¿Por qué un partido? (I)
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

¿Por qué un partido? (I)

COMPARTIR

···

¿Por qué un partido? (I)

05/02/2019
Actualización 05/02/2019 - 8:54

El jueves pasado hicimos un anuncio público que resulta trascendental para nuestra organización: iniciamos con el proceso de registro de un partido político local en Jalisco, su nombre es Futuro y durante los próximos once meses trabajaremos arduamente para lograr convertirlo en realidad. Durante los días subsecuentes a este anuncio han llegado señales de apoyo por todo el país y el estado, lo cual me llena de alegría y gratitud. También han surgido cuestionamientos, críticas y dudas genuinas que creo importante resolver. La decisión no ha sido sencilla y por eso quisiera explicar claramente nuestras razones, intenciones y objetivos. Por eso el día de hoy presento la primera entrega de varias columnas en las que expondré nuestros argumentos detrás de la construcción de Futuro.

Empecemos por analizar los motivos que nos llevaron a pensar en transitar de un modelo de candidaturas independientes conjuntas a un partido político local.

Hay quien encuentra incongruencias en haber sido independiente y después buscar el registro de partido. Yo no lo veo de esa manera. El medio nunca ha sido un fin por sí mismo. Jamás dije que teníamos que acabar con los partidos. Lo que siempre señalé es que existía una profunda cultura de rapacidad, privilegio y autoritarismo en ellos. Sostengo que continúa siendo de la misma manera, y por eso no me afilié a ninguno de ellos. Si quisiéramos hueso o lana ya estaríamos en los partidos que nos buscaron para ofrecernos espacios desde la pasada elección.

Pero como eso no nos mueve, impulsamos varias candidaturas independientes, llevando esta herramienta a su máxima experimentación, intentando generar una plataforma colectiva a partir de ellas. Las condiciones inequitativas fueron muy claras durante la última elección; sin embargo, lo que realmente nos movió a pensar en una alternativa vino a partir de lo que pudimos observar durante los comicios.

Recordemos que durante el proceso electoral de 2018 logramos presentar nueve candidaturas independiente al Congreso local, tres al federal y dos al Senado de la República. Todas estas candidaturas trabajamos en conjunto, compartíamos un diagnóstico y programa y buscábamos construir una fuerza política alternativa en nuestro estado.

Seguimos al pie de la letra lo que permitían las reglas electorales; sin embargo, tuvimos múltiples demandas ante las autoridades que tenían como objetivo acabar con nuestra plataforma conjunta de candidaturas independientes, a muchos no les gustó que trabajáramos en equipo. A la par, nuestros adversarios declararon en sus plataformas el impulso de propuestas de modificaciones a la ley para evitar que las candidaturas independientes pudieran trabajar en conjunto en próximos comicios. Esto nos dejó claro que era altamente probable que, en un futuro, no pudiéramos construir estas coaliciones independientes.

A la par, es importante recordar que en estas candidaturas independientes logramos, en conjunto, casi un millón de votos. Esto significa que existe un gran número de personas en Jalisco identificadas con este proyecto político. Por ello, sentimos la obligación de invitarlas a sumarse a la construcción de un partido, radicalmente honesto y democrático, y no sólo pedirles su voto durante las elecciones. Es decir, trabajar por construir un espacio de diálogo, diagnóstico y pedagogía política permanente. Una plataforma para imaginar en conjunto el futuro, poniendo en primer lugar al nivel de gobierno más cercano, el local. Pensar en ese horizonte nos hizo darnos cuenta de la fugacidad de la vida de las candidaturas independientes frente a nuestras intenciones: construir una institución más allá de una elección y más allá de una persona.

Estos podrían ser argumentos sólidos, pero también ha venido otro cuestionamiento: ¿por qué ahora?, ¿por qué no se esperar uno o dos años más para estar mejor preparados? Recordemos que la ley vigente sólo permite la creación de partidos políticos el año posterior a las elecciones presidenciales, es decir, cada seis años. Eso nos orilló a una decisión compleja: es ahora o hasta 2025. Esperar ese tiempo significaría que nuestra iniciativa, como un esfuerzo colectivo, como proyecto de muchos y no un conjunto de proyectos individuales, tendría que esperar para ver la luz al menos dos elecciones más.

Una última razón de peso para construir este partido local tiene que ver con impulsar una nueva visión de la política: una centrada en los gobiernos locales, que impulse la colectividad, que abrace a la honestidad, la austeridad, la justicia social, los derechos humanos y la democracia interna. En las próximas entregas hablaré acerca de nuestro programa, de los retos que tenemos enfrente, así como de las certezas. Por lo pronto, les invito a que formen parte del inicio de este hermoso proyecto registrándose en www.hayfuturo.mx

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.