China trabaja por un destino común para todos
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

China trabaja por un destino común para todos

COMPARTIR

···

China trabaja por un destino común para todos

20/11/2018

El pasado fin de semana, líderes de las economías que integran la APEC se dieron cita en Papúa Nueva Guinea para discutir los planes del futuro desarrollo. Es la primera vez que la reunión se celebra en un país insular en el Pacífico. ¿La comunidad necesita la cooperación o confrontación, debe impulsar la apertura o cerrar las puertas? Ante las dudas, el presidente chino Xi Jinping ofreció respuestas chinas basándose en la situación económica general de la región Asia-Pacífico y del mundo, las cuales, demuestran el estilo chino de avanzar junto con los tiempos y despertó el interés de la comunidad internacional.

El mundo de hoy está atravesando por desarrollo, transformación y cambios fundamentales. Mientras que la globalización económica avanza, el proteccionismo y el unilateralismo ensombrecen el crecimiento mundial. El panorama internacional está experimentando cambios profundos, pero el desequilibrio en el desarrollo todavía no ha sido resuelto. La reforma del sistema de gobernanza global está tomando impulso, aunque mejorar su eficiencia sigue siendo un reto mayor. Frente a estos cambios nunca vistos en un siglo, el presidente Xi Jinping elaboró ideas para dirigir el desarrollo de la economía global: enfocarse en la apertura para crear más espacio para el desarrollo, enfocarse en el desarrollo para ofrecer más beneficios a los pueblos, enfocarse en la inclusión y la promoción de la interacción, enfocarse en la innovación para aprovechar las nuevas fuentes de crecimiento, y enfocarse en una dirección basada en reglas para mejorar la gobernanza global. La historia nos ha demostrado que solo con la abierta cooperación se lograrán más oportunidades y un mayor espacio de desarrollo. Estas cinco ideas coinciden con la tendencia histórica de la globalización económica, constituyen vías importantes para la construcción de una economía mundial abierta, y reflejan la voluntad de China de lograr un mundo de beneficios compartidos.

La región Asia-Pacífico cuenta en la actualidad con la economía más dinámica y prometedora del mundo, reconocida como un motor clave que conduce el crecimiento global. Los miembros de la APEC representan el 60% de la economía global, y su comercio, ocupa el 47% del total mundial. Como dijo el presidente Xi Jinping, la apertura y la cooperación en Asia-Pacífico no solo han impulsado su prosperidad, sino que también han inyectado vitalidad en el vasto océano de la economía mundial. China ha mostrado su determinación frente a los riesgos e incertidumbres de la economía global: China persistirá en promover la integración económica en la región para construir una economía abierta en Asia-Pacífico, en buscar un crecimiento impulsado por la innovación y fomentar nuevos motores de crecimiento, en mejorar la red de conectividad para incentivar el desarrollo inclusivo e interconectado, así como en forjar una sociedad más cercana y enfrentarse juntos a los retos comunes. Estas propuestas basadas para Asia-Pacífico, pero con la mirada fija en todo el mundo, reflejan una vez más que China defiende activamente y practica firmemente la cooperación Asia-Pacífico, y apoya con firmeza el proceso de la globalización.

Las economías de la APEC se unen por el Océano Pacífico. Al día de hoy, cuando la globalización se ha desarrollado a un alto nivel, todos los países se encuentran en un mismo barco, persiguiendo un destino común. China está dispuesta a avanzar con el resto del mundo y promover la globalización económica para que sea más abierta, inclusiva, equilibrada y beneficiosa para todos, en aras de conducir juntos este gran barco hacia un futuro más brillante.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.