Trópicos

El regreso del presidente

Mucho se habló de si su confinamiento y recuperación, y esas necesarias horas de reflexión, le llevarían a reorientar prioridades o planes en su gobierno. Nada de esto sucedió.

El autor es periodista mexicano especializado en asuntos internacionales .

Después de dos semanas de ausencia de las conferencias matutinas, el presidente Andrés Manuel López Obrador regresó con ganas de confrontar a quienes califica de conservadores, arremeter contra varios medios y periodistas, y dejar en claro que no se va a mover un milímetro de sus proyectos y estrategias.

Se le vio fuerte y optimista, incluso previó que la economía del país podría crecer 5.0 por ciento en el Producto Interno Bruto para este 2021; defendió su plan energético; presumió la 4T y aplaudió el manejo de la pandemia. Es decir, regresó el presidente de siempre.

Mucho se habló de si su confinamiento y recuperación –la cual celebramos– y esas necesarias horas de reflexión, le llevarían a reorientar prioridades o planes en su gobierno. Nada de esto sucedió, la apuesta será la misma desde que inició su mandato, y la estrategia para combatir la pandemia sigue sin cambios. Al parecer, los escritores rusos que leyó durante su reposo, le hicieron aferrarse más a sus ideas originales, a pesar de que esperamos impacientes el arribo de la vacuna Sputnik V.

El lunes, después de dar las gracias al "creador, a la naturaleza y a la ciencia", se dijo libre de Covid-19, y bajo ese argumento aseguró que seguirá sin usar cubrebocas. No obstante, sabemos que es una medida contraria a lo que dicta la misma ciencia, ya que ha quedado comprobado que las personas pueden volverse a infectar, e infectan nuevamente. Sigue imponiendo una incomprensible narrativa política o ideológica, sobre una científica.

En algunos países, como España, está amenazando una tercera ola de contagios, y dentro de las medidas inamovibles, está la de usar cubrebocas. En Estados Unidos, con la llegada de Joe Biden, se ajustaron los mecanismos para frenar la pandemia, entre ellos, usar mascarillas en dependencias federales y estatales. En Gran Bretaña, olvídense de reforzar la idea de usar cubrebocas como una manera de frenar contagios, al contrario, aumentaron otras medidas, como la de castigar hasta con 10 años de prisión a quienes oculten información tras haber estado en algún país con alta incidencia de contagios por Covid-19.

Mientras tanto, en México se sigue desarrollando una estrategia de gran laxitud y lentitud en cuanto al Plan Nacional de Vacunación, mientras que en enero fuimos el país con mayor letalidad en el mundo. Pasamos mal librados las fiestas decembrinas y Día de Reyes, pero siguen otras fechas que los mexicanos celebran masivamente, como el 14 de febrero y Semana Santa, que nos puede traer nuestra temida tercera ola.

En este contexto, el presidente iniciará sus giras y vuelos y nuevamente arriesgará su salud, y la de los demás. Aclaró, nuevamente, que esperará a que le suministren la vacuna cuando llegue su turno, "pues una autoridad debe dar el ejemplo"… positivo.

Pero en realidad, lo que está pasando es lo contrario y su ejemplo es contradictorio, pues su puesto es de máxima prioridad para el país. Que él sea vacunado, no significa que sea más o menos importante respecto a los maestros vacunados en Campeche, cuyo regreso a clases es además incierto. Al contrario, el presidente ya está activo prácticamente al 100 por ciento, por ello requiere ser vacunado. Nuevamente prioriza una postura ideológica-política, en lugar de la que definiría a un estadista.

Terminamos una semana que podríamos calificar como positiva, en cuanto una latente disminución de contagios y de persona fallecidas, con 67 mil 885 y siete mil 664, respectivamente. Importante disminución si lo comparamos con los 101 mil 41 y ocho mil 922 de la semana anterior. Pero este achicamiento en el número de contagios parece que responde a las vicisitudes de las fechas que marca el calendario social, que a una estrategia bien diseñada.

Pero como dice Nikolai Gógol,"El ejemplo tiene más fuerza que las reglas". En México, ¿cuáles son las reglas, cuáles los ejemplos?

COLUMNAS ANTERIORES

La tragedia en la Línea Dorada que se pudo evitar
México no supera su historia

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.