La Fiesta Está Viva

Rugió

Juan Palacios, ‘El Pantera’, rugió en “La Perla” y cortó una merecida oreja con el público volcado con él.

En las montañas del Ecuador, en la zona alta de la sierra andina, a más de 2,800 metros sobre el nivel medio del mar, en la ciudad de Píllaro nació hace 24 años, Juan Palacios. De familia humilde, lo que nunca ha detenido a este hombre de perseguir sus sueños. Mismos que nacieron en las capeas de su pueblo, donde los animales han sido toreados una y otra vez y donde Juan desarrolló su natural agilidad física y destreza.

Enamorado del toreo por las capeas, viendo a sus tíos participar en recortes inverosímiles a esos animales en los andes y sin perderse una transmisión por televisión de las corridas en la Plaza México, desde su niñez, fue soñando, trabajando, aprendiendo la compleja técnica del toreo y cultivando el deseo de convertirse en figura del toreo.

Conoció al matador ecuatoriano José Luis Cobos, quien le fue enseñando el a,b,c, y quien con una llamada le cambió la vida.

El Centro de Alto Rendimiento Taurino, CART, establecido en Guadalajara, España, ha sido casa de muchos toreros que llegan de niños prácticamente y se forjan como hombres de bien. El empresario y ganadero jalisciense, Pablo Moreno, estableció temporalmente un campamento internacional del CART en su finca de toros bravos hace un par de años. Más de 60 novilleros de 8 países se concentraron en el campo bravo contando con preparadores físicos, nutriólogos, psicólogos, maestros de toreo, conferencistas, entrevistas y toreo, mucho toreo tanto de salón como ante los animales. Un esfuerzo titánico en cuanto a logística que se solventó gracias a las buenas relaciones comerciales y humanas que maneja Pablo, demostrando que querer es poder y que la unión hace la fuerza.

Al recibir la convocatoria del CART, el matador José Luis Cobos mandó a Juan Palacios a México. Con su lío lleno de ilusiones, un capote y una muleta, Juan llegó al CART y se dio cuenta que por mucho era el alumno con menos oficio, había ahí toreros ya en formación y con experiencia. Eso a Juan no lo amedrentó, redobló esfuerzos, disciplina e ilusiones. Llegó la primera eliminatoria bajo un estricto sistema de evaluación y Juan quedó eliminado.

Habiendo demostrado su interés, afición y verdaderas ganas de ser torero para salir adelante, durante alguna de las clases prácticas y evaluaciones en tentaderos, Pablo Moreno le apodó El Pantera, haciendo alusión a sus portentosas facultades físicas, su destreza y determinación, así como a su color de piel poco común en el toreo.

Al verse eliminado y sabiendo que había de regresar al Ecuador, Juan le pidió trabajo en la ganadería a Pablo, no dejaría escapar su sueño al primer tropiezo. Trabajaría de lo que fuera a cambio de un lugar donde dormir, tres comidas y la posibilidad de entrenar con los toreros. Este gesto convenció a Pablo, que fuera de lo taurino es un exitoso empresario mexicano que entiende los valores del trabajo y la perseverancia.

El Pantera, al poco tiempo, gracias a su actitud y aptitudes, fue enviado al CART de España; debutó en Arlés, Francia enloqueciendo a la afición gala; ha venido cautivando al público por su personalidad y entrega desmedida en el ruedo.

El domingo inauguró la temporada de novilladas en El Nuevo Progreso de Guadalajara, ante un encierro muy serio y duro de la ganadería de Raúl Cervantes, El Pantera rugió en “La Perla” y cortó una merecida oreja con el público volcado con él.

Los puristas, esos que basan su “saber” en la crítica absurda y miope, le caen a palos por una suerte que domina en banderillas, brinca al toro y clava en lo alto, así como lo lee, parece imposible, no para El Pantera. Si hubiese una litografía de Goya con esa suerte, los sabios y exquisitos cerrarían la boca, pero como no la hay, largan a lo tarugo sin entender lo importante que es el surgimiento de ídolos populares, el potencial taurino y empresarial que tiene este hombre que, con su historia de vida, es hoy ya un triunfador y un torero al que hay que respetar deseándole que los toros le den lo que sueña; que lo respeten y que gracias a su actitud, las plazas de toros se llenen para emocionarse con el arte maravilloso del toreo, sea por la vía de la exaltación del peligro y alarido, como por la estética y belleza del toreo reunido.

El Pantera ha rugido, el toreo ha escuchado.

COLUMNAS ANTERIORES

¡A correr!
Ruedo mejor que cancha

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.