Hacia la luna

Detrás del pesimismo sobre bitcoin

Desde el 10 de enero, cuando la Comisión de Bolsa y Valores de EU aprobó la lista de fondos cotizados en bolsa, el precio del bitcoin ha caído aproximadamente 15 por ciento.

Tras el evento más optimista en la historia reciente de las criptomonedas, el lanzamiento de los ETFs de bitcoin al contado, la moneda digital ha experimentado una caída significativa, desencadenando una crisis de confianza.

A pesar de un inicio prometedor, según la mayoría de las métricas, el lanzamiento de estos productos tan anticipados ha llevado a una disminución en el precio del activo líder de la industria. Desde el 10 de enero, cuando la Comisión de Bolsa y Valores de EU (SEC) aprobó la lista de fondos cotizados en bolsa, el precio del bitcoin (BTC) ha caído aproximadamente un 15 por ciento.

Este evento, que se esperaba atrajera a millones de nuevos inversionistas y aportara potencialmente miles de millones en capital, parece estar enfriando, al menos temporalmente, el entusiasmo hacia el bitcoin. Este fenómeno se debe principalmente a los miles de millones de dólares que están saliendo del GBTC, que se ha transformado de un fideicomiso cerrado a un ETF, permitiendo así que los inversionistas retiren su capital. Grayscale ha enfrentado redenciones por más de 3 mil millones de dólares, y solo una fracción de este capital está migrando a otros ETFs de bitcoin que ofrecen comisiones significativamente más bajas que el uno y medio por ciento de GBTC.

En las redes sociales, circula la perspectiva de que el bitcoin aún no ha tocado fondo, con proyecciones que sugieren un precio de hasta 20 mil dólares, un eco de una encuesta reciente de Deutsche Bank donde un tercio de los participantes consideró que la criptomoneda podría descender por debajo de los 20 mil dólares para fin de año.

Solo el quince por ciento de los dos mil encuestados por Deutsche en EU, Reino Unido y UE anticiparon que el precio del bitcoin se situaría entre 40 mil dólares y 75 mil dólares para finales de año.

Este panorama negativo hacia el bitcoin plantea interrogantes, especialmente cuando se consideran eventos próximos como el halving de bitcoin, esperado en abril. Este evento, que reduce a la mitad la recompensa por minar un nuevo bloque y ocurre aproximadamente cada cuatro años, históricamente ha tenido un efecto positivo en el precio del activo digital.

Aunque resulta complicado prever con certeza qué sucederá, parece improbable que a largo plazo existan muchos obstáculos significativos para el bitcoin. En cuanto a la regulación, la industria parece haber superado lo peor, fortaleciendo la idea de que la verdadera fortaleza del bitcoin reside en la visión a largo plazo y en la resiliencia colectiva ante la incertidumbre.

Paola Herrera

Paola Herrera

Apasionada en criptomonedas y Web3, y experta en habilitación y entrenamiento a mujeres sobre innovación financiera.

COLUMNAS ANTERIORES

Un fenómeno que capta la atención más allá de las finanzas
El ‘halving’ de bitcoin

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.