El imperio de la mezquindad
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

El imperio de la mezquindad

COMPARTIR

···
menu-trigger

El imperio de la mezquindad

22/01/2019
Actualización 22/01/2019 - 11:34

Las redes sociales, benditas dirían algunos, últimamente han mostrado su lado más oscuro. Hay quienes argumentan que siempre fueron así, que así somos los seres humanos, que el conflicto es inherente a nuestra sociedad. Sin embargo, no puedo evitar pensar que es muy triste leer actualmente a cibernautas en este país que disfrutan de la miseria o el dolor ajeno, mientras celebran públicamente la muerte de otras personas.

Todo viene a cuento por lo que pude observar este sábado. Ese día puse un tuit respecto a la tragedia ocurrida en Tlahuelilpan. Lamenté con sinceridad la muerte de, en ese momento, cerca de 70 personas después de la inesperada explosión de un gasoducto. Más allá de los videos, audios y fotografías, me conmovió pensar en 70 familias con un hueco en la mesa a la hora de la comida. Sigo sin poder mesurar su pérdida.

Nadie se merecía esa muerte. No es que yo celebrara la conducta –creo que hay muchas cosas por hablar y reconocer al respecto antes de buscar justificar la muerte de alguien–, tan sólo intenté hacer un llamado a solidarizarnos con el profundo dolor por el que estaban transitando cientos de personas.

Menos de diez minutos habían pasado desde su publicación y ya había comentarios que insinuaban que esas personas “lo merecían”, o que de esta manera otros podrían “aprender que al que actúa mal le va mal”. ¿Alguien que ha robado combustible merece morir calcinado? Yo creo que no. Leí tantas opiniones en las redes sociales que me fue difícil entender qué estaba pasando. ¿Será que al no ver directamente el dolor de las familias nos parece sencillo aplaudir la muerte por montones?

Este hecho me hizo reflexionar sobre el papel que juega la tecnología en nuestras vidas. Pienso que las plataformas sociales, que planteaban tender puentes bajo la promesa de conectarnos con nuestros seres queridos y con aquellos temas que nos interesan más allá de nuestras fronteras materiales, se convierten ahora en una rígida y peligrosa valla de prejuicios, desinformación y manifestaciones explícitas de odio que nos alejan de la otra persona. Luego detengo mi tren de pensamiento: culpar a las redes sería un error también, no son ellas las que definen lo que escribimos, compartimos y opinamos.

La herramienta nunca es la finalidad. La mano que usa al dispositivo siempre define su trayectoria; así pasa con la yunta, el afiladero o la prensa. Por eso es justo decir que importa más el usuario que el artificio. Quizás suena a una aseveración obvia, ¿quién podría defender que el horno por sí solo crearía la deliciosa repostería? La cocina más sobresaliente no la hacen sus carbones y sino las papilas, el esmero y la experiencia de quien pone el talento en el plato.

En este punto es necesario reconocer que la experiencia virtual ha sido golpeada por los generadores de noticias falsas y odio, esos conglomerados tecnológicos que tratan de influir en nuestra opinión a través de la inyección de violencia. Estos agentes rapaces que nutren nuestro odio podrían ser irrelevantes si decidiéramos ser más críticos con nuestros propios prejuicios o manías.

Dicho de otra manera, las herramientas son sumamente importantes: acortan procesos, hacen viables sueños, permiten la exactitud de lo deseado… pero nunca redactan por nosotros.

Que sirvan estas líneas para recordar que el nivel corrosivo de las redes sociales es proporcional al veneno que estamos dispuestos a depositar en ellas. Dicho de otra manera, que los responsables del momento agrio que virtualmente vivimos son quienes están detrás del teclado. Desde esa lógica, acabar con la ignominia virtual podría ser posible (y necesario).

Yo creo que en estos espacios de discusión pública aún podemos buscar construir discusiones serias. No buscar necesariamente coincidir o acordar siempre, pero sí construir una línea de defensa por el pensamiento crítico, por el debate intenso pero respetuoso, por disentir con libertad.

Creo en el llamado a la mesura, la generosidad y el análisis honesto en esos espacios. Creo que el uso de estas herramientas tiene la potencia de detonar en este país nuevas colaboraciones, como las ha facilitado en el pasado. Espero que pronto seamos capaces de romper con el imperio de la mezquindad en las redes sociales.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.