Plaza Viva

Movimiento Ciudadano y Morena: la alianza gandalla por el dinero

La alianza MC-Morena con el apoyo del PAN, PRI y Verde votaron en bloque la derogación de #SinVotoNoHayDinero.

Primer acto: Movimiento Ciudadano se presenta en las elecciones como “alternativa” a Morena.

Segundo acto: Morena se presenta como oposición a uno de los gobiernos más represivos y peor evaluados del país, el de Enrique Alfaro.

Tercer acto: Movimiento Ciudadano y Morena votan juntos en el Congreso todos los días, dan conferencias de prensa juntos, y juntos se triplican el presupuesto de sus partidos.

¿Cómo se llamó la obra? La alianza por el dinero. Esto que narro no es ficción, sino una triste realidad que acaba de concretarse. En esta columna les contaré sobre la alianza que Movimiento Ciudadano ha hecho con Morena en Jalisco y que muy pronto podríamos ver a nivel nacional.

El pasado 29 de septiembre el coordinador de los diputados de Movimiento Ciudadano y el de Morena aparecieron juntos frente a los medios de comunicación, su anuncio: ese mismo día, sin discusión pública, votarían juntos para derogar #SinVotoNoHayDinero.

#SinVotoNoHayDinero fue una iniciativa que la sociedad civil de todo el país promovió para reducir el costo de los partidos, generar ahorros y exigirle a los partidos que sean más cercanos a las personas.

La iniciativa no logró hacerse realidad a nivel nacional, pero la presión de las personas hizo posible que se aprobara en Jalisco. Por cierto, esto fue posible con el apoyo de MC, quienes celebraron la reforma y exigieron reconocimiento por ésta.

Antes de esta reforma, el financiamiento a partidos en Jalisco costaba 269 millones de pesos al año. Después de su aprobación e implementación, el financiamiento a partidos bajó a 99 millones al año para 2019. Es decir, los partidos siguieron teniendo recursos para cumplir con sus funciones y al mismo tiempo las personas se ahorraron 170 millones de pesos. A lo largo de cinco años de vigencia, esta reforma generó ahorros por 640 millones de pesos.

Regresamos al 29 de septiembre, la alianza MC-Morena con el apoyo del PAN, PRI y Verde votaron en bloque la derogación de #SinVotoNoHayDinero. Con lo cual, un mecanismo de austeridad y ahorro logrado gracias a la movilización de la sociedad civil que duró seis meses, fue derribado en menos de doce horas.

Con la derogación de #SinVotoNoHayDinero el presupuesto para 2023 de MC pasará de 36 millones en Jalisco a 119 millones de pesos. Es decir, aumentará tres veces el monto de 2022. A esta cantidad también se le deben de sumar otras bolsas: 590 millones que reciben por parte del INE, más los 281 millones que reciben en otros estados. Con lo cual estará recibiendo en todo el país más de 950 millones de pesos.

Morena también sale ganando en este acuerdo. En Jalisco pasará de recibir 25 millones a 83 millones para 2023, un aumento de 332 por ciento.

Los integrantes de esta alianza han dicho a los medios de comunicación que esta reforma generará ahorros. Sin embargo, eso es ilógico. Si todos los partidos nacionales tienen aumentos de hasta el triple, y los dos partidos locales de Jalisco mantienen su mismo presupuesto, ¿como es que se va a ahorrar?

La realidad es que en total, el costo del financiamiento público a partidos en Jalisco pasará de 168 millones de pesos a más de 300 millones al año.

Pero aún podemos detener este abuso por parte de esta alianza por el dinero de MC y Morena. En primer lugar es vital que se sepa lo que sucedió en Jalisco, compartir esta información para que venga la respuesta de la sociedad. Por eso, la segunda acción es presionar al gobernador Alfaro para que vete esta ley y a las presidencias municipales para que no pasen esta reforma constitucional en sus cabildos.

Es momento de levantar la voz para detener este atropello. Es momento de señalar las mentiras y los excesos de esta alianza de gandallas. Es momento de que nos activemos para defender #SinVotoNoHayDinero.

COLUMNAS ANTERIORES

Una alianza por el cambio en Zapopan
La vivienda en México, tercera parte

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.