Compromiso sindical en la rendición de cuentas
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Compromiso sindical en la rendición de cuentas

COMPARTIR

···

Compromiso sindical en la rendición de cuentas

13/08/2019
Actualización 13/08/2019 - 1:09

En 2014 se reformó el artículo 6 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos (CPEUM) para fortalecer dos derechos humanos: el de acceso a la información y el de la protección de datos personales. Respecto del primero de ellos, se estableció la obligación para aquellos sindicatos que reciban recursos del erario, de informar plenamente el destino de estos en los términos de la Ley General de Transparencia y Acceso a la Información Pública, (DOF.4.05.2015); es decir, se creó la rendición de cuentas. Es claro que al determinar expresamente la condición del uso de recursos públicos, quedan fuera los fondos que reciban los sindicatos por otras razones. Tratándose de relaciones sindicales con empleadores particulares es obvio que las obligaciones de esta Ley no les son aplicables a estos organismos. Tampoco lo será, en caso alguno, el pago de las cuotas sindicales toda vez que estas provienen del dinero que los trabajadores reciben como salario, como tampoco aquellos otros medios financieros legales, propios, que manejen los mismos sindicatos.

La obligación de transparencia y rendición de cuentas, por otro lado, se regula por la Ley Federal del Trabajo, cuyas reformas de 2012 y las de este año ordenan la transparencia sindical y la de los contratos colectivos determinando las obligaciones de dar avisos a los agremiados y de informar públicamente, incluso su padrón de agremiados (tema éste que podría discutirse en tanto que la Ley Federal de Protección de Datos Personales, lo consigna como confidencial). En el tema que tratamos hemos tenido importantes avances si consideramos que se partió de cero y de que el INAI ha puesto el mejor de los empeños en asesorar y acompañar a estos nuevos Sujetos Obligados en el cumplimiento de sus obligaciones que indudablemente los fortalece y genera confianza social y política.

Recientemente han aparecido algunas notas informativas sobre el pobre desempeño de algunas organizaciones sindicales, las cuales parecen ser ciertas, pero es importante destacar que conviene no juzgar a la totalidad por tan solo los reportes, —por cierto verdaderos— de muchos otros. Esta condición “de unos sí” y “otros no” repercute en el informe total, en el promedio de cumplimiento sindical que interfiere en el prestigio de los cumplidos que han hecho grandes esfuerzos por su legalidad.

La obligatoria transparencia que igual se impone al INAI lleva a dar el siguiente reporte: En 2018, el padrón federal de sujetos obligados fue de 149 sindicatos (de los cuales 22 obtuvieron el 100% en cumplimiento de sus obligaciones, esto es sólo el 14.76%. En el año que corre el padrón aumentó a 158 organizaciones y también aumentó el nivel de cumplimiento de obligaciones de transparencia, de tal suerte que de 91 sindicatos que se han verificado a la fecha, 22 han cumplido al 100%. Vale mencionar que el total de Sujetos Obligados que en general ha verificado el INAI asciende al 31 de julio al 48%. Por otro lado, las denuncias por incumplimiento recibidas hasta 31 de julio, se han incrementado en 130%. La conclusión es que los sindicatos, en su mayoría, muestran el interés en cumplimiento en transparencia y rendición de cuentas. Podemos asegurar que ese ánimo está en pleno crecimiento y que pronto habrá cifras más altas. Sin embargo, no es el caso con los sindicatos de jurisdicción local en dónde habrá de insistirse.

La transparencia permitirá que haya una renovación en las organizaciones sindicales para trabajar y funcionar en beneficio del equilibrio de las relaciones laborales lo que tendrá diversas repercusiones como son las negociaciones colectivas con participación de los trabajadores y la auténtica democracia laboral que permita alcanzar la justicia social y la paz laboral para el bien de México.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.