La Fiesta Está Viva

La flor

Angelino pasa por un gran momento, ha triunfado en su tierra, en Tlaxcala hace dos años arrolló, triunfó en la Feria Nacional de San Marcos 2023, y meses después lo dejan fuera de Huamantla y de Tlaxcala. Cosas del toro, males del toro.

Ciudad Satélite, desarrollo urbano de los años cincuenta que nació con la idea de “Una ciudad fuera de la ciudad”, creado por los arquitectos Mario Pani y José Luis Cuevas. Inspirados en los estudios urbanísticos de Hermann Herrey de los años cuarenta. Toda una revolución de aquella época dorada de un México muy distinto al de ahora. Otro genio de la arquitectura mexicana, Luis Barragán, diseñó las icónicas Torres de Satélite, monumental escultura que marca la entrada a lo que en aquella época era un sueño.

En 1967 se inauguró, ahí, en Satélite una plaza de toros: La Florecita, coqueta y muy taurina, ha tenido desde aquellos años un rol trascendente en el desarrollo taurino de México. Inolvidables e importantes las novilladas de la Peña Taurina Don Difi, de donde surgieron importantes toreros que llegaron a la alternativa y más de uno a figura del toreo, a finales del siglo pasado La Feria del Toro Fundador fue toda una revolución, demostrando que con trabajo y cariño a la Fiesta se pueden hacer las cosas bien, con justicia taurina y categoría, el resultado fueron buenas entradas y el surgimiento de muchos toreros con capacidad que, desgraciadamente, el sistema taurino podrido de aquella época devoraron, con la típica sentencia cobarde de “Si toreas en La Flor, no toreas en La México”.

Así han pasado los años, décadas ya, se han seguido haciendo esfuerzos a los que el aficionado y el público con cierto desaire ha dejado pasar, esto es grave, es peligroso y estamos a tiempo de no dejarnos contagiar por la falta de entusiasmo que por momentos amenaza nuestra cultura; lo peor es que los antitaurinos lograrán su objetivo si en los tendidos no hay público y aficionados.

Nunca ha sido sencillo para los toreros abrirse camino, son muchas las vicisitudes y la política taurina es compleja, visceral y rencorosa. Siempre han existido injusticias, pero también es justo decir que a todo torero le llega su oportunidad y lo duro es, una vez aprovechada, ser constante, mantenerse triunfando en cada tarde ante cada toro y nunca aflojar, por eso es sumamente complicado. Reza el dicho: “En el toreo, el toro es el menos malo y te quiere matar”.

El domingo se dio una corrida de toros en La Florecita, 4 astados de la ganadería de don Juan Flores, hombre amable y apasionado del toro que, desde su barrera con bigote y cabeza en plata, disfrutó ver a dos de sus toros embestir bien y por abajo.

Mano a mano de toreros jóvenes, Angelino de Arriaga con ya una década como matador de toros y Sebastián Ibelles de reciente alternativa. Tras la sequía taurina en La Plaza México, supuse que La Florecita albergaría una muy buena entrada. Mi sorpresa fue ver poca gente en los tendidos; los taurinos de hueso colorado solamente; no esperaba público ocasional, pero sí a los de paliacate, habano y tertulia quejumbrosa. Con la mano conté a los profesionales en el tendido, matadores y novilleros, ganaderos y la escasa prensa taurina que sigue en funciones. Pretextos siempre habrá, que si el golf, que si como con mi suegra, que estoy fuera, que no sabía, etc.

Estoy seguro de que si la entrada hubiera sido buena, si salieran los gastos de montaje, se darían más toros en La Florecita, pero si el mismo taurino da la espalda, estamos jodidos, nos han ganado por culpa nuestra.

Y lo peor es que los toreros estuvieron enormes, Angelino pasa por un gran momento, ha triunfado en su tierra, en Tlaxcala hace dos años arrolló, triunfó en la Feria Nacional de San Marcos 2023, y meses después lo dejan fuera de Huamantla y de Tlaxcala. Cosas del toro, males del toro. No lo entiendo, la justicia y criterio taurino deben ser los caminos para que esta industria se renueve y se revitalice.

Lo bueno del domingo: los toreros, el juego de dos toros y que una plaza que está a la venta abrió sus puertas.

Lo malo: la ausencia de los profesionales y taurinos de Twitter, la pobre entrada y la presencia del toro de reserva que hubo de lidiarse por lesión del segundo de Angelino, en los detalles está la grandeza de esta Fiesta, no debemos descuidarlos.

COLUMNAS ANTERIORES

Sangre torera
El toreo

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.