Entonces, ¿para qué sirve el gobierno?
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Entonces, ¿para qué sirve el gobierno?

COMPARTIR

···

Entonces, ¿para qué sirve el gobierno?

07/11/2019
Actualización 07/11/2019 - 8:00

Un gobierno que después del crimen de niños y mujeres en la frontera de Sonora y Chihuahua no se plantea como objetivo prioritario desmontar la estructura del grupo asesino, no sirve para dar seguridad.

Si luego de rendir la plaza y soltar al detenido en Culiacán por el ataque de los narcos no busca recuperar el control de la ciudad y aprehender al que tuvieron que liberar, es un remedo de gobierno que cede a los delincuentes el monopolio del uso de la fuerza.

Un gobierno que tiene dinero y no lo usa a pesar de las necesidades, no sirve como administrador.

No tiene una mínima idea de cómo bajar la inseguridad. Tampoco sabe qué hacer con el dinero.

El reporte de la Secretaría de Hacienda sobre la variación del gasto al cierre del tercer trimestre, nos da una clara radiografía de la incompetencia  que nos gobierna.

La Secretaría de Salud tiene un subejercicio de cinco mil 938 millones de pesos. Y le cortaron 500 millones de pesos al Programa Nacional de Vacunación.

El IMSS no ha gastado 21 mil 242 millones de pesos. ¿Por qué? ¿No se necesita? ¿Hay abasto de medicinas, cuentan con equipos suficientes, tienen médicos de sobra, instalaciones en buenas condiciones?

Hacienda lo explica en dos reglones fríos en su informe: “Menores erogaciones en materiales y suministros, servicios generales e inversión física”.

El ISSSTE muestra un subejercicio de 20 mil 029 millones de pesos.

¿Por qué? La misma historia: “Menor gasto en pensiones y jubilaciones, en materiales y suministros, en servicios generales, así como en inversión física”, señala la Secretaría de Hacienda.

Entonces, ¿qué pasó con el sistema de salud a la altura de Canadá, de Suecia, de Noruega…?

La realidad está ahí. No miente. Y la pagan los derechohabientes que deben sufragar sus medicinas, sus prótesis y rehabilitaciones.

Comparado con el año anterior, al tercer trimestre la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural ha gastado 21 mil 523 millones menos.

La razón la explica Hacienda: “Sin gasto ejercido en los programas: Apoyos a Pequeños Productores, y Productividad y Competitividad Agroalimentaria, así como menor gasto al Programa de Fomento a la Agricultura”.

Abandonaron al apoyo al campo.

Bueno, alguien podrá alegar que se está invirtiendo en otros programas. Verdad a medias. Hacienda informa que Agricultura y Desarrollo Rural tiene un subejercicio de ocho mil 809 millones de pesos.

Esa es la realidad: iban a apoyar al campo como nunca, ante el abandono en que lo dejaron los neoliberales: para abajo los programas de apoyo. Veintiún mil millones de pesos menos que el año pasado, y un subejercicio de ocho mil 800 millones de pesos.

Otra más: la Secretaría del Trabajo y Previsión Social no ha ejercido este año 14 mil 944 millones de pesos. ¿Por qué?

Señala Hacienda: “Menores recursos al Programa Jóvenes Construyendo el Futuro”.

Iba a ser el programa estrella de esta administración, y no han gastado 15 mil millones de pesos.

La realidad es que ha resultado el programa más turbio de la actual administración, pues sólo existe el cinco por ciento de las empresas en que 'trabajan' los jóvenes que construyen el futuro, de acuerdo con la investigación de Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad.

Medio Ambiente y Recursos Naturales no ha gastado tres mil 918 millones de pesos que tiene asignados, porque ejerce “menores recursos para los programas: Infraestructura de Agua Potable, Alcantarillado y Saneamiento”.

¿Ya no se necesitan esos programas? ¿Desaparecieron las enfermedades gastrointestinales? ¿Hay alcantarillado en los municipios y se trata el agua?

Cuatro mil millones de pesos subejercidos, y nueve mil 282 millones de pesos menos que lo invertido en los tres primeros trimestres del año anterior en ese rubro.

En Entidades no Sectorizadas hay un subejercicio de dos mil 508 millones de pesos.

¿Y qué es eso?

Hacienda lo explica: “Menores recursos a los programas Infraestructura Indígena, y Apoyo a la Educación Indígena”.

Y ya no halemos del menor gasto en lo que habían prometido invertir: 76 mil millones menos en Comunicaciones y Transportes, donde Hacienda enlista “menores recursos para la conservación de infraestructura de caminos rurales y carreteras alimentadoras”.

De lo que tiene Comunicaciones y Transportes, ha dejado de ejercer cinco mil 772 millones de pesos. ¿Por qué?

Los hechos desmienten a las promesas. El país empobrece. ¿Para qué sirve el gobierno?

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.