Estrategia eficaz y transparente
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Estrategia eficaz y transparente

COMPARTIR

···

Estrategia eficaz y transparente

05/02/2019

México enfrenta uno de los problemas más importantes que durante décadas se expandió a lo largo del territorio nacional: el robo de hidrocarburos a través de la extracción clandestina en ductos de distribución de Petróleos Mexicanos (PEMEX). Se trata de una práctica ilícita que provocó diversas afectaciones, no solo en las finanzas de esa empresa productiva del Estado, sino en el tejido social, al ser un elemento que propicia violencia y consecuencias al medio ambiente, la salud y, por supuesto, a la economía local y nacional.

La estrategia para combatir el robo de hidrocarburos ha requerido la participación y coordinación de por lo menos 15 dependencias federales de forma directa e involucra en algún grado, a la totalidad de las instituciones gubernamentales de los tres niveles de gobierno y a la sociedad en general.

Su implementación trasciende a diversos ámbitos de la vida pública, lo que ha detonado un interés especial por comprender el fenómeno del “huachicoleo” y, la mejor forma de que los ciudadanos se encuentren bien informados, es mediante el ejercicio de su derecho constitucional para acceder a la información pública.

Por esa razón, y como parte del compromiso del INAI como órgano responsable de garantizar el efectivo cumplimiento del ejercicio del derecho humano de acceso a la información y promoviendo eficazmente la política nacional de transparencia y rendición de cuentas, se pone a disposición del público el micrositio Ante la Opinión Publica (disponible en la dirección electrónica del INAI) para consultar la información derivada de solicitudes, recursos de revisión y obligaciones de transparencia publicadas por las instituciones que tienen a su cargo el control, producción, importación y distribución de hidrocarburos.

A continuación, algunas cifras que dan cuanta del compromiso institucional y autónomo que el INAI ha privilegiado en su labor, con el objetivo de garantizar el acceso a información en materia de robo de hidrocarburos; al respecto, durante el periodo comprendido entre el año 2003 a la fecha:

• Se han registrado 1,565 solicitudes de acceso a la información. Entre las temáticas que más destacan se encuentran las relacionadas con la ubicación de tomas clandestinas (39.2%), volumen de hidrocarburos sustraídos (13.9%) y las pérdidas económicas (8.2%).

• Han sido atendidas 1,499 solicitudes de acceso a la información (66 continúan en proceso) de las cuales, en el 75.7% de los casos se ha proporcionado información en medios electrónicos.

• De las 1,499 solicitudes atendidas, han sido interpuestos 75 recursos de revisión, de los cuales, el Pleno del INAI modificó (38%) o revocó (12%) la respuesta de las instituciones de gobierno. En este sentido, 38 de los 75 recursos de revisión derivaron en una resolución mediante la cual se instruyó la entrega de la información, las cuales se encuentran totalmente atendidas.

Además, se cuida que las instituciones cumplan con informar a través de la Plataforma Nacional de Transparencia (www.plataformadetransparencia.org.mx). Se verifica la disposición de información relativa a producción, distribución y consumo de productos petrolíferos (gasolinas, diésel, turbosinas), así como la relacionada a concesiones, contratos, convenios, permisos, licencias o autorizaciones, entre otras.

La sociedad reconoce el esfuerzo del gobierno federal para combatir este fenómeno delincuencial y, por informar, continuamente, sobre los avances de la estrategia contra el robo de hidrocarburos.

Continuaremos respaldando las acciones de gobierno implementadas para erradicar el robo de hidrocarburos y, por nuestra parte, en el INAI, promoveremos la debida atención a las solicitudes de información y el cumplimiento de las obligaciones de transparencia para tener opiniones informadas de las acciones gubernamentales que nos afectan a todos y que resultan de una trascendencia nacional.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.