Hacia la luna

La aguda intuición financiera de Taylor Swift

Lo que hizo bien Swift no fue tanto hacer una pregunta específica sobre la ley o los valores, sino hacer cualquier pregunta desafiante y crítica en absoluto.

Las víctimas enojadas del engaño de FTX están buscando restitución por parte de los famosos que promocionaron la empresa fallida, en una demanda que nombra a grandes celebridades como Larry David, Tom Brady y Shaquille O’Neill, entre otros.

Un nombre que no aparece en esa lista es el de Taylor Swift, a quien se le ofreció un contrato de patrocinio por una suma reportada de 100 millones de dólares con el intercambio de criptomonedas, pero ella evitó la vergüenza y el posible problema legal al ejercer un escepticismo básico. Para hacer una comparación, FTX pagó 135 millones por los derechos de nombre del estadio de Miami Heat.

Durante las negociaciones con FTX, se dice que Taylor Swift consultó a los representantes de la compañía sobre si los activos listados eran valores no registrados. Esto, según Adam Moskowitz, abogado de los demandantes en la demanda de promociones de FTX.

Pero aunque sea un poco una historia con moraleja, hay una gran sabiduría en esta pequeña parábola. No sería la primera vez que Taylor Swift muestra ser una empresaria brillante y astuta además de su talento musical, como cuando se liberó de un acuerdo editorial oneroso.

Sin embargo, la lección de su aventura con FTX es un poco más abstracta de lo que parece. La pregunta de Taylor Swift sobre los valores no registrados fue notablemente previsora, dado que ahora estamos viendo una represión regulatoria agresiva en los intercambios de criptomonedas. Ella, al parecer, ha estado prestando atención. Pero vender valores no registrados no fue lo que hizo caer a FTX: fue la vieja estafa la culpable. Taylor Swift no preguntó a los representantes de FTX: “¿está su equipo de gestión enviando secretamente los activos de los usuarios a un fondo de cobertura afiliado?”

¿Cómo pudo la pregunta de Taylor Swift sobre la ley de valores, que no estaba relacionada con el riesgo que finalmente se manifestó, haber llevado a Swift a alejarse de hacer negocios con FTX? Esto es especulación, pero es probable que ella o su equipo no estuvieran satisfechos con la forma en que FTX manejó esta y otras preguntas.

Por ejemplo, tal vez Bankman-Fried o sus representantes estuvieron confundidos, descoordinados o defensivos; señales útiles de una organización que puede tener problemas más profundos.

Pero tomándolo por su valor nominal, la lección de la historia de Moskowitz es que quizás no tengas que estar completamente actualizado en todos y cada uno de los riesgos a largo plazo que enfrentan todas tus inversiones. Lo que hizo bien Swift no fue tanto hacer una pregunta específica sobre la ley o los valores, sino hacer cualquier pregunta desafiante y crítica en absoluto.

Un inversionista verdaderamente astuto no se centrará únicamente en el contenido de las respuestas a preguntas difíciles, sino también en la forma en que se aborda una pregunta. Ya sea que pueda hacerlo cara a cara como Taylor Swift supuestamente hizo o mediante una evaluación minuciosa de las comunicaciones públicas de una empresa, esa es una herramienta de evaluación básica y crucial en los negocios y las inversiones en cualquier nivel.

En mi interpretación, Taylor Swift detectó un olor a podrido en las respuestas a sus preguntas. Al alejarse, logró evitar un desastre potencial.

Paola Herrera

Paola Herrera

Apasionada en criptomonedas y Web3, y experta en habilitación y entrenamiento a mujeres sobre innovación financiera.

COLUMNAS ANTERIORES

Cómo beneficiarse de las tensiones globales
Wall Street abraza la era digital

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.