Hacia la luna

Innovación, no tradicionalismo

La naturaleza descentralizada de bitcoin se acerca más a ofrecer una verdadera libertad financiera basada en la no dominación y el control colectivo sobre el sistema monetario.

La búsqueda de la independencia financiera nos lleva inevitablemente a cuestionar el papel actual de las monedas digitales.

Las stablecoins, que son monedas digitales diseñadas para mantener un valor estable al estar vinculadas a una moneda fiduciaria, como el USDT de Tether y el USDC de Circle, se han vuelto un refugio contra la inestabilidad de las monedas nacionales en países como Turquía, que están experimentando una alta inflación. Pero, ¿son realmente estas monedas estables un símbolo de libertad?

Aunque las monedas estables ofrecen cierta libertad negativa al permitir escapar de sistemas financieros restrictivos, no cumplen con el ideal de libertad “republicano”. Las decisiones y el control de las entidades centralizadas les afectan, lo que puede llevar a la dependencia y eventualmente a la dominación.

Imaginemos la libertad como una serie de puertas para entenderla mejor. La libertad negativa sería tener muchas opciones, mientras que la libertad positiva sería tener la capacidad de elegir una de ellas. La libertad republicana agregaría una característica adicional: la capacidad de abrir múltiples puertas sin una barrera que regule el tránsito. En este contexto, la posibilidad de control o influencia externa limita la libertad.

Por otro lado, bitcoin ofrece una opción descentralizada que está más relacionada con la libertad republicana. Al ser una red descentralizada, bitcoin reduce el riesgo de dominación y dependencia, lo que permite a cada participante influir en las decisiones de la red. Esta estructura fomenta una libertad financiera más genuina, sin la manipulación arbitraria que caracteriza tanto a las monedas estables como a los sistemas financieros convencionales.

En Turquía, la crisis bancaria y la inflación han llevado a un uso masivo de stablecoins, esta alternativa podría parecer una solución. Sin embargo, liberar a un gobierno de la dependencia de una empresa no es una verdadera liberación. La lección que se puede aprender de la libertad republicana es que la verdadera independencia no implica cambiar de dueño, sino eliminar la capacidad de dominación.

Por lo tanto, aunque las monedas estables pueden servir como un refugio temporal en situaciones de inestabilidad financiera, no representan una solución duradera para lograr la libertad financiera. Sin embargo, la naturaleza descentralizada de bitcoin se acerca más a ofrecer una verdadera libertad financiera basada en la no dominación y el control colectivo sobre el sistema monetario.

Al igual que en Turquía y otros lugares, la verdadera libertad financiera consiste en liberarse de la dominación para trazar un camino económico autónomo y propio, en lugar de elegir un nuevo guardián.

Paola Herrera

Paola Herrera

Apasionada en criptomonedas y Web3, y experta en habilitación y entrenamiento a mujeres sobre innovación financiera.

COLUMNAS ANTERIORES

Renovación cripto: más allá del ‘halving’
Índices cripto: guiando hacia la diversificación

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.