para poner a raya a la escoria de migrantes que nos manda México.

COLUMNAS ANTERIORES

Ajustar la regulación bancaria para disminuir las presiones a migrar
Trump, padrino del Partido Republicano, acecha la Oficina Oval

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.