menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Retos de las nuevas aulas

COMPARTIR

···
menu-trigger

Retos de las nuevas aulas

25/08/2020
Actualización 25/08/2020 - 14:23

Las y los niños de nuestro país se levantaron ayer para asistir a su primer día del ciclo escolar. Fue un regreso a clases, mas no a las aulas. A diferencia de años pasados, se dirigieron a la televisión o computadora del hogar y ahí mismo recibieron su primera lección. Estos días las familias mexicanas comenzarán a experimentar nuevas complejidades con este cambio: acceder a dispositivos tecnológicos que permitan tomar la clase, moderar los tiempos en la televisión posteriores a las lecciones, pagar mayores cuentas de luz, jornadas más largas en los trabajos de cuidado y un sinfín de nuevos retos que se abren con este modelo.

Este también será un proceso complejo para las y los docentes de nuestro país. Por eso, busqué la opinión en el tema de Mauricio Castañeda, especialista en pedagogías multiculturales y aprendizajes del siglo XXI. Su experiencia como profesor, administrador educativo y promotor de lectura puede darnos pistas sobre lo que debemos prestar atención en este ciclo escolar.

¿La pandemia está acelerando el futuro de la educación? No hay una respuesta sencilla. Localmente, la educación va a evolucionar de acuerdo a enfoques pedagógicos, recursos materiales y humanos. Las comunidades con mayor penetración tecnológica se están adaptando a la enseñanza remota, mientras que comunidades con menor presupuesto se están rezagando aún más. La pandemia está ahondando la marginación que ya existía, por eso es importante impulsar que los programas sean incluyentes, que tengan lenguaje de señas y que se tomen en cuenta las diferencias regionales en el país; otros elementos a considerar son las otras vocaciones que cumple la escuela: como centro cultural y como banco de alimentos en las comunidades donde los estudiantes desayunan en ella. Finalmente, es cierto que los profesores están buscando cómo adaptarse a este nuevo rol que enfrentarán con la tecnología, su participación como promotores del aprendizaje va a ser sumamente importante.

¿Cuál es tu opinión sobre la estrategia de la Secretaría de Educación Pública para continuar con el año escolar a pesar de la pandemia? Aún no queda claro cómo es que la teleeducación se va a desarrollar y cuánto tiempo va a estar vigente. Quedan pendientes puntos como el involucramiento de los estudiantes, la entrega de retroalimentación formativa o el papel de los profesores respecto al contenido de las clases televisadas. Sin embargo, este enfoque no es nuevo, se lleva implementando varias décadas en comunidades rurales.

Como profesor, ¿qué retos crees que te podrías enfrentar al volver al aula? Lo que más me preocupa es la deserción escolar. No sabemos cuántos alumnos abandonarán la educación como resultado de la pandemia. A nivel de práctica creo que uno de los problemas es que un programa idéntico y monocultural no proporcione las herramientas necesarias para desarrollar el pensamiento crítico, la interacción con personas de distintos contextos o diferentes estilos de aprendizaje que no se centren en el lenguaje audiovisual.

¿Qué prácticas se han realizado en el país que te parezcan efectivas e innovadoras? Cuando se cancelaron las clases presenciales muchos de mis compañeros comenzaron a utilizar estrategias pedagógicas en las que el salón de clases virtual, las teleconferencias, se convirtieron en foros en los que los alumnos discutían o presentaban sus hallazgos. Esta me parece una de las mejores prácticas, pues convierte a los alumnos en protagonistas de su propio aprendizaje.

Mauricio se toma un momento, recuerda que han sido meses difíciles para el magisterio y para las familias de este país y concluye: Creo que se debería reconocer más el esfuerzo titánico que los maestros están llevando a cabo para profesionalizarse a un ritmo que no se esperaban. Y al mismo tiempo reconocer el esfuerzo que padres de familia están tomando en la educación de sus hijos desde casa, desarrollando una mayor apreciación por la tarea docente. Si bien la pandemia trajo muchos retos y ha creado muchos problemas, nos está forzando a tomar nuevas perspectivas para salir del paso. Este aprendizaje será mucho más significativo de lo que nos imaginamos.

El horizonte presenta grandes retos a la vista para el estudiantado, que tendrá el apoyo de su familia y maestros. Quizás el mayor reto de este nuevo esquema recae en los actores políticos. Ojalá, a diferencia de otros temas, abran los oídos en lo que sea necesario enmendar y que los errores no se usen como golpeteo por parte de los opositores. Esta causa está muy por encima.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.