menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Comienza el juicio al ciudadano Trump

COMPARTIR

···
menu-trigger

Comienza el juicio al ciudadano Trump

25/01/2021
Actualización 25/01/2021 - 8:51

MIAMI,Florida.- Despojado de la inmunidad y del poder que otorga ser presidente de Estados Unidos, el ciudadano Donald Trump comienza hoy el camino que lo llevará al reclusorio o al ostracismo.

Pero si las instituciones se doblan y el presidente Biden opta por convertirse en un nuevo Chamberlain, Trump podría regresar a la política y ser, nuevamente, candidato presidencial en 2024.

Lo sabemos, golpe que no aniquila fortalece.

Trump se jugaba su libertad en estas elecciones, se apuntó en este espacio desde el inicio de la cobertura, y el proceso en su contra está en marcha.

Esta mañana ingresa al Senado la minuta aprobada por la Cámara de Representantes, que propone enjuiciar a Donald Trump por “incitación a la insurrección”.

De aprobarse, quedaría inhabilitado de por vida para volver a ocupar un puesto público.

El daño causado por su maldad y su irresponsabilidad ha sido demasiado grande como para quedar sin castigo.

Apenas este viernes se conocieron las cifras del Departamento del Trabajo que ubican a Trump en un lugar en la historia: es el primer presidente de Estados Unidos que al terminar su mandato deja menos empleos que cuando asumió el poder: 3 millones de puestos de trabajo menos que en enero de 2017.

¿Make America Great Again? Podríamos abundar en las cifras de su desastre, entre las que destacan 400 mil muertos, en un año, por una pandemia que minimizó y rechazó el apoyo de los científicos que la podían controlar.

Lo anterior, podría decirse, es político. Sí, aunque también es criminal. Y fue un crimen deliberado, porque supo desde el inicio de la pandemia lo mortal que era, y le mintió a sus ciudadanos. Cuatrocientos mil muertos.

También es criminal haber ordenado que los hijos menores fueran arrebatados a sus padres migrantes ilegales: 2 mil 800 niños fueron separados de sus papás en 2018. Y de ellos 666 están desaparecidos en algún lugar de este país, y los padres deportados.

¿Es un crimen o no es un crimen?

Claro que es un crimen, aunque difícil de probar jurídicamente.

Hay otros delitos, menos discutibles, que se le vienen encima al ciudadano Trump.

Desde hace dos años es investigado en Nueva York por fraude fiscal, y ese proceso está abierto. Como presidente, Trump logró bloquear la solicitud del fiscal Cyrus Vance Jr. (hijo del secretario de Estado con James Carter), que le demandaba presentar sus declaraciones fiscales.

Ahora lo tendrá que hacer, salvo que lo proteja la Suprema Corte, lo que es improbable.

El fiscal Vance ha dicho, luego de sus investigaciones, que “hay una amplia y prolongada conducta criminal de la Organización Trump”, entre las que destacan evasión de impuestos y fraude bancario.

Como se recordará, el 27 de septiembre The New York Times publicó en su portada que de los 15 años previos a su presidencia, en 11, Trump no pagó un centavo de impuestos.

Once años sin pagar impuestos. Y el año en que fue electo presidente, sólo pagó 750 dólares de impuesto sobre la renta, el implacable IRS.

El primer año de su presidencia, lo mismo: 750 dólares.

“Mis contadores son muy listos”, dijo Trump respecto al no pago en 11 años. “Pagué millones”, dijo sobre lo segundo, y es cierto, pero no el IRS.

Hace poco más de una semana el diario El País publicó la lista de pendientes que tiene Trump con la justicia, y recuerda que entre los deducibles presentados se encuentran 70 mil dólares por gastos de peluquería en su programa de televisión.

Un millón y medio de pesos mexicanos en peluquería (y para eso… en fin), cuando no era presidente, con cargo a los contribuyentes.

Hay deducciones más graves y más cuantiosas: pagó millonadas en consultorías, que dedujo. Y el problema es que esas millonadas fueron pagadas a su 'consultora' Ivanka Trump, su hija.

También viene en el listado de El País, el “fraude inmobiliario”, al mentir sobre el valor de sus propiedades para la obtención de préstamos.

El fiscal Robert Müeller, que investigó la coordinación de Trump con el gobierno ruso en la elección de 2016, apuntó que el presidente obstruyó la justicia. Ahí hay delito.

Lo que hoy comienza en el Senado es la discusión sobre enjuiciar o no a Trump por haber incitado a la toma del Capitolio el pasado 6 de enero, lo que posiblemente sea aprobado.

“Será un juicio completo, será un juicio justo”, dijo el líder de la mayoría demócrata, Charles Schumer.

Pero quizás el mayor daño causado por este “demagogo, estafador y estrella de telerrealidad”, fue lo que apuntó (junto con los adjetivos anteriores) un republicano, Peter Wehner, investigador en jefe del Centro de Políticas Públicas y Ética, quien sirvió en los gobiernos de Ronald Reagan, George Bush padre y George W. Bush:

“Lo que sí supo hacer (Trump), con espantoso éxito, fue encender las pasiones de las bases republicanas, aprovechar sus miedos y resentimientos, especialmente sus resentimientos raciales y étnicos, volverlos contra nuestras instituciones y el orden constitucional, y alimentarlos con mentiras y teorías de la conspiración”.

Consulta más columnas en nuestra versión impresa, la cual puedes desplegar dando clic aquí

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.