Uso de Razón

Colosio señaló el rumbo: declinar ya

Luis Donaldo Colosio urge a Jorge Álvarez Máynez a declinar a favor de Xóchitl Gálvez para salvar a México. Alejandro Moreno pondrá su cabeza en la guillotina si acepta el emecista.

Luis Donaldo Colosio Riojas mostró el camino a seguir en esta hora crucial: generosidad para sacrificar legítimas ambiciones personales, y unirse a fin de impedir seis años más de venganza y destrucción.

Sin mencionarlo por su nombre, le pidió al tercer lugar, es decir a Máynez, que tenga la grandeza de declinar en favor de quien va segunda, es decir Xóchitl Gálvez.

El argumento es muy claro: “Tenemos una responsabilidad más grande, por encima de los partidos, que se llama México”.

Del lado priista, Alito Moreno ofreció dejar la presidencia del PRI y retirar su candidatura al Senado, que fueron las exigencias de MC para ir en una sola candidatura.

La declinación tiene que darse ya, antes del debate del domingo, una contra una. Es la elección entre dos proyectos.

Hay que optar entre un régimen de libertades, con seguridad pública y respeto a la ley, y otro que es la consolidación de un régimen estatista, incompetente y destructor del Estado de derecho.

Es una elección plebiscitaria entre democracia y autoritarismo, por lo que no cabe la “tercera vía” que propone MC en estos comicios.

De darse la declinación de Máynez, podrá usar los millones de spots que le quedan para que gane la opción de las libertades políticas y el sector privado como motor de las actividades productivas.

Si Máynez declina y juega su resto por Xóchitl, “miles reconoceremos su altura política”, como dijo ayer Luis Donaldo Colosio, y la próxima presidenta de México será la ingeniera nacida en el Valle del Mezquital.

De continuar en la contienda, Máynez será tercero y muy probablemente hará ganar a la candidata de Morena, para la cual ha jugado el dueño de ese partido, Dante Delgado, y el propio Máynez.

La primera respuesta de Dante a la oferta de Alito Moreno fue una obscenidad. Tal vez recapacite y cumpla su palabra.

A riesgo de equivocarme, mi opinión es que Máynez no se va a bajar pues Movimiento Ciudadano jugará el papel que tiene asignado en esta elección: el de achichincle de Morena.

El cuento de la “tercera vía” cuando México decide entre democracia liberal y autoritarismo estatista es un pretexto insostenible

Hasta ayer la respuesta de Álvarez Máynez y de Dante Delgado era negativa. Dice Dante, dueño del partido Movimiento Ciudadano, que “con el PRIAN ni a la esquina”.

¿Ni a la esquina con el PRIAN, Dante?

Del PRI salió Dante Delgado. Fue gobernador priista de Veracruz. MC y el PAN fueron aliados en la elección presidencial de 2018. Apoyaron la candidatura del exdirigente nacional del PAN.

Y ahora que el país se juega su destino, Dante Delgado le hace gestos de asco a las casas donde vivió.

La verdad es que hace maromas para facilitar el triunfo de un régimen de odio, estatista y profundamente incapaz.

¿Dante quiere la eliminación de una Suprema Corte autónoma?

¿Dante quiere que regrese al gobierno el control de las elecciones?

¿Dante quiere el fin de los organismos autónomos que dan poder al ciudadano?

¿Dante quiere que se encarcele a ciudadanos que exhiben los negocios oscuros del gobierno, como sucede hoy con María Amparo Casar?

¿Dante quiere que los grupos criminales sigan incrementando su poder, que asesinen con impunidad y cuenten con el respeto y consideración del gobierno?

¿Dante quiere dar continuidad al despilfarro multimillonario en Pemex y en obras inútiles?

¿Dante quiere que siga la política de descobijar el sistema de salud, la educación, la infraestructura y la seguridad de los ciudadanos?

¿Dante quiere la transferencia de todo el poder a una sola persona, como lo plantean las reformas que están en el Congreso?

Rechazar la declinación en favor de Xóchitl es decir sí a todas las preguntas anteriores.

¿Por qué? Porque en parte ese es el programa de gobierno de la candidata presidencial de Morena, y eso implica la continuidad que ofrece.

Y que no vengan con el cuento de que se opondrán en el Congreso, porque con mayoría simple a Morena le basta para capturar la Suprema Corte en diciembre.

De ganar la candidata de Morena, para la cual trabaja Dante, ella nombrará al ministro de la Corte que será relevado en diciembre.

Con ese simple nombramiento tiene para que la Corte valide cambios constitucionales como si fueran leyes secundarias.

Para la subsistencia de la democracia y del Estado de derecho en México, es necesario que gane la candidata de oposición.

En Movimiento Ciudadano tienen todo lo que pedían para integrarse a una coalición opositora que triunfe el 2 de junio.

Dante se ha quedado sin argumentos para rechazar la mano que le tienden. Alito puso su cabeza bajo la guillotina, y Luis Donaldo urge a Máynez a declinar para salvar a México.

¿Qué prevalecerá?

¿La avaricia de Dante Delgado, o el sereno patriotismo de Luis Donaldo Colosio Riojas?

COLUMNAS ANTERIORES

El patético gobernador de Nuevo León
Partido único y narco próspero: FT y WSJ

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.