La Fiesta Está Viva

El sentido

La tauromaquia es una cultura arraigada en México por más de cuatro siglos, escribe Rafael Cué.

Dentro del ámbito ganadero de bravo, existe una condición que algunos toros o vacas desarrollan al momento de adoptar una actitud defensiva en su embestida y comportamiento en el ruedo, es el sentido. Quiero pensar que en el 100 % de los criadores de toros es una condición negativa, ya que los animales dejan a un lado el celo por seguir los engaños, y concentran sus movimientos y actitud en coger al torero, acortar el viaje, perder fijeza en los engaños y otros defectos que obligan a los toreros a implementar una lidia defensiva (que también puede ser lucida), aunque no es el toreo que gusta a la mayoría de aficionados y público por ser difícil apreciar su lucimiento. Los seres humanos también desarrollamos distintos tipos de sentidos, uno de ellos puede asemejarse al sentido que desarrollan los toros, me refiero a la perversidad de pensamiento al anteponer intereses personales al bien común, que en los políticos es "el pero" de los sentidos, tal y como lo apreciamos en la alcaldesa de la ciudad de Puebla, Claudia Rivero Vivanco, en su fallido intento por prohibir la Fiesta de los toros en la capital poblana. La mezquindad de pensamiento, la traición a nuestra esencia como mexicanos, quienes tenemos el derecho legítimo y auténtico de decidir qué nos gusta y qué no nos gusta.

La tauromaquia es una cultura arraigada en México por más de cuatro siglos, no por esto gusta a todos, eso lo entiendo y respeto. Jamás un aficionado a los toros agredirá a un no aficionado o incluso a un antitaurino, sin embargo el tiempo ha llegado en el que tampoco vamos a permitir que se transgredan nuestros legítimos derechos. Si no te gustan los toros, tienes el derecho a no asistir, equivalente a nuestro derecho a asistir a una plaza de toros en familia, con nuestros hijos, y gozar de los valores comprobados de la tauromaquia que, aplicados a la comunidad, nos hacen una mejor sociedad. En resumen, una sociedad taurina es una mejor sociedad. Existe el respeto, el amor por los animales, la idolatría al toro, el sentido ecológico rural y real, no urbano, el completo y profundo entendimiento de quienes no comparten esta afición, la apertura para exponer con la verdad los atributos que aporta la tauromaquia al mundo rural, a la economía, a las artes, a la gastronomía, a la hostelería, e incluso a la política; nunca con mentiras, como hacen los antitaurinos, cuyo único argumento que les acepto es que no les gusta que el toro muera en la plaza, el resto de sus argumentos son MENTIRAS mil veces repetidas, pero mentiras, y aquí estoy para sostener lo que aquí lee. El mejor sentido que podemos aplicar los seres humanos, es el sentido común, el poder diferenciar entre el bien y el mal, y desde luego seleccionar el bien. Por esto les brindo esta columna a los 11 regidores del cabildo poblano que vieron por el bien común, y esto no es otra cosa que respetar a todos, a los taurinos les ratificaron el derecho a vivir la tauromaquia en su ciudad, y a los antis les ratifican el derecho a no asistir si no quieren, así de fácil.

Gracias: Augusta Valentina Díaz de Rivera Hernández, Libertad Aguirre Junco, Edson Armando Cortés Contreras, Jacobo Ordaz Moreno, Roberto Elí Esponda Islas, José Luis González Acosta, María Rosa Márquez Cabrera, Tania Guerrero, Silvia Guillermina Tanús Osorio, Carolina Morales García, Enrique Guevara Montiel, Luz del Carmen Rosillo Martínez.

Qué vergüenza: Claudia Rivero Vivanco, José Iván Herrera Villagómez, María Isabel Cortés Santiago, Cinthya Juárez Román, Ana Laura Martínez Escobar, Gonzalo Castillo Pérez, Jorge Othón Chávez Palma, Ángel Rivera Ortega, Carmen María Palma Benítez, José Blas Ramos, Patricia Montaño Flores.

De pena ajena, Eugenio Derbez, no lo puedo llamar actor —respeto a los buenos actores—, menos cómico, eso sería un insulto para genios como Cantinflas (gran taurino, por cierto); le llamaré vocero a sueldo de los antis. Por cierto, este hombre no vive en México, vive en los Estados Unidos, su precario "humor" es soez con nuestros paisanos que han tenido que emigrar a buscar una mejor vida. Supongo que él cree que vivir allá es progresar, que adoptar las costumbres anglosajonas en evolucionar, dándole la espalda a México y sus tradiciones, idiosincrasia e historia.

COLUMNAS ANTERIORES

Cinco Villas
Don Pepe

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.